#OPINIÓN Lectura: El sol #18May

Carlos Mujica | Ilustración: Victoria Peña |

Desde que el hombre apareció sobre la tierra conoció del sol, la única estrella que todos los días ha estado iluminándolo. De aquí que la humanidad se halla echo la idea de que la iluminación de los días provienen del Sol. La coincidencia de la iluminación de los días en la Tierra con la luz brillante y radiante del Sol, generó la creencia de que el Sol iluminaba a la Tierra. Los amaneceres se esperaban para ver salir el Sol por el oriente. Consolidada esta idea, es casi imposible erradicarla del pensamiento. Pero en realidad, la iluminación de los días de la Tierra, no provienen del Sol. La iluminación del Sol como la iluminación de todas las estrellas del universo es general. Solo que la inmediatez de la distancia del Sol de los planetas rocosos del sistema solar: Mercurio, Venus, La Tierra, Marte, coloca al Sol como la única estrella gigante que tiene luz hasta para iluminarlos a todos.

La iluminación de esos cuerpos del sistema solar se produce en los propios cuerpos. Los cuerpos del sistema solar tienen atmósferas; una masa de partículas gaseosas externa que recubre los planetas; tomaremos como ejemplo a la Tierra para explicar su proceso. Las estrellas generan energía que se polariza cuando ingresa a la masa de partículas de la atmósfera, es decir, asume cargas de fuerzas contrarias: positiva y negativa. Esa energía que se polariza en la materia es la que convierte las partículas atmosféricas en fotones de luz. La iluminación de los planetas se produce en sus propias atmósferas. Los puntos de luz que observamos desde la Tierra en el cielo nocturno, lo confirman. De modo que como la iluminación se produce en las atmósferas, fuera de las atmósferas de los cuerpos priva la oscuridad total del espacio; esta es la razón por la cual los puntos de luz que se observan en el espacio corresponden a los hemisferios iluminados de los días en los planetas; y las estrellas generan su propia iluminación permanecen iluminadas. El Sol es una estrella que permanece iluminada por su luz propia; la luz de los cuerpos es generada en su propia atmósfera.

Carlos Mujica

[email protected]

@carlosmujica928

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios

Comentarios