#OPINIÓN Se busca un emprendedor: Qué podemos aprender de Leonardo Da Vinci (Parte I) #25Ago

Italo Olivo | Ilustración: Victoria Peña |

“Los hombres geniales empiezan grandes obras, los hombres trabajadores las terminan“
Leonardo Da Vinci

Cuanto más complejo es el entorno, más importante es contar con un modelo de referencia que pueda inspirarnos y mostrarnos el camino para dar rienda suelta a esa energía creativa necesaria para renovarnos continuamente.

Nuevamente encontramos en un artículo de la prestigiosa revista de gerencia italiana L’Impresa, una entrevista a Michael J. Gelb, estadounidense, 62 años, licenciado en Psicología y Filosofía, cinturón negro de Aikido, apasionado estudioso de Leonardo da Vinci. Es así, descubrir cómo funciona la mente de los genios y ser capaz de emular, este es un sueño que siempre ha obsesionado al ser humano. Incluso hay quienes, trabajando en este tema, descubrieron su vocación e hicieron fortuna, como es el caso de Michael J. Gelb.

Comenzó hace mucho tiempo estudiando su obra, leyendo todos sus escritos, cuestionando la clave del genio de Leonardo. Cuando pensó que sabía lo suficiente, escribió “Pensar como Leonardo”. Un éxito inesperado. Con ese best seller internacional, traducido en 25 países, Michael J. Gelb se hace famoso.

La revista L’Impresa lo encontró por primera vez de paso por Roma con motivo de un encuentro con los CEO de varias multinacionales.

La primera pregunta que le hicieron fue, ¿Cómo nació tu pasión por Leonardo da Vinci y cuál es la enseñanza más importante que has extraído de ella para ti y para los demás?

Mi abuela era italiana, pintora. Cuando era niño me contaba historias sobre Leonardo da Vinci, y me fascinaban. Desde entonces, Leonardo se ha convertido en mi modelo de ingenio humano. Entonces, cuando comencé a estudiar creatividad, liderazgo, desarrollo personal en la universidad, fue natural para mí inspirarme a él. Visité los museos donde se exhiben sus obras. Leo y releo todos sus libros. De este apasionante estudio surgieron los 7 principios que establecí en mi libro. La gente mira a Leonardo como un mito, no como un posible modelo. Yo, en cambio, me preguntaba: ¿Qué me da Leonardo con su obra? ¿Cuál es su lección para mí? Si te acercas al genio con estas preguntas, tarde o temprano, llegan las respuestas. Los recopilé y los traduje a un idioma contemporáneo.

¿Qué es realista para poder aprender de los genios, sin engañarse a uno mismo para volverse como ellos?

En cualquier campo, para lograr resultados apreciables es necesario tener un modelo en el que inspirarse y desde el que abrirse. Es ingenuo creer que uno puede volverse como Leonardo sólo por haber estudiado a fondo su pensamiento. En todo caso, el genio de Leonardo debe usarse como un estímulo para reflexionar sobre uno mismo y el potencial de uno. Es posible que descubramos un lado genial de nosotros que no conocíamos.

Definitivamente,lo oyes repetirse en todas partes, hasta el agotamiento: para sobrevivir y prosperar durante la crisis, necesitas innovar, antes que otros lo hagan. Para hacer esto, necesitas talento y creatividad. Y, a veces, necesitas esa chispa extra que solo las personas geniales pueden encender. Después de todo, el genio y el talento empujan al enésimo grado.

Italo Olivo

www.iolivo.com

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios