Putin asegura que en su encuentro con Biden «no hubo hostilidad» #16Jun

El presidente ruso Vladimir Putin dijo el miércoles que él y su colega estadounidense Joe Biden acordaron durante una cumbre que calificó de “constructiva” devolver a sus respectivos embajadores a sus puestos e iniciar negociaciones para reemplazar su último tratado vigente de limitación de armas nucleares.

Putin dijo que “no (hubo) hostilidad” durante unas conversaciones que concluyeron antes de lo previsto.

Las partes habían dicho que preveían una reunión de cuatro a cinco horas, pero estuvieron juntos menos de tres horas. La reunión inicial fue entre los dos presidentes y sus respectivos asesores de política exterior.

Al finalizar el encuentro, Putin fue el primero en describir los resultados en una conferencia de prensa, antes de que Biden tuviera su propia sesión con los periodistas.

Putin dijo que Biden abordó temas de derechos humanos y la suerte del dirigente opositor Alexei Navalny. Putin defendió la pena de prisión de Navalny y ante las preguntas reiteradas sobre el maltrato de los dirigentes opositores rusos optó por hablar de los trastornos internos de Estados Unidos como las protestas de Black Lives Matter y la insurrección del 6 de enero en el Capitolio.

El mandatario ruso dijo que él y Biden acordaron iniciar negociaciones con la perspectiva de reemplazar el tratado de limitación de armas nucleares Nuevo START, que caduca en 2026.

Washington interrumpió las conversaciones con Moscú en 2014 en respuesta a la anexión rusa del territorio ucraniano de Crimea y su intervención militar en apoyo a los separatistas en el este de Ucrania. Las conversaciones se reanudaron en 2017, pero no cobraron impulso ni llegaron a un acuerdo sobre la extensión del Nuevo START durante la presidencia de Donald Trump.

El presidente ruso dijo que acordaron que sus respectivos embajadores regresen a sus puestos. Los dos países los retiraron durante el enfriamiento de las relaciones en los últimos meses.

Rusia retiró a su embajador Anatoly Antonov hace tres meses cuando Biden calificó a Putin de asesino. El embajador estadounidense John Sullivan abandonó Moscú hace dos meses ante una sugerencia del Kremlin de que regrese a Washington a realizar consultas. Putin dijo que se prevé el regreso de ambos a sus puestos en los próximos días.

Putin agregó que ambos acordaron en principio iniciar consultas sobre asuntos de ciberseguridad, aunque siguió rechazando las denuncias de que su gobierno es responsable de una serie de ciberataques de gran repercusión contra empresas y organismos de gobierno en Estados Unidos y varios otros lugares del mundo.

Los dos presidentes conversaron en una mansión junto al lago en Suiza, una cumbre que concitó gran interés en un momento en que, según los dos mandatarios, la relación bilateral está muy deteriorada.

Biden lo calificó como un encuentro “entre dos grandes potencias” y aseveró que “siempre es mejor reunirse cara a cara”.

El encuentro en un salón forrado de libros tuvo un inicio algo incómodo: ambos líderes trataban de evitar verse a los ojos durante una caótica sesión para los camarógrafos.

En cierto momento, Biden pareció asentir con la cabeza cuando un reportero le preguntó si cree que se puede confiar en Putin. La Casa Blanca luego envió en tuit insistiendo en que Biden “muy claramente no estaba respondiendo a una pregunta específica, sino asintiendo con la cabeza para reconocer a la prensa”.