Brasil: Venezuela debe explicar visita ministerial

El ministro de Relaciones Exteriores brasileño Luiz Alberto Figueiredo pidió a Venezuela explicar la visita a Brasil de uno de sus ministros en la que aparentemente firmó un acuerdo con un movimiento campesino sin notificar al gobierno anfitrión.

Para Brasil la visita del ministro estuvo fuera del protocolo diplomático, mientras que para la oposición venezolana es una muestra de los privilegios que gozan los altos funcionarios de su país al usar los recursos del Estado.

Figueiredo llamó al encargado de negocios de Venezuela en Brasil, Reinaldo Segóvia, para expresarle su descontento por las actividades del ministro del Poder Popular para las Comunas y Movimientos Sociales, Elías Jaua, en Brasil hace unos 10 días.

La oficina de Relaciones Exteriores confirmó el jueves en un correo electrónico las declaraciones del ministro al diario O Globo.

“Convoqué al encargado de negocios de Venezuela para transmitir la extrañeza del gobierno brasileño con la noticia de que el ministro Jaua llegó a Brasil sin decirnos y siguió una agenda política que incluyó la firma de un acuerdo con los movimientos sociales brasileños”, dijo Figueiredo al diario. “No es coherente con el excelente nivel de las relaciones con Venezuela”, agregó.

El embajador de Venezuela en Brasil estaba de viaje por lo que Figueiredo llamó al otro funcionario el miércoles. Aunque la ley no dicta que los ministros tienen que notificar al gobierno anfitrión las visitas al país, se considera un gesto diplomático.

Jaua fue vicepresidente y ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela. Hace dos semanas llegó a Brasil donde firmó un convenio con el Movimiento Sin Tierra, que defiende la reforma agraria en el país, para ayudar a formar comuneros. También se reunió con laboratorios médicos para hablar sobre la exportación de medicinas a Venezuela para atender la crisis de desabastecimiento que sufre su país.

En uno de los comunicados oficiales de su ministerio tras un evento en el consulado de Venezuela en Sao Paulo, se mencionó la aprobación del presidente de Venezuela para realizar el viaje.

“Este encuentro forma parte de una visita de trabajo encomendada por el presidente Nicolás Maduro con la finalidad de ‘agilizar un conjunto de trámites para el suministro de medicamentos genéricos vitales para nuestra población*”, decía el comunicado acerca de la reunión. Señaló que los convenios con el Movimiento Sin Tierra son “para fortalecer lo que es fundamental en una revolución socialista que es la formación, la conciencia y la organización del pueblo para defender lo que ha logrado”.

Un miembro de la oposición en el Congreso, Ronaldo Caiado, presentó una solicitud para convocar al canciller brasileño a una audiencia para explicar el viaje del ministro venezolano. Figueiredo confirmó que comparecerá ante la Comisión de Asuntos Exteriores el 19 de noviembre.

Miembros de la oposición en Venezuela dijeron que el viaje era una prueba de los privilegios que gozan los funcionarios del país socialista. El ex candidato presidencial Henrique Capriles cuestionó el uso personal del avión del gobierno y la necesidad de trasladar un arma al extranjero.

La oposición venezolana reclama que el viaje era personal para buscar tratamiento médico costoso para la esposa.

Sin embargo, el ministro explicó en una carta que cumplía una agenda de trabajo en Brasil, lo cual ahora pone en aprietos a su país con funcionarios brasileños, y que la esposa había enfermado casi después de arribar en Sao Paulo.

En esa ocasión pidió a su niñera que se uniera al viaje para ayudar a atender la salud de su esposa. Según Jaua, le pidió que llevara un portafolio con documentos y sacar el arma del maletín, pero que la trabajadora no lo hizo, por lo que fue detenida en el aeropuerto internacional de Sao Paulo el 25 de octubre cuanto trataba de ingresar al país.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios