#OPINIÓN Visión de Frente: La Comisión delegada en el camino correcto #18Mar

Jorge Rosell y Jorge Euclides Ramírez | Ilustración: Victoria Peña |

La Comisión Delegada de la Asamblea Nacional (Legítima) está realizando un esfuerzo valiente y productivo, al recorrer las diferentes regiones del país para llevar un mensaje centrado en organizar a las fuerzas opositoras venezolanas tras el objetivo de salir del régimen usurpador mediante el tránsito por una ruta política que tiene a las elecciones libres como instrumento democrático de primer orden.

Los diputados que integran esta Delegada, con una participación importante de representantes del Estado Lara, están levantando emoción en diferentes partes debido a la claridad de sus planteamientos y el acertado diagnóstico de la actual situación, donde el protagonismo recae sobre los hombros de la Sociedad Civil Organizada, con cuyos voceros se reúnen para plantear los retos políticos que toca asumir en colectivo.

Pero igualmente la Sociedad Civil está consciente del riesgo en el cual se pueda caer conformado por las redes de ofrecimientos falsos a los cuales está acostumbrado el régimen oficialista, que en no pocas oportunidades ha prometido salidas democráticas que se convierten en una nebulosa trampa de propuestas inaceptables por sus fraudulentos contenidos. Por ese mismo peligro las alarmas de la representación civil de la sociedad está ojo avizor de cada paso que dan nuestros idóneos y esforzados diputados.

El panorama que se cierne sobre una salida electoral está enrarecido por la ilegitimidad de los órganos que la promueven y organizan: una Asamblea Nacional producto de un fraude realizado sobre las expectativas de la ciudadanía y que a su vez tendrá en sus manos la conformación de un Consejo Nacional Electoral que por los antecedentes y propósitos del oficialismo de antemano se presume parcial. Ojalá nos equivoquemos, pero no debería ser aceptada esa salida electoral si no se dan todas las garantías propias de unas elecciones auténticamente democráticas y esto supone la libertad de los presos políticos para que puedan ejercer sus funciones partidistas, el regreso a la luz de los partidos políticos secuestrados por vergonzosas sentencias del Tribunal Supremo de Justicia, el destierro del ventajismo que se ejerce desde el gobierno, además de otras condiciones. Si ese panorama se despeja de esa manera, bienvenida sean las elecciones, incluidas las presidenciales pues estas no se celebraron legalmente en el 2018 ya que fueron convocadas por instancias conformadas al margen de la Constitución.

También se está consciente de que la estricta legalidad es un obstáculo para el consenso, que las transacciones y acuerdos políticos han de realizarse con base en recíprocas concesiones, pero estas por parte de la oposición no deben llegar ni siquiera a rozar los elementos que conforman unas elecciones democráticas, pues de ser así perderían ese carácter y sería una propuesta inaceptable.

Por otra parte la Comisión Delegada ha tenido la sabiduría de transcender la militancia partidista que cada uno tiene para encarnar el rol de guerreros de la resistencia ciudadana, para de esta manera conectarse plenamente con las expectativas de la civilidad que manifiestan su respaldo a instancias que no hayan sufrido el desgaste de polémicas estériles y pugnas mellizales. De esta forma, en cada gira los corajudos diputados de la Comisión Delegada han venido dejando una estela de esperanzas y emociones que es vital concentrar y direccionar hacia movimientos de protestas a todos los niveles, los cuales toca a los Frentes regionales, municipales y parroquiales, conducir hacia el territorio electoral.

Tal como lo ha dicho el Presidente Juan Guaidó se trata de acumular fuerzas populares mediante la presión ciudadana y hacer que estas se sincronicen con la presión externa. Estas presiones de países aliados están presentes, se reiteran a cada momento, pero falta activar los movimientos internos y en eso andan los diputados de la Delegada, contactando a los sectores de la sociedad civil para que de manera pacífica y organizada se incorporen a este esfuerzo, que debe concluir en la elaboración de un cronograma electoral que culmine en elecciones presidenciales. Para ello la Sociedad Civil de Lara, representada en el Frente Amplio, ratifica su apoyo, tal y como lo ha hecho durante varios años de lucha incesante y comprometida

Jorge Rosell y Jorge Euclides Ramírez

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios