Reanudarán misas en Barquisimeto y San Felipe desde este domingo #29Nov

Luis Miguel Rodríguez | Foto: Archivo IMP |

Monseñor Víctor Hugo Basabe informó la noche de este lunes que las iglesias católicas, tanto en Barquisimeto como San Felipe, abrirán nuevamente sus puertas a los feligreses el próximo domingo 29 de noviembre.

Basabe, quien actualmente es Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Barquisimeto y Obispo de San Felipe, recalcó que, en lo personal, cree que el inicio del nuevo año litúrgico es la ocasión propicia para retomar los actos de culto con la presencia de creyentes.

“Queridos hermanos, he querido escribir esta carta para los dos pueblos cuyo pastoreo me ha sido encomendado. Lo hago con ocasión del inicio del nuevo año litúrgico el próximo domingo 29 de noviembre que me parece la ocasión más propicia para retomar nuestros actos de culto público con presencia de fieles y la apertura de los templos, donde esto sea posible, pues donde no, les invito a que las celebraciones se hagan en espacios abiertos”, escribió en su cuenta de Instagram @obispovictorhugo.

Expuso también que es consciente del riesgoso tiempo que se vive en el país debido a la pandemia del nuevo coronavirus y, ante ello, pidió a todos “actuar con la máxima prudencia y responsabilidad”.

“De nuestra actuación responsable, dependerá que nuestras celebraciones no se conviertan en focos de contagios del COVID-19 y que se mantengan en el tiempo y nuestros templos permanezcan abiertos.”.

En su publicación anexó una carta para dar el anuncio oficial, y allí, además de relatar cómo ha sido para la Iglesia sobrellevar estos meses de pandemia, expuso las medidas protocolares que deberán cumplirse en la reapertura de los templos.

Entre las medidas sanitarias, se establece:

  1. La realización de cultos debe hacer en espacios abiertos, cumpliendo con el distanciamiento social. Además, cada fiel debe disponer de su propia silla, traída desde su hogar.
  1. Para los templos con estructuración y ventilación adecuada, estos, además de mantenerse abiertos en su totalidad, deberán cumplir con el distanciamiento social y no superar el 40% del aforo total.

Asimismo, se debe definir cuáles serán las puertas de entrada y salida para evitar aglomeraciones y permitir el flujo. 

En la entrada, cada feligrés deberá recibir gel o alcohol en las manos, al igual que se verificará el buen uso del tapabocas.

Aunado a esto, antes y después del acto religioso, se debe proceder a realizar la adecuada limpieza de la iglesia.

A continuación se anexa la publicación de Monseñor Basabe junto a su carta:

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios