martes, mayo 3, 2022
InicioActualidadCulturaConflicto estudiantil y renovación en la Escuela de Artes Plásticas Martín Tovar...

Conflicto estudiantil y renovación en la Escuela de Artes Plásticas Martín Tovar y Tovar #15Mar

-

En octubre de 1969 asumía la dirección de la Escuela de Artes Plásticas Martín Tovar y Tovar, el pintor Simón Gouverneur acompañado en esas lides por la italiana Beatriz Viggiani. Ocurre tras la superación de una crisis en su seno provocada por el reclamo de sus estudiantes de un nuevo pensum de estudio. 

Ese conflicto se prolongó por casi dos años que conllevó a la toma e intervención de la institución educativa dedicada a la formación de artistas de la plástica en la región. A la cabeza del mismo estaban, entre otros: Gerardo Escalona, Tomás Musset y Rodrigo Rodríguez. 

- Publicidad -

Estos, junto al alumnado de la escuela, se rebelan en 1967 contra los viejos métodos de enseñanza y el predominio en el programa de estudio de la corriente del paisajismo. Un arte  desfasado con respecto a los nuevos avances de la pintura en el mundo, entre estos el abstraccionismo.    

Al estallar el conflicto la escuela la dirigía José Requena, quien dimite. Se produce su intervención por parte del Instituto Nacional de Bellas Artes y la gobernación del Estado cuyo titular era el dirigente adeco Miguel Romero Antoni. 

Beatrice Viggiani

El tardío encuentro

En el estado Lara y el resto del país es muy lento el proceso evolutivo de la pintura. Por lo que es abismal el atraso en que se sume. Así la corriente del academicismo impera a lo largo de las  postrimerías del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX. Un arte que respondía al gusto de la clase burguesa y la tradición del clasicismo cuando surge en Europa, principalmente en Francia. La ruptura con el mismo ocurre en la segunda mitad del siglo XIX con la aparición del impresionismo  que en Venezuela tarda considerablemente en llegar. 

Aunque en Caracas se conocieron al final de la década de 1940 con el grupo de El Taller de Arte Libre: Los disidentes. Un proceso cultural y educativo que en nuestro país impidió la dictadura de Juan Vicente Gómez.

Estos aires de cambio ponían fin a la primacía desde el siglo XIX de las corrientes ortodoxas de la pintura regional, entre éstas el paisajismo al margen de las mutaciones ocurridas en el mundo. Era la tradicional presencia de lo provinciano y nacional en contraposición a lo inevitable universal. Un hecho que plantea otra vez la lucha por el necesario cambio en las instancias del arte y la cultura.

En el seno de la EAPMTT se conjuntan las variables artísticas, ideológicas, filosóficas y políticas. La tradicional escuela pictórica larense en choque  con lo nuevo que avanzaba por el mundo desde la segunda mitad  del siglo XIX. Aquellas visiones de la plástica y métodos de enseñanza se habían desgastado estando por ende de espaldas a la realidad. El cambio era necesario e inevitable. Surgía otra historia y estética. 

La enseñanza era la confesional ajustada al academicismo entre cuyas materias tenemos: dibujo, pintura, escultura, bodegón, paisaje, preparación de colores y lienzos e historia del arte, la única materia teórica. El pintor lo que hacía era la reproducción exacta de la realidad en la obra, como lo señalaba Carlos Cruz Diez.

Las influencias 

En señal de inconformidad y cambio el joven Servideo López pintaba unos cuadros a los que denomina “Humanismo de Hombres” alejados del confesional arte conocido en la urbe. Sus contrastantes creaciones llaman la atención del periodista Hermann Garmendia quien le dedica un trabajo en su columna “El Camino y el Espejo” en el diario El Impulso en que plantea la recordada expresión exclamativa ¡Cómo pinta Servideo! 

Mientras que Esteban Castillo experimentaba con lo que llama “Máquinas” con influencia de las sociedades industrializadas que había observado durante un viaje a Nueva York. Estaba en marcha la carrera espacial. Se trata de un quehacer artístico innovativo que repercute en el alumnado de la EAPMTT. Ambos junto a César Andrade son los principiantes en la localidad de las corrientes estéticas de vanguardia al tiempo que respaldan el conflicto viajando posteriormente a París para cursar estudios de arte. 

Una nueva EAPMTT

Simón Gouverneur era un pintor vanguardista pero empeñado en impartir una enseñanza que partía de las raíces de la cultura venezolana, caribeña y latinoamericana. De esa forma los alumnos de la EAPMTT se empapaban de lo nuevo en artes plásticas que incluía las corrientes del impresionismo y la abstracción con sus diversas variantes, entre estas el arte geométrico. El artista venía de realizar avanzados estudios en Nueva York.  

En esas labores educativas es secundado por Beatricce Viggiani, una teórica del arte  de origen italiano. Ésta hace vida activa en el ambiente artístico de la ciudad como docente, poetisa, promotora y gerente cultural. También ejerce la crítica de artes plásticas desde el diario El impuso, cuya Página Literaria dirigió por varios años. Sus conceptos cosmopolitas del arte no son bien vistos por algunos para convertirse en centro de críticas y agrias polémicas. 

Los dos se proponen el  forjamiento de un nuevo estudiante: crítico, analítico, investigador, reflexivo y de cultura global. Surge otra manera de plasmar en la obra la percepción de la realidad sin las ataduras de su exacta reproducción. Un artista creativo guiado por los mandatos de la subjetividad que equivale a pensar, reflexionar, criticar, analizar y transformar. En el pensum se incorporan nuevas materias en el orden teórico, entre éstas metodología de la investigación que elevan la formación intelectual del estudiante.

Convulso ambiente

En 1969 el nuevo gobierno del social cristiano Rafael Caldera implementa algunos cambios en el sistema educativo venezolano. Los mismos alcanzan a la Escuela de Artes Plásticas en medio de un clima muy tenso y pesado. En parte son los efectos de la Renovación Universitaria en la UCV.

De inmediato se expresan quienes en el interior de la institución observan posiciones conservadoras resistentes a los cambios. Son los furibundos partidarios del añejo paisajismo objeto de cuestionamiento por las nuevas generaciones de pintores. En el otro extremo se juntan los partidarios de los cambios identificados con el arte contemporáneo. Ambos sectores chocan en el seno de la EAPMTT.  

Se registran acusaciones, críticas y cuestionamientos a la labor de Simón Gouverneur al frente de la EAPMTT.  Entre las denuncias figuran señalamientos relacionados con la presencia de drogadictos en su seno y refugio de elementos de la subversión izquierdistas en armas contra el sistema. Se trata  de una pugna en la que cuenta más lo político e ideológico que lo estético. Más de uno le tenía el ojo puesto a la dirección de la escuela ocupada ahora por 2 extranjeros, pero conocedores de las nuevas expresiones del arte contemporáneo.  

Uno de los involucrados en la campaña era el periodista Hermann Garmendia. También desde sectores de la ultraizquierda (Liga Socialista y Ruptura) acusan a ambos de fascistas formados en Italia. Entre quienes manifiestan esas opiniones figuraba el pintor Gerardo “espátula” Escalona miembro del Grupo Simbiosis y militante de Ruptura. Similar punto de vista emite la ultraizquierdista Unión Cultural de los Barrios.

Esta atmósfera de confrontación lleva al cierre de la EAPMTT en 1974 cuando funcionaba en la carrera 19 entre 32 y 33. Luego es reabierta en 1975 con la inauguración de su nueva sede en la avenida Vargas. Fue tal la hostilidad que Gouverneur tuvo que enconcharse para luego huir.  Pero es el audaz impulsor de la nueva pintura en el interior de la EAPMTT.

Freddy Torrealba Z.

- Publicidad -

Debes leer

Aseguran que mortalidad por COVID-19 disminuyó en Venezuela #2May

El vicepresidente de la sociedad venezolana de infectología, Manuel Figuera, indicó que la mortalidad por COVID-19 en el país disminuyó, al igual que las hospitalizaciones en terapia intensiva e incluso las hospitalizaciones.
- Publicidad -