Caimanes causan pánico en balneario

Carlos Eduardo López F. | Fotos: CEL |

A raíz de la construcción de un balneario en las cercanías de San Felipe y el dragado del río Yaracuy, ejecutado por la gobernación del vecino estado, las playas de golfo Triste, de Palmasola a Boca de Aroa, se encuentran afectadas por la presencia de numerosos caimanes de la costa (cocodylus acutus).

Los concurridos balnearios de la zona se encuentran desolados. Lugares predilectos de familias de Valencia, Barquisimeto y estados vecinos para disfrutar de un día de playa, hasta hace poco atiborrados de bañistas, se encuentran vacíos, pues la inusual presencia de decenas de agresivos caimanes corrió a los turistas de las populares costas.

Lugareños reportan lesionados graves y la muerte de animales domésticos por el desastre ecológico ocasionado por el dragado del río Yaracuy con payloder, que afectaron el hábitat natural del caimán y ahora debe refugiarse en la costa. Aparte que el movimiento de tierra convirtió las aguas cristalinas del río Yaracuy en un lodazal.

Aún cuando su presencia histórica ha sido reportada en los ríos que fluyen al litoral costero del estado Falcón, nunca se había observado tal  número de especies rondando los balnearios, como se puede ver actualmente, creando graves daños a la ecología, el turismo y la economía de la zona.

El caimán de la costa se encuentra señalado en el Libro rojo de la fauna en Venezuela, como especie en peligro de extinción, pasó a ser parte de la dieta de los pescadores, que ven en el animal acorralado por la inconsciencia, un suculento paliativo en época de escasez y objeto de rechazo, puesto que desoló sus precarias fuentes de ingresos.

Las fotografías se tomaron el día sábado 30 de julio a la 1:00 p.m. en la desembocadura del río Yaracuy y muestra un caimán atrapado en una de las redes que los pescadores arrojan en afán de pesca y terminó enredando a una hembra preñada.

La situación viene siendo denunciada por medios impresos del estado Falcón, de hace meses, sin que hasta la fecha las autoridades se pronuncien.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios