FOTOS Persecución termina con dos abatidos y tres heridos

Karina Peraza Rodríguez | Ángel Zambrano |

A las 8:15 de la mañana de ayer se registró un tiroteo en Barrio Unión que hizo correr a más de un transeúnte, porque el mismo se prolongó por más de seis cuadras y culminó con dos presuntos delincuentes abatidos y tres personas heridas, entre ellos, un funcionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc) de la Subdelegación Barquisimeto.

 

Dos robos

Bien temprano salieron de sus casas dos jóvenes de 24 años, sus intenciones bien definidas, iban a delinquir. Ambos residían en el sector La Esperanza de San Jacinto, se reunieron con otros y se fueron hasta Barrio Unión.

Uno de ellos abordó un rapidito, un Ford LTD y cuando transitaban por la carrera 4 con calle 3, sacó a relucir un arma de fuego con la que amenazó al chofer de apellido Mendoza y los pasajeros para despojar de sus pertenencias. Javier González Pire (35) comenzó a forcejear con el delincuente y le dispararon en la espalda. El lesionado es técnico metalúrgico y fue auxiliado y trasladado hasta la emergencia del Hospital Central Antonio María Pineda.

Una vez que el hampón se bajó del rapidito fue “rescatado” por un vehículo. La sed de apoderarse de lo ajeno, los llevó a observar que en la carrera 4 con calle 14 de Barrio Unión, estaba parada una dama en un Toyota Corolla gris, signada con las placas KBC 72K y de inmediato Enmanuel Giovanny Corobo Soto y Jean Carlos Martínez Ochoa, ambos con pistolas en mano se bajan y despojan a la comerciante de 35 años de edad, del vehículo.

Ellos arrancaron pensando en que habían “coronado” como dicen en su argot, porque además dentro del carro se encontraba una cantidad de dinero de la señora. Martínez Ochoa se embolsilló el dinero y tomaron hacia la avenida Divina Pastora a toda velocidad para escapar.

 

Sorprendidos

Los delincuentes no se dieron cuenta que la víctima del robo había abordado otro vehículo y los seguía. En la calle 15 logra avistar a varios funcionarios del Cicpc, se trataba de una comisión del Eje Contra Homicidios, quienes luego de realizar algunos allanamientos pararon para desayunar. La mujer se baja desesperada y alerta a los sabuesos sobre el robo, quienes no dudaron en atender el llamado y al menos diez funcionarios se montaron en las unidades y comenzaron a perseguir al Corolla de la comerciante.

La persecución se generó a lo largo de tres cuadras, por toda la avenida Divina Pastora de Barrio Unión, hasta la calle 18, donde detienen el vehículo y los tripulantes del Corolla descienden del mismo con sendas pistolas en mano.

Corobo Soto portaba una pistola 9 milímetros, la cual empezó accionar en contra de los funcionarios, estos respondían de la misma forma y lograron herir al presunto delincuente. Paralelamente, Martínez Ochoa comenzó a correr para escapar y varios sabuesos corrieron tras él.

Por toda la calle 17 se desplazó el hampón, relató una de los testigos del hecho. Los proyectiles iban y venían de lado y lado.

En la carrera 2, un Inspector Agregado del Cicpc que iba camino a la Subdelegación en la Zona Industrial I, observa que sus compañeros venían tras un sujeto que portaba un arma de fuego y les llevaba al menos una cuadra de distancia, por lo que el efectivo decidió unirse a la persecución y así mismo llegaba otra funcionaria en compañía de otros dos, quienes se acercaron al escuchar el tiroteo.

Los sabuesos llegaron corriendo hasta la esquina de la calle 17 con carrera 3, allí el hombre sin bajar su arma disparaba, esa cuadra estaba llena de personas porque realizaban una cola para la compra del gas.

En uno de los disparos que efectuó Martínez Ochoa le dio a José Isrrael Zerpa (47) en el abdomen y en su pierna derecha, quien se encontraba desde temprano en la cola del gas y ya tenía su número para adquirir la bombona.

Dicha situación hizo que se intensificara el tiroteo y en lo que el Inspector agregado se acerca para neutralizar a este sujeto, le disparó hacia el rostro, ocasionándole una herida rasante por el pómulo derecho.

Martínez Ochoa cayó lesionado en esa carrera 3. Los sabuesos pensaron que había sido neutralizado, pero se levantó, nuevamente disparó y corrió hacia la carrera 4 por la calle 16 y allí fue donde volvió a caer y soltó su arma, una pistola calibre punto 45. En total fueron seis cuadras la que este delincuente corrió.

Ambos hombres fueron trasladados hasta la emergencia del Hospital Central Antonio María Pineda, así como el obrero herido, el funcionario fue llevado hasta el Seguro Social de Barrio Unión.

Los hombres fueron ingresados con signos vitales y posteriormente fallecieron.

Funcionarios del Cicpc continúan con las investigaciones porque saben que existe un tercer sujeto evadido en un vehículo.

 

Eran de la banda Los Simpsons

Los hombres abatidos son del barrio San Jacinto, ambos presentan prontuario policial. Según las fuentes policiales Corobo Soto, tiene dos registros por droga y una solicitud y Martínez Ochoa presenta tres antecedentes por droga, uno de ellos del 18 de octubre del 2011, que según la página del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en su audiencia de presentación indicó que era consumidor desde que tenía 16 años de edad.

Residentes de San Jacinto quienes conocen a ambos jóvenes aseguran que los mismos pertenecen a una banda denominada Los Simpsons, que se dedica al robo de vehículos y motos sin importar que sus víctimas fueran sus vecinos. Operaban por toda la parroquia Unión, explican quienes conocen de sus fechorías, además manifiestan que son aliados de Los Pocholos, una gran organización delictiva que se dedica al robo, extorsión y venta de droga.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios