#OPINIÓN La reconstrucción que Venezuela demanda #2Ene

Stalin González | Foto: Archivo IMP |

En la actualidad, una verdad innegable en Venezuela es que la inmensa mayoría de la población desea que exista un cambio político real. Somos testigos y víctimas del fracaso del modelo del régimen, que solo multiplicó el hambre y la pobreza. Sabemos con seguridad que para lograr el cambio y la reconstrucción nacional es necesario contar con consensos que solo se alcanzan mediante elecciones libres, donde cada postura y visión política puedan participar.

Hoy, lamentablemente, no existen las condiciones mínimas para que se celebren unas elecciones libres en Venezuela. El régimen se encargó de eliminar la institucionalidad que garantizaba esas condiciones porque no le conviene que podamos escoger nuestro futuro. Están conscientes que no cuentan con el apoyo de los venezolanos. Sin embargo, nuestra intención es poder recuperar esas instituciones como el CNE y el TSJ, para que puedan transformarse en garantes de todo proceso electoral que se realice en el territorio nacional tal y como expresa la Constitución Nacional. Nuestro norte siempre será lo dictado en la Carta Magna.

Unas elecciones libres darán legitimidad al cambio permitiendo que los distintos actores del juego político se puedan reconocer en una gran fiesta democrática, donde todos los venezolanos participen con unas reglas claras y justas. Solo así llegaremos a consensos, que junto al respeto a las leyes, crearán la legitimidad necesaria para que el cambio y la reconstrucción de Venezuela sean sostenibles, tanto en el corto, como en el mediano y largo plazo. Eso queremos, que cada paso a dar también cree ciudadanía y sirva para hacer a la nación más fuerte. 

Asimismo, será vital realizar las investigaciones pertinentes para conocer los daños totales de la gran corrupción del régimen. Instituciones como el Ministerio Público jugarán un papel central para llevar a los culpables a la justicia y reparar los daños. Su imparcialidad e independencia logrará que en el país se erradiquen las malas prácticas que tanto daño han causad.

También nos toca reconocer que como representantes de los venezolanos en esta lucha contra el autoritarismo y las injusticias, hemos cometido errores. Admitir que no somos infalibles nos permite sincerarnos con el pueblo, nos permite aprender de los fallos y volver al camino correcto. No podemos pretender que la ruta que nos trazamos va perfectamente, cuando aún no hemos lograr el cambio político que Venezuela demanda. Recordemos que somos más fuertes gracias a los aprendizajes.

Nuestra responsabilidad es sacar a la población de tanto sufrimiento. No vamos a rendirnos ante las adversidades. Seguiremos trabajando incansablemente y luchando cada día para sacar al país de la miseria. El cambio pasa por recuperar la institucionalidad y aprender de nuestras fallas, solo así podremos llegar a las elecciones libres que deseamos, donde podremos escoger nuestro destino. ¡Juntos podremos lograr nuestra meta!

Stalin González

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios