Cardenales sin atenuantes ante Bravos

Alfonso Saer | Archivo |

Bravos bateó, ligó, tuvo buena defensa y arrancó un valioso triunfo en el primero de la serie. El zurdo Nick Greenwood se despidió con cinco tramos en blanco, evidenciando excelente control y ayudado por el impecable trabajo de su cuadro interior, capaz de facturar hasta cuatro doble play en el encuentro. Cuando Lara reaccionó ante los relevistas criollos del bando insular el daño estaba hecho. César Jiménez, en cambio, apareció sin comando y gastando numerosos envíos. Le conectaron nueve hits y los problemas no fueron mayores por tres excelentes atrapadas de Elvis Escobar en el jardín central. Después de sonar dieciocho cohetes el domingo, la ofensiva crepuscular no pudo ensamblar su ataque. Margarita tuvo un corazón ofensivo que alcanzó hasta trece incogibles. El tercer jonrón de José Osuna cayó a mita de grada por la banda izquierda. El incontenible Breyvic Valera sonó tres sencillos y lo propio hizo Rudy Flores. La clave posteriormente radicó en el excelente trabajo de los guantes insulares. Solo en el sexto Bravos no despachó indiscutibles. En la primera mitad donde se definió el compromiso la gran diferencia radicó en el pitcheo abridor. Quedó en cinco la racha positiva frente a un equipo que juega muy bien en casa, triunfando en dos de cada tres compromisos. El conjunto visitante pareció aletargado por el largo viaje desde Barquisimeto. Paulo Orlando tomó práctica de bateo y probablemente debute hoy en el segundo de la serie. El desquite lo intentará el crédito Raúl Rivero desde las siete de la noche.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios