#OPINIÓN “Vendrán pestilencias…” (Parte II) #31Mar

William Amaro Gutiérrez | Ilustración: Victoria Peña |

Dios nunca quiso que su criatura o sea nosotros, el ser humano, Ud. y yo sufriéramos por causa de enfermedades, virus o pandemias que terminaran con la vida. El enemigo de DIOS y de la Salvación de sus hijos es el autor de toda esta tragedia que vive el ser humano hoy. Ese que llaman Satanás, el Diablo, la Serpiente antigua. Y nuestro Señor a sabiendas que eso vendría, dejó instrucciones y recomendaciones como vivir para evitar el sufrimiento extremo. Pero la terquedad del hombre, su autosuficiencia, su arrogancia y su orgullo es lo que lo ha llevado padecer enfermedades que diezman su salud y causan muertes muy tristes y dolorosas. Ese, es el trabajo de ese ser despreciable…confundir, engañar y enfermar.

A nuestros primeros padres Adán y Eva en Edén les dijo claramente que podían comer de cualquier árbol menos del de la ciencia del bien y del mal so pena de sufrir las consecuencias si lo hacían. Tan solo les pedía obediencia, simple obediencia. Pues no lo hicieron y vino la maldición por culpa de ellos mismos. “Maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra” Gen.3:17-19. Fueron claramente advertidos y por ello el sufrimiento sobrevenido.

También les dijo el alimento que debían comer y lo hacía porque él es nuestro creador y sabe perfectamente lo que el cuerpo necesita. Lo que es útil para desarrollar inteligencia y sabiduría. Fuerza y fortaleza. Buenos sentimiento y amor por los demás. Fue claro “Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.”Gen.1:29.¿ Ahhhh pero el hombre, el ser humano decide y lo sigue haciendo, comer lo que le provoca, lo cual le trae consecuencias lamentables.

Dios sabía, porque Dios lo sabe todo, que pandemias como estas vendrían. Por la desobediencia del hombre y más en los últimos días de este planeta. Sucesos que lamentablemente seguirán aconteciendo, por cuanto la 2da Venida de nuestro Dios a esta Tierra está más cerca y lo que Dios quiere es que nos alleguemos a él en adoración verdadera y obediencia a su palabra.

El Licenciado Jorge Pamplona nos informa que se conocen 39 especies de coronavirus, la mayor parte de los cuales tiene su reservorio natural en animales como los murciélagos, los camellos y las serpientes. La hipótesis más probable es que hace unos dos años este coronavirus, que procede de los murciélagos, pasó a las serpientes al ingerir murciélagos. En las serpientes el coronavirus sufrió una mutación y empezó a sintetizar una proteína que le hace especialmente contagioso para los humanos, y entre los humanos. La pregunta es ¿cómo pasó a los humanos?. Sencillo. Desobediencia. En el mercado de la ciudad de Wuhan, así como en otras partes de China, todos lo sabemos, murciélagos, serpientes, ratas, cerdos, perros, gatos, camellos, conejos, iguanas, cucarachas, escorpiones, hormigas, alacranes etc, etc, se consumen como una exquisitez.

Por ello decimos que ya Dios lo había alertado. Dijo que en la tierra a causa de la intromisión del pecado iba a proliferar animales inmundos, contaminantes, portadores de enfermedades, por ello dejó la dieta que el hombre debía adoptar, la cual proviene de la naturaleza. Por cuanto él es quien sabe perfectamente lo que nos conviene. Él nos hizo, nos creó, quién mejor que él para aconsejarnos y guiarnos? Para ello solo pide obediencia. Simple obediencia. Entonces todo depende de nosotros. ¡Hasta la próxima semana Dios mediante.

Próximo artículo: “Vendrán pestilencia…” PARTE III

William Amaro Gutiérrez

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios