Alegría por regreso de EL IMPULSO

José Manuel Zaá | Jairo Nieto |

Vendedores, lectores y personajes que se han mantenido solidarios con EL IMPULSO, mostraron su satisfacción por el regreso a las calles del diario larense que se encontraba sin papel desde el 31 de diciembre de 2016, debido a la falta de diligencia de la Corporación Editorial Alfredo Maneiro (CEAM).

Algunos barquisimetanos estuvieron sin leer periódico durante los diez días que la rotativa se vio obligada a detener su circulación; mientras que otros, tuvieron que acceder al periódico en su versión digital. No obstante, para muchos significó “un lamentable dolor de cabeza” no poder cumplir con la “rutina” de informarse todas las mañanas con el Decano de la Prensa Centroccidental en mano y una taza de café en la mesa.

Así lo hicieron saber decenas de ciudadanos a nuestro equipo reporteril, durante un recorrido realizado por las principales calles y más concurridos quioscos de la ciudad durante este jueves.

En uno de ellos se observó al señor Carlos Martín proferir un alegre: “¡Paisano, a su orden!”,  para luego tomar un ejemplar y llevarlo hasta el carro de sus clientes, quienes todos los días pasan por el mismo sitio antes de ir a trabajar.

Son muchos años en dicha labor y un sinfín de historias qué contar sobre uno de los baluartes de la prensa regional.

“Leer EL IMPULSO para algunos de mis clientes es como un vicio. A veces me dicen que hasta les da dolor de cabeza cuando no lo hacen. Es fijo para ellos, en las mañanas con café y un cigarrillo”, narró Martín, quien tiene años en su puesto de la carrera 21 con la esquina de la calle 12.

Son más de 113 años de historia que se mantienen más firmes que nunca tras el regreso este periódico a sus andanzas.

 

El preferido

“No había comprado más periódico hasta hoy (ayer) que vi que salió EL IMPULSO, el único que leo; el que me gusta, mi preferido”.

Así se expreso el señor Segundo Morillo, habitante del municipio Palavecino, quien esperaba, echando un ojo a la edición impresa, que le repararan su teléfono celular en la avenida Vargas con avenida 20 .

Como lo hizo Morillo, varios manifestaron crecer leyendo este diario y no poder acceder a él parecía ser inconcebible.

Asimismo, aseguraron que la discriminación en dotación de papel periódico por parte de la CEAM se debe a lo incómodo que resulta la divulgación de información veraz.

“Los trabajadores deben seguir con el mismo temple que han demostrado, sin dar su brazo a torcer”, reiteró.

Anunciantes mantienen la esperanza

A pesar del escenario gris que afectó a EL IMPULSO entretanto se mantuvo sin su principal insumo primario, los anunciantes  no dejaron de apoyar las decenas de familias que dependen de esta casa editorial.

Con esperanza y paciencia, según develaron, aguardaron la reanudación de la rotativa que volvió a imprimir la noche del 11 de enero.

“Para mí fue fuerte cuando me dijeron que el periódico no iba a salir más porque es mi sustento.  Pero me contenté muchísimo, la alegría fue indescriptible y los clientes empezaron a apartar un espacio”, contó Isabel Castillo, directora de una agencia de publicidad que tiene alrededor de 25 años trabando con EL IMPULSO y siendo la intermediaria del respaldo del grupo Administradora Veneto y su gerente general, Benito Barcarola.

El apoyo para con el personal de la empresa fue al 100 %. Por ello, la satisfacción de ver regresar al diario a las calles fue “gigante”. Así lo hizo saber el señor Rafael París, fiel publicador de clasificados.

“Ojalá nunca falte más papel porque este es uno de los mejores periódicos del país”, declaró.

 

Organizaciones larenses dan gracias a la DP

Distintas organizaciones Red de Instituciones Larenses y la ONG Funpaz, hicieron pública su preocupación y su respaldo con la casa editorial durante el lapso de precariedad.

Por ende, según comentaron, celebraron la noticia de la puesta en marcha de la rotativa.

“Las gracias hay que dárselas a la Providencia Divina, en la representación de la Divina Pastora por el retorno de EL IMPULSO a acompañar nuestro cafecito mañanero”, expresó el representando de la Red, Maximiliano Pérez.

Estas asociaciones exhortaron al Gobierno nacional, específicamente a la empresa estadal encargada de la distribución del papel, a que deje de someter al diario al “yugo de la incertidumbre” y que suministre constante y continuamente todos los insumos necesarios para que se garantice el ejercicio del derecho a la información de la ciudadanía.

“Para mí este periódico es una ícono más grande que El Obelisco, por sus años y porque en sus páginas se ha escrito al menos la cuarta parte de la historia de Lara”, resaltó.

 

Testimonios

Luis Brito, lector: “Hacía falta”

“Estábamos esperando que volviera a salir porque hacía falta EL IMPULSO.

Pasaba todos los días preguntando hasta que hoy (ayer) por fin había.

En mi familia es una tradición de todas las mañanas leerlo.

Que no le den papel a este diario es una traba política del Gobierno porque suministra normalmente a los demás periódicos. Cuenten con mi apoyo al cien por ciento”.

 

Dalina Sayago, lectora: “Es vital”

“Para quienes siempre hemos leído EL IMPULSO, es vital que siga circulando.

Obviamente el hecho de que no cuenten con papel nos afecta a todos y con lo que le hacen a este diario se demuestra la discriminación.

Me parece que muy bien que haya vuelto porque tenemos de nuevo la oportunidad de informarnos con un periódico que da las noticias de manera oportuna”.

 

Carlos Martín, vendedor: “Se agotaron”

“Todos los días que no circuló el periódico tuve a los fieles lectores viniendo para preguntar cuándo volvía a salir.

Es que leer EL IMPULSO para algunos de mis clientes es como un vicio.

Es tradición que se ha mantenido durante años.

Hoy (ayer) tuve que pedir más ejemplares porque cuando la gente supo que estaba de vuelta, se agotó con demasiado rápido”.

 

Andrés Colmenárez, Funpaz: “Se hizo justicia”

“El regreso en su versión impresa es justicia. Aplaudimos que nuevamente EL IMPULSO esté en las calles; sin embargo, me preocupa el juego macabro que ejerce el Ejecutivo nacional a través de la Corporación Maneiro. Es cíclico el chantaje que se le está practicando a la empresa, a los trabajadores y a los ciudadanos, pretendiendo desacreditar el periódico en busca de callar la libertad de expresión”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios