La delincuencia en Barquisimeto no le teme al coronavirus #27Abr

Texto y Foto: José Escalona |

Después de las 2:00 de la tarde no hay nadie transitando por las calles de Barquisimeto. Los ciudadanos no solo cumplen el decreto implementado por la administración de Carmen Meléndez para evitar contagiarse de la COVID-19, sino para no correr el riesgo de ser víctimas de la delincuencia desatada por el aislamiento social.

Un lugar apetecible para el delincuente común son los establecimientos comerciales o negocios que quedan desprotegidos por la poca presencia policial en sus zonas de ubicación.

Pablo Chirino, presidente de la Cámara de Comercio en Lara, afirmó en un contacto telefónico para Elimpulso.com que algunos comerciantes se han quejado porque sus negocios han sido violentado por el hampa común, incluso, otros también señalan que son robados y desvalijados en su totalidad.

Esta es una situación bastante preocupante. Los dueños de los establecimientos no solo deben lidiar con la pandemia del coronavirus, la inflación y la crisis en los servicios públicos, sino también que sus negocios sean violentados. Este decreto ha hecho que el tiempo de atención al cliente se reduzca y aumente la aglomeración de personas en las adyacencias de los negocios a tempranas horas de la mañana, y muchos se aprovechan para realizar robos“, aseveró Chirinos.

Situación similar sucede en la urbanización Fundalara, ubicada al este de la ciudad. Los transeúntes denunciaron ante el equipo periodístico que después de las 2:00 de la tarde existen amigos de lo ajeno robándose los bombillos y candados de algunos negocios ubicado en la zona.

“Después de la 2:00 de la tarde esto queda solo por acá. Existe un grupo de personas que vive robándose los reflectores y bombillos de los negocios después que éstos cierran, pero lo más insólito, es que sucede a pocos metros de la comisaría de Fundalara”, reveló Andrés Machado, abogado, y residente de la zona.

Tanto el presidente de la Cámara de Comercio como los transeúntes coinciden de qué deben haber más patrullaje por parte de los organismos de seguridad, no solo para constatar que se esté cumpliendo el decreto de no circulación, sino para que también resguarden aquellos establecimientos que quedan a merced de la delincuencia.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios