#OPINIÓN Cómo construí mi Tesis Doctoral: Iglesia Católica, cofradías y mentalidad religiosa en Carora, siglos XVI al XIX (Parte II) #8Mar

Dr. Luis Eduardo Cortés Riera | Ilustración: Victoria Peña |

Presupuestos teóricos

La Escuela de Anales

No son otros nuestros presupuestos teóricos que los de la afamada Escuela de Anales, fundada por los grandes historiadores franceses Marc Bloch y Lucien Fevbre en 1929, e introducida a Venezuela desde México por el Dr. Federico Brito Figueroa y seguidos por el Dr. Reinaldo Rojas, los que guiaron mi investigación. La llamada “historia global o de síntesis”, “historia de las mentalidades” y las “mentalidades colectivas” por ellos postulada, fue una herramienta de primer orden en mis trabajos de investigación histórica referidas a la Historia Social de la Educación en Centroccidente de Venezuela y los Colegios La Esperanza y Federal Carora entre 1890 y 1937, e igualmente empleada para comprender a la manera blocheana la avasallante mentalidad religiosa católica vivida y sentida en una remota y antigua ciudad del siglo XVI asentada en el semiárido del occidente venezolano, Carora.

La historia global o de síntesis no es una idea original de la Escuela de Anales, pues debe rastrearse hasta el siglo XIX al ser postulada entonces por Karl Marx: Apropiarse de la materia histórica en todos sus detalles, analizar sus distintas formas de desarrollo y descubrir sus vínculos íntimos. De tal modo me afinqué en la categoría de análisis de Reinaldo Rojas Región Barquisimeto en el tiempo histórico colonial. Analicé, como recomienda el hispanista francés Pierre Vilar, la geografía, clima, demografía, economía, estructura social, cultura y creencias religiosas de la Subregión Carora en un largo periodo temporal, la larga duración braudeliana, de cuatro siglos.

La medición del tiempo

El tiempo de la religión y de la Iglesia Católica no coincide o se ajusta al tiempo laico. Se trata de otras mediciones temporales que vienen desde muy antiguo: Miércoles de Ceniza, Semana de la Pasión, Viernes de Dolores, Año Litúrgico, La Pascua Cristiana, Tiempo de Cuaresma, y no olvidemos que eran los sumos pontífices romanos quienes organizaban el tiempo: Calendario Juliano y Calendario Gregoriano, etc., etc.

En mi investigación doctoral debí de enfrentar un problema de clasificación de las temporalidades. Hubiera sido fácil pero poco exacto dividir el tiempo en dos grandes mitades: tiempo colonial y tiempo republicano. Craso error. Evitando esa palmaria equivocación dividí las temporalidades religiosas así:

Tiempo de la Evangelización y del Concilio de Trento (1549).Tiempo Barroco (1630-1870). Tiempo del Concilio Vaticano I(1869) y de la Encíclica Rerum Novarum (1892).Tiempo del Concilio Vaticano II (1962).
Esta clasificación de las temporalidades facilitó de manera impresionante mi trabajo de investigación y me permite evitar los extravíos que son muy frecuentes cuando la documentación y los actores históricos son muy abundantes, masivos. He hecho un estimado de que son alrededor de 10.000 los seres humanos que se encuentran asentados en los libros de cofradías caroreñas durante más de cuatro centurias.

Historia de las mentalidades

Mentalidad es un término tomado de la antropología cultivada por Marcel Mauss, discípulo de Durkheim, y que Marc Bloch emplea de manera magistral en Los reyes taumaturgos, 1924, en tanto que Lucien Fevbre lo hace en El problema de la incredulidad en el siglo XVI. La religión de Rabelais, 1942. De este modo la ciencia de la historia se nutre de los aportes de las diversas “ciencias del hombre”, la antropología, la sociología, la lingüística, pero conservando ella su lugar preminente y central.

Quien escribe se sintió muy motivado por tan estimulantes ideas, pues era yo por aquel entonces docente de las asignaturas Psicología y Filosofía en un antiguo instituto de educación media, el Liceo Egidio Montesinos de Carora, institución fundada en 1890, llevado de la mano del eminente profesor germano-venezolano Ignacio Burk. Los conceptos que aprendí del Maestro Burk se dieron la mano con los que recibí de los maestros franceses Marc Bloch y Lucien Fevbre, y en Venezuela con los de los doctores Federico Brito Figueroa y Reinaldo Rojas. Una feliz conjunción. Las enseñanzas de Burk me salvaron de ser un simple docente de historia de Venezuela en educación media. Su texto Psicología. Un enfoque actual fue mi guía permanente y me permitió comprender la fenomenología alemana del siglo pasado.

Dr. Luis Eduardo Cortés Riera

Doctorado en Cultura Latinoamericana y Caribeña, Universidad Pedagógica Experimental Libertador, Fundación Buría, Barquisimeto.

[email protected]

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios