#OPINIÓN Red de Instituciones Larenses: Fortaleza #11Dic

Maximiliano Pérez | Ilustración: Victoria Peña |

“La tragedia debe ser utilizada como una fuente de fortaleza.

No importa qué tipo de dificultades o qué dolorosa haya sido tal o cual experiencia… Debes ser capaz de sacar fuerzas de ella.

Lo que no me mata, me hace más fuerte…” 

Friedrich Wilhelm Nietzsche (15-10-1.844 / 25-08- 1.900).

Filósofo, poeta, músico y filólogo alemán del siglo XIX Friedrich Wilhelm Nietzschefue considerado uno de los filósofos más importantes de la filosofía occidental, cuya obra ha ejercido una profunda influencia tanto en la historia como en la cultura occidental. Escribió sobre temas tan diversos como el arte, la filología, la historia, la religión, la ciencia o la tragedia. Fuente Wikipedia,

La vida tiene momentos realmente difíciles, y no siempre fácil la superación de esos momentos. Es ahí cuando se necesita la máxima fortaleza.

Llevamos más de 20 años siendo sometidos a una tortuosa destrucción paulatina creada por “la involución del siglo XXI.”

Creo que hemos sido dóciles  a la aplicación de la denominada “Parábola de la Ranita:”

“Si pones a una ranita en agua hirviendo, salta al sentir el mortal calor…

Si pones a una ranita en agua fría y poco a poco aumentas su temperatura, se adormecerá y podrás hervirla sin que trate de salvar su vida.”

La inoculación de ideologías desfasadas y fracasadas, comprobadamente, en todas las partes del mundo donde se han pretendido imponer, ha hecho que la ignorancia y las apetencias personales justifiquen aún su subsistencia.

“Ser rico es malo…

Supongo que todo lo que sucede en el país ha sido meticulosamente planificado y ejecutado con tácticas y estrategias dictadas por movimientos internacionales que saben cómo manejar el caos.

No parece justificable que en un país que tiene las mayores de reservas de hidrocarburos del planeta escasee la gasolina, el gasoil y sus derivados, el aceite, grasas y fertilizantes; mientras se quema el gas en los mechurrios de los campos petroleros, la población tenga que cocinar con leña; tampoco puede justificarse que el problema del servicio eléctrico este exterminando a la industria, el comercio, la artesanía y destrozando la calidad de vida de las familias a las que los continuos cortes en el suministro de energía eléctrica, le daña sus electrodomésticos: computadoras, cocinas eléctricas, neveras, microondas, hornos, planchas, lavadoras y secadoras de ropa, aires acondicionados, motores de porteros eléctricos, teléfonos celulares, bombillos y cuanto artefacto eléctrico esté conectado al sistema es dañado cuando realizan los cortes y más aun cuando se reconecta con sobre cargas de voltaje.

Es inaceptable que el sistema de salud atente contra la vida de los ciudadanos, especialmente, la de los más necesitados; se han regalado cientos de miles de millones de dólares a países que mejoraron su sistema de salud mientras el nuestro se destruye. La insalubridad creada por el colapso de los sistemas de drenaje ha conllevado a que las aguas servidas, las llamadas aguas negras, broten y corran libremente por calles y avenidas. Presumo que, la inconstancia del suministro de agua dulce, cortándolo sin previo aviso y reconectándolo días después, ha tenido como consecuencia nefasta que las tuberías colapsen, al sobre presurizarse se rompen y a las cañerías, el no tener la continuidad del líquido hace que los sedimentos se acumulen y se obstruyan.

La hiperestanflación acaba con la calidad de vida del venezolano.

“Tenemos la fortaleza para lograr el cambio.”

Maximiliano Pérez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios