Exmagistrado del TSJ, Jorge Rosell: Al tío de Guaidó le están sembrando un delito

Pacifico Sanchez | Foto: Archivo IMP |

Es improbable que una persona afecta a Juan Guaidó se atreva a traer objetos ilegales para ingresarlos al país, porque todos sus familiares y allegados están siendo vigilados las 24 horas del día por los cuerpos de seguridad del régimen.

Esta es la opinión del Dr. Jorge Rosell, exmagistrado del Tribunal Supremo de Justicia y quien alcanzó esa posición tras haber ejercido como especialista en Derecho Penal.

De este modo le restó credibilidad a la información dada por Diosdado Cabello, en su programa de anoche en televisión,  en el sentido de que Juan José Márquez llevaba consigo “linternas tácticas que contenían sustancias químicas”, explosivos  C-4 y otros objetos.

Nadie vinculado con Guaidó se va a atrever a cargar algún tipo de explosivo o mortífero, porque toda la gente que es cercana al dirigente opositor está siendo vista con lupa por miles de funcionarios de los cuerpos de seguridad.

La ley es clara

Está obligado el régimen a precisar todos los detalles de la cronología del procedimiento llevado a cabo, desde el momento en que arribó al país Márquez hasta el momento en que fue trasladado al tribunal, para que la opinión pública tenga una información detallada de esa detención.

Todo lo que ha dicho Cabello nos indica que a Márquez le están sembrando un procedimiento ilegal y al privarlo de su libertad durante 24 horas, sin que su familia conociera su paradero, constituye una desaparición forzosa, lo cual es un delito.

Además, Cabello, que no es funcionario policial ni judicial, no estaba autorizado para informar sobre la detención de Márquez, porque los detalles de cualquier procedimiento abierto corresponden al secreto de las actas y deben ser protegidos. No pueden ser revelados públicamente. Sólo después que pase por un tribunal y exista plena comprobación, se puede dar a conocer el caso. 

De modo, pues, que se ha violado la protección de la persona detenida.

Ha quedado en evidencia que estamos en una dictadura, cuyos jefes no sólo actúan arbitrariamente, sino que están bañados de ignorancia, ya que ni siquiera saben lo que están diciendo cuando incurren en delitos tan graves como sembrarles pruebas falsas a ciudadanos inocentes.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios