Messi gana su sexto Balón de Oro y se convierte en el máximo ganador de la historia #2Dic

Texto: Yorvi García | Foto: Cortesía |

Leo Messi ya tiene su sexto Balón de Oro después de imponerse en las votaciones para alzarse con el prestigioso galardón que le reconoce como el mejor jugador del planeta, haciendo doblete tras llevarse el The BestEra un secreto a voces que el argentino recuperaría el trono dorado tras cuatro años de dominio madridista. El azulgrana desempata con Cristiano Ronaldo: 6-5.

Leo, acompañado de su mujer y sus dos hijos mayores, además de por la plana mayor del club, también representado por Ter Stegen, Griezmann y De Jong, recogió el trofeo en la gala de París de la mano de Luka Modric, que acudió a la invitación de France Football en un gesto que le honra, puesto que esta vez no estaba ni entre los finalistas.

Antes, se sentó en una silla que emulaba la de un director de cine para ver el vídeo que la organización le tenía preparado, en el que aparecía su mujer y su familia al completo. Le costó aguantar las lágrimas. El de Rosario recupera el trono de 2015, tras encadenar cuatro entre 2009 y 2012.

Messi se impuso a los campeones del Liverpool Van Dijk y Mané, que a pesar de eliminar al Barça y alzarse con la Champions no han sumado tantos votos como el 10 azulgrana, y a Cristiano Ronaldo, los cuatro finalistas que la organización dejó para el final. El top ten lo completan Cristiano, Salah, Mbappé, Alisson, Lewandowski, Bernardo Silva y MahrezEn la lista de los 30 finalistas no ha habido ningún jugador español, algo inédito en las últimas dos décadas.

Messi, Pichichi y Bota de Oro de la pasada temporada, ganó la Liga, no pudo llevar al Barça a la final del Metropolitano tras la debacle de Anfield a pesar de ser también el máximo anotador de la competición (12), y cayó en la de Copa contra el Valencia, aunque también marcó en el Villamarín.

Leo se convierte en el jugador con más Balones de Oro de la historia con la media docena de galardones, que le elevan por encima de Cristiano Ronaldo, ausente en París, en ese pulso que han mantenido más allá de la última década y que ahora se desequilibra del lado de Messi.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios