Lo expulsan de local nocturno en Caracas por ser negro

BJV con información de El Cooperante | Foto: Archivo |

En Venezuela hay historias de historias. Cada una más sorprendente que otra. A veces la gente dice que Venezuela es el país de todo lo posible y no precisamente porque aquí sucedan todas las cosas buenas del País de las Maravillas de Alicia.

La nueva controversia que sale a la luz pública, no es política, no es cultural, no es de económica, no es de deportes (por la final de la LVBP). Tristemente tiene que ver con racismo.

Leonardo Antonio Moreno Bailey es un joven caraqueño cantante y músico. Canta en varias agrupaciones y además funge como profesor de música en un colegio privado de Caracas.

A pesar de que no quería porque sabía lo que le esperaba el jueves fue a un local nocturno en una de las zonas más elitistas de Caracas, Las Mercedes. Ya en “Sawu” un bar/lounge de la calle California entre Mucuchíes y Monterrey, fundado por un señor llamado Vladimir Morovic.

Moreno Bailey a pesar de ser un hombre de vida nocturna por su trabajo como cantante, no había pasado nunca por Sawu porque en el local no dejan entrar negros. Sin embargo acepto ir para demostrar a sus amigos que eran cierto los supuestos mitos. El joven de piel morena relató en su cuenta Facebook lo que paso y denunció el trato discriminatorio en dicho local. Aquí el texto integro de la historia.

“Anoche estaba tocando en un local de las mercedes y de ahí me fui a Sawu, en contra de mi voluntad porque sé que en ese sitio desde hace muchos años, no dejan entrar negros, el problema es que todo el mundo cree que es mentira, que es una sensación, que es una situación que uno mismo crea y así tipo los perros de César Millán, tu energía es la que causa el racismo, tú eres el culpable de que la gente sea racista, primero por ser negro y segundo porque te sientes rechazado.

Entonces fui a este local SAWU, porque este amigo mío que no me creía lo del racismo insistió, que el era más arrecho que el dueño y que ahí no me iban a rebotar, y tal y no sé que… Ok. Llegamos yyyyy??????????

Me rebotaron, él habló con dos seguridad más negros que yo, literalmente, no estoy mintiendo, y bueno entré a la mierda esa. A este amigo lo llamó su mujer y se tenía que ir, cuando salió le dijeron ‘llévate al chamo con quién pasaste, él no se puede quedar aquí’ y bueno luego de una tensa media hora, donde yo quería armar un escándalo, intenté que la seguridad me sacara por mi color de piel, quería que la gente viera eso que tanto crea ‘uno mismo’, quería hacer una vaina como Rosa Parks en los 60’s, que se rehusó a pararse de su asiento del autobús para dárselo a un blanco, porque esa era la ley, quería que el seguridad llegara y me pidiera que me saliera y yo en ese momento armar mi gran show, pero bueno, este amigo se puso muy nervioso y me dijo que no lo rayara, que no le hiciera pasar un mal rato, que me calmara y bueno…

No tengo nada que demostrarle a nadie, no soy malandro, ni hijo de un político arrecho o de un militar de alto rango, soy un pobre guevón que no puedo acabar con el racismo del mundo en un local equis y estúpido de una localidad en Caracas, por lo que le ahorré a mi amigo el mal rato y me fui en paz a mi casa. Este mensaje va para todos mis amigos rumberos, a esos que les encanta SAWU, yo siempre he cantado salsa, reggae, hip hop y Rock, voy a locales donde se escucha esa música, no me gusta el reggaeton, no me gustan las discos pachanga, voy porque soy acaba trapo y me encanta el bochinche, pero sepan que en esas mierdas de sitio no se está haciendo nada bueno, se alimenta el inculto, se destruye la idiosincrasia y enaltece las peores acciones de los humanos, el que no crea que no existe el racismo en Venezuela, mándenlo pa mi muro”.

Tal como relata Tal Cual en su versión digital, curiosamente, el portal Aporrea reseñó que en el año 2005 el entonces Instituto para la Defensa y Educación del Consumidor y del Usuario (Indecu) sancionó con cierre indefinido a la discoteca Sawu, debido a continuas denuncias de discriminación. La medida se fundamentó en el artículo 21, numeral 1, de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el cual consagra la igualdad de las personas, y la no discriminación fundadas en la raza, el sexo, el credo, la condición social o aquellas que, en general, tengan por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad, de los derechos y libertades de toda persona.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios