Aragua saca provecho de ataque tempranero

Foto: Archivo |

Los Tigres de Aragua le hicieron severo daño al lanzador Matt Tomshaw en los primeros episodios del compromiso y se valieron del ataque tempranero para fabricar una diferencia sólida que los llevó a una victoria por 4-1 ante los Caribes de Anzoátegui, en el primero de una serie de dos desafíos programados para disputarse en el estadio José Pérez Colmenares de la llamada ciudad jardín.

La novena aragüeña anotó todas su carreras en el trío de capítulos iniciales, sin tener piedad con un Tomshaw que anduvo franco con sus lanzamientos y fue presa fácil de sus oponentes. El abridor de la tribu permitió siete indiscutibles y toleró cuatro rayitas en una gris actuación de apenas dos entradas y dos tercios, que elevó su efectividad a 3.89.

El grandeliga Ramón Flores se erigió como el principal enemigo de Tomshaw, al producirle dos de las cuatro anotaciones que cayeron en su estadística, en una noche dentro la cual Aragua despachó diez inatrapables.

Mientras Tomshaw salió expulsado de la lomita bien temprano, el zurdo Alex Torres tejió un buen trabajo para la tropa de Eduardo Pérez, aunque perdió la brújula en el quinto episodio y se marchó sin tener opciones para amarrar la victoria. Su línea cerró con cuatro capítulos y un tercio, cuatro hits permitidos y una rayita admitida, desempeño que incluyó cinco abanicados.

Un sencillo de Balbino Fuenmayor que llevó al plato a Niko Goodrum decretó la salida de Torres y vino desde el bullpen Daniel Hurtado para apagar el fuego y mantener a los felinos en ventaja, al obligar a Tomás Telis a batear para doble play y de esa manera matar el rally.

Aragua hilvanó la carrera de la quiniela en su primera oportunidad ofensiva, cuando, después de dos outs, Carlos Tocci, Renato Núñez y Ramón Flores ligaron sencillos corridos, el del último de los citados para propiciar el 1-0.

La tropa rayada le dio respiro a Tomsahw en el segundo acto, pero una entrada más tarde volvió a conectarle con fuerza para sacarlo del juego. Flores, una vez, fue preponderante con un sencillo que fletó una carrera, pero el batazo grande del inning llegó cortesía del cubano Dariel Álvarez con un tubey que remolcó dos y estiró la diferencia a 4-0, suficiente para sellar el triunfo, cuarto de manera consecutiva.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios