Guillermo García quería ser cura

La primera película de terror y suspenso en Venezuela La Casa del fin de los tiempos, ópera prima de Alejandro Hidalgo, que se estrenará el 14 de junio a nivel nacional, es protagonizada por Ruddy Rodríguez, Gonzalo Cubero, Rosmel Bustamante, Guillermo García, Héctor Mercado, Yucemar Morales con la participación especial de Alexander Da Silva y y Guillermo Londoño.

EL IMPUSLO conversó con el actor barquisimetano Guillermo García quien nos adelantó algo sobre su personaje: “Es un sacerdote que regresa después de mucho tiempo, quien se dedica a investigar fenómenos paranormales. Regresa a esta casa, que le es muy familiar por su niñez, para indagar qué pasó con algunos sucesos y personas desaparecidas. Él es el único vínculo que tiene Ruddy después de su regreso a la casa del fin de los tiempos”.

Sobre la historia comentó que es muy conmovedora y familiar, que se pasea por el suspenso, el terror y el miedo que tiene los personajes de encontrarse con el pasado. La historia fue escrita, dirigida y producida por Alejandro Hidalgo.
– ¿Ya vio la película?

– Sí, con mi mamá. En verdad Alejandro (director) no ha tenido miedo en presentar la película, ha hecho focus group para saber la receptividad del público y tener feedfack con ellos, no ha sido nada tímido en mostrarla, está abierto hacer los cambios pertinentes para mejorarla, eso es una gran ventaja.

-Es la primera película de terror en el país, ¿cómo ha sido el resultado?
– Ha sido acertado, va hacer bien recibida por la crítica. Desconocía cómo era el mercado de éste género de películas en el cine venezolano, y me sorprendí con los altos números de espectadores que les gusta, y es que Venezuela es una alta consumidora de cintas de terror y suspenso, lo desconocía. Esta historia funcionará, está bien interesante.

– ¿Qué fue lo más anecdótico de la grabación?
– El proceso de maquillaje, porque Ruddy Rodríguez tiene un personaje muy complejo, en unas escenas tiene 40 años, y en otras 80, era proceso de horas. Su trabajo es impresionante e increíble, es un personaje conmovedor y sórdido.

– Es la segunda vez que trabajo con ella, la primera vez fue en Venecia, pero ahí no tuvimos casi llamados juntos. En este caso sí, casi todos mis llamados eran con ella. Ruddy es increíble, una excelente compañera y una persona humilde; siempre es grato trabajar con personas de buena vibra y que te hagan crecer como actor.

– ¿Dónde fue la grabación?
– Se filmó en la casa de Pedro Estrada, el que fue el jefe de la Seguridad Nacional de Marcos Pérez Jiménez. La casa también es protagonista de la historia, es muy bizarra y tiene una energía muy pesada. Muchas personas decían que habían apariciones, en verdad fue interesante.

– ¿Cómo fue trabajar con Alejandro Hidalgo?
– Él tenía muy claro la película, hacia dónde tenía que ir, y así lo reflejó en la historia. Es un aficionado y un amante de este género; y aunque es una historia de terror y suspenso, conmueve, porque está relacionada con la familia.

– Como actor, ¿cómo fue el trabajo con este personaje?
– En el género del terror el actor debe estar al servicio de la historia, de lo que quieren contar. Hay un trabajo de contención más avanzando que en otros personajes, porque son ambiguos. Aunque cada proyecto es distinto, este personaje tiene sus particularidades, es muy callado y hay mucho silencio para confundir a la audiencia. Y en nombre de la iglesia hace muchas cosas, no es un cura tradicional, es poco ortodoxo y hasta fuma.

– ¿Tiene alguna referencia con los curas?
– Sí, de niño quería ser cura. Era uno de los mejores estudiantes en religión y a los 11 años me fui de retiro espiritual a Irlanda. Pero hace rato que deserté de ser cura (risas). Pero no es la primera vez que interpreto a un sacerdote.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios