FOTOS: Academia venezolana golpeada por la inseguridad y la desidia #Especial

Mariángel Durán | Cortesía |

Dentro de las instituciones del país, que por tradición se conocen como generadoras de saberes y del  conocimiento científico indispensable para el desarrollo de cualquier nación, se han registrado en los últimos años distintos hechos violentos o solapados que parecieran apuntar hacia su eliminación progresiva. Aunque hasta la fecha se desconoce el móvil del hurto masivo propinado contra las oficinas de las Academias Nacionales que funcionan en el seno de una importante edificación que hoy es conocida como el Palacio de las Academias, en Caracas, lo sucedido entre la noche del 13 y la madrugada del 14 de enero, volvió a encender las alarmas en el sector.

Tres días antes del hurto de unas 60 computadoras del Palacio, fue destruida la Sala de la Escuela de Medicina del Hospital Vargas durante los hechos violentos ocurridos cuando grupos armados impidieron la sesión de los diputados de la Asamblea Nacional. Dicho espacio es considerado como un anfiteatro para los trabajadores y su destrucción generó la publicación de un comunicado de rechazo de parte de la Academia Nacional de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales.

“Al actuar de esa manera contra una de las Escuelas de la UCV, la autonomía universitaria ha sido violada una vez más, en extensión de una continuada política de estado contra la Universidad venezolana, afectando las actividades de estos centros de creación de conocimiento y formación de nuevas generaciones de profesionales, con lo cual se menoscaba la posibilidad de pacífico progreso social para nuestro país”, indica el texto que se puede leer en la página web de la institución.

De igual forma, se sabe que el Instituto de Medicina Tropical de la UCV ha sido asaltado al menos 15 veces y lo mismo sucedió con la destrucción de la planta de análisis de agua de esa misma casa de estudios universitarios.

Debido a los hechos del 13 y 14 de enero, el día 20 de enero se publicó un comunicado titulado “Las Academias Nacionales se dirigen a todos los venezolanos en ocasión de los actos vandálicos ocurridos en el Palacio de las Academias”, en el cual expresan que “la acción criminal se concretó principalmente en el hurto de una gran cantidad de equipos de computación donde se almacena información científica, jurídica, histórica, estadística, literaria y administrativa de incalculable valor, además de objetos electrónicos  tales como video beam y otros instrumentos de trabajo, propios de las actividades desempeñadas por las Academias Nacionales… Sin embargo, no se dañaron objetos culturales o la vasta existencia de libros y publicaciones científicas y literarias que se conservan en el Palacio. En virtud de lo anterior, las Academias Nacionales se dirigen a todo el país en la oportunidad de denunciar la gravedad del hecho y repudiar estos actos vandálicos concretados contra los bienes allí resguardados”.

En conversación telefónica con EL IMPULSO, el doctor Antonio Machado Allison, secretario de la Academia Nacional de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, expresó que los funcionarios del CICPC han hecho un buen trabajo en el Palacio y que “se espera tener buenas noticias en los próximos días que podrían apuntar hacia la recuperación de algunos equipos”.

Dijo que es prematuro vincular estos hechos con algún tipo de estrategia para cercar al sector académico del país, aunque señaló que ciertamente se encuentran afectados desde hace años debido a la implementación de políticas gubernamentales que apuntan a la reconducción del presupuesto desde el año 2007, tanto para las Academias Nacionales como para las distintas universidades e instituciones del saber que hacen vida en el país.

“Somos víctimas de la inseguridad porque carecemos de un presupuesto adecuado para un servicio de vigilancia las 24 horas, lo que se nos asigna apena alcanza para pagar a los pocos empleados que aún laboran en nuestras oficinas”, detalló Machado Allison, quien explicó que las Academias Nacionales dependen del Ministerio de Educación y son un órgano asesor del Estado venezolano, hacedores de políticas públicas.

En Venezuela son más de 500 profesionales de alta calificación académica y de distintas áreas del conocimiento, los que hacen vida en las Academias Nacionales y ofrecen invaluables aportes. “Nuestro trabajo es ad honorem, el Estado debe garantizar los fondos para que nuestra actividad se desempeñe como la ley lo establece y con las herramientas indispensables para hacerlo”, aseguró.

Machado Allison aseguró que desde hace mucho tiempo su sector dejó  de ser escuchado al momento de establecer las políticas públicas.

 

Universidades cercadas

La vicerrectora académica de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado, Nelly Velásquez, lamentó la violación de un recinto que tiene un alto significado dentro del  sector científico- académico nacional.

Al ser consultada sobre la situación de las universidades del país, dijo que es cierto que han sido sometidas. “Por ejemplo, las normas CNU (Consejo Nacional de Universidades), aprobadas con mucho esfuerzo en 1992, que obligaban a las universidades a dedicar parte del presupuesto a la investigación, la extensión, los posgrados, inclusive al ámbito cultural, no se están cumpliendo a raíz de la implementación de la nueva estructura presupuestaria.

El mantenimiento de la infraestructura científico – tecnológica ha sido imposible desde 2007- 2008; hemos hecho constantes reclamos y sin embargo, ha sido imposible conseguir receptividad en el Gobierno. Es cierto que se ha aumentado el presupuesto asignado a las universidades pero estos recursos prácticamente alcanzan pagar la nómina”.

En la UCLA, contó, existen graves problemas con la infraestructura de las bibliotecas, “hemos presentado solicitudes para el apoyo de los sistemas de educación a distancia, para hacer frente a las dificultades que tenemos para mantener la infraestructura tecnológica y no hemos tenido respuestas pese a que el futuro de las universidades está precisamente en la educación a distancia”.

La formación de profesores en el exterior también quedó de lado debido a las restricciones del ejecutivo, “la primera de ellas fue la designación de unas áreas prioritarias del conocimiento en una Gaceta que ni siquiera fue consultada con las universidades y posteriormente la restricción pasó a ser desde el punto de vista del financiamiento”.

Pero la crisis también afecta la disponibilidad de recursos para invertir  en equipos científico-tecnológicos en las áreas de pregrado y posgrado, también hay problemas con la infraestructura y con los reactivos de los laboratorios.

“La doctora Lila Carrizález, quien fue viceministro del conocimiento, elaboró en el mes de julio un inventario con información aportada por todas las universidades y siempre nos decía que se estaba en “la procura de”, hasta este momento cuando por primera vez recibimos, en el caso de la UCLA 30 millones de bolívares para reactivos en un solo decanato y no entendemos por qué quedaron de lado otros como Ciencias Veterinarias y Ciencias de la Salud, no dicen que se encuentran en la lista. A la ULA le dieron reactivos para farmaoncología, odontología y la facultad de Ciencias. Ha sido una respuesta muy reactiva ante los reclamos y que no responden a las necesidades”.

“A veces me pregunto para qué nos mandan hacer la planificación del presupuesto, a presentarlo, si cuando hacen la distribución de la cuota tenemos que hacer un análisis para hacer los recortes, algo que no es fácil”.

Velásquez apuntó que “si se sacrifican las universidades, se sacrifica al país, porque se está sacrificando el conocimiento y la formación de los futuros profesionales, que hoy se forman con gran esfuerzo en especial porque los docentes no están siendo bien remunerados y su reclamo no es bien visto. La universidad venezolana debe seguir defendiéndose”, concluyó.

 

Compromiso con la sociedad

En el comunicado interacadémico, las Academias Nacionales denuncian “la inmensa magnitud de la situación de inseguridad que afecta todos los sectores del país”. Además, lamentan que el Estado venezolano  “no esté cumpliendo su primera y más elemental obligación con sus habitantes y sus bienes, que es la de brindarles seguridad y paz, antes y por el contrario, observan las Academias que con cada vez mayor frecuencia y violencia se llevan a cabo actos contra la vida y bienes de las personas, que se hallan indefensas y sin protección alguna contra una delincuencia que parece actuar con comodidad, complicidad e impunidad. Esta vez le correspondió la desgracia al patrimonio cultural y científico de todos los venezolanos”.

Ratifican que su compromiso con la  sociedad  venezolana permanece inalterable y en ese sentido continuarán cumpliendo la misión que el ordenamiento jurídico y la conciencia patria les impone… “Ya están operativas, aunque las huellas de la violación del recinto son todavía visibles… Las Academias Nacionales están al servicio de todos los venezolanos, a quienes invitan a valerse de los recursos y colecciones científicas, históricas y culturales que se albergan en el Palacio de las Academias”.

El texto está suscrito por Horacio Biord Castillo; presidente de la Academia Venezolana de la Lengua, Inés Quintero y Edgardo Mondolfi, directora y secretario de la Academia Nacional de Historia; Alfredo Díaz Bruzual y Otto Rodríguez Armas, presidente y vicepresidente de la Academia Nacional de Medicina; Eugenio Hernández Bretón, presidente de la Academia Nacional de Ciencias Políticas; Gioconda Cunto de San Blas, presidenta de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales; Humberto García Larralde, presidente de la Academia Nacional de Ciencias Económicas; Gonzalo Morales, presidente de la Academia Nacional de Ingeniería y el Hábitat.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios