Biopolímeros se colocan clandestinamente

Representantes de la Fundación No a los Biopolímeros realizaron este sábado una jornada en Barquisimeto con el propósito de evaluar la salud de unos 25 pacientes.

El doctor César Oliveros, quien apoya la campaña No a los Biopolímeros, mencionó que todas aquellas personas con el producto deben realizarse una resonancia magnética y la técnica Stir en glúteos para verificar si hay migración o no, valorar la cantidad y distribución, a fin de conocer el cuadro clínico del paciente.

“Las personas que tienen biopolímeros (BP) no deben inyectarse en los glúteos, dormir boca abajo, broncearse, darse masajes, golpes o traumatismos, utilizar un cojín permanentemente y evitar las superficies duras.

Tienen que considerar que tienen un cuerpo extraño y deben tomar medidas de prevención de por vida, las cuales no limitarán su dinámica diaria. Tomar una actitud responsable evitará dolores”.

Indicó que los biopolímeros producen un cuadro de inflamación crónica. Son cuerpos extraños y la persona tendrá una reacción inflamatoria en mayor o menor grado.

Entre los síntomas a considerar se encuentran el dolor, molestia al sentarse, cambios de coloración en los glúteos, enrojecimiento, migración a nivel lumbar, miembros inferiores, infección, salida del producto a través de la piel.

“Ante esos síntomas debe colocarse tratamiento médico, si falla, el paciente iría a cirugía”.

Oliveros aclaró que si bien la inmensa mayoría de las personas con biopolímeros está bien, tarde o temprano puede producirse una reacción. Por lo general reaccionan a los cuatro años, pero ha habido casos de pacientes que reaccionan a los BP luego de 20 años.

“Lo ideal es tomar las medidas de prevención para que no se presenten esos cuadros de dolor e inflamación”.

El cirujano plástico advirtió que la sustancia, prohibida por el Ministerio para la Salud en 2012, sigue entrando por contrabando y colocándose clandestinamente.

“El Ministerio para la Salud maneja que 11 mil personas se inyectaron BP durante el boom, pero sabemos que esa cifra se eleva diez veces más. En el país debe haber unas 6.000 mujeres con BP en cara, glúteos, piernas, manos.

En el caso del hombre, en su miembro y pectorales. Esto es una epidemia, peor que las prótesis PIP”. El producto puede ser retirado pero no completamente. En glúteos, 60%.

“Tenemos más de 500 pacientes operados y 85% de pacientes que han mejorado su calidad de vida”.

Testimonio

La señora Maglia Moreno contó que se inyectó hace ocho años 250 cc de BP en cada glúteo. A los dos días del procedimiento no pudo trabajar.

“Desde allí comenzó mi calvario. Duré un año con una infección; los glúteos me explotaron. Me fui hasta Caracas, me indicó un cirujano que eso no tenía cura y debía tomar esteroides de por vida. Tome esteroides por tres años y medio.

A través de una amiga supe de esta fundación. Cuando el doctor Oliveros evaluó mi caso me dijo que era de operación. Tengo tres años de la primera intervención y un año de la segunda, luego de eso mi vida cambió y mejoró”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios