En Barrio Adentro no quisieron atender a hombre herido

Karina Peraza Rodríguez / Fotos: Ángel Zambrano |

Eran las 9 de la mañana de ayer cuando sonaron cuatro disparos que alertaron a los residentes del barrio Los Luises, seguido de ello dos detonaciones más y unos gritos que solicitaban ayuda.

Las personas comenzaron a salir de sus casas y vieron a un joven recostado a una pared, quien pedía que no lo dejaran morir.

De inmediato lo cargaron y lo trasladaron hasta el Barrio Adentro que está a tan solo media cuadra y las estudiantes de medicina que eran las que estaban en ese momento, cerraron la puerta del consultorio, con la excusa que no tenían insumos.

Personas de la comunidad quienes no quisieron identificarse  explicaron que se molestaron y hasta pidieron que atendieran al joven, mientras llegaba una ambulancia o se conseguía cómo trasladarlo, pero estos hicieron caso omiso y en vez de preocuparse por salvar al ser humano,   discutían sobre política.

Uno de los vecinos trató de hacer un torniquete en la pierna izquierda para detener la hemorragia que presentaba el joven. La víctima aguantó tan solo unos minutos pues uno de los cuatro disparos que tenía en sus piernas, penetró la vena femoral.

El cuerpo del joven quedó tendido en el callejón 10 entre calles 13 y 14 de Los Luises.

Sobre el hecho, se comentaba entre los residentes de la zona que supuestamente el joven estaría atracando y no andaba solo, sus acompañantes al ver que fue baleado, corrieron y lo dejaron.

Independientemente de lo que estaba haciendo el joven,  las personas del Barrio Adentro debieron prestarle los primeros auxilios,  insistía la gente de la parroquia Unión al ver su cuerpo tirado en el suelo.

 

Se vino de Caracas

Al poco rato, una persona pasó por el lugar y lo reconoció avisando a sus familiares.

Desesperada y sin poderlo creer llegó una jovencita quien al ver al hoy occiso tendido en el pavimento, dio  gritos desgarradores, no podía creer que a su tío lo habían matado.

La víctima fatal fue identificada como Ronny Williams Rodríguez Durán, de 28 años de edad, residenciado en la calle Alí Primera de El Trompillo.

La sobrina se lanzó sobre el cuerpo, le sobaba su rostro y le reprochaba lo inventor que era. “Tú inventabas, era por tu hijo, yo te dije que te iba ayudar tío” eran algunos de los lamentos que daba la joven a la vez que le gritaba que se había venido de tan lejos para que le hicieran eso. Es que según relató otra de sus sobrinas, Rodríguez Durán estaba viviendo en Caracas donde había conseguido trabajo como escolta y hace cinco meses se vino para Barquisimeto con su hijo de dos años de edad. Él se lo había quitado a su madre porque supuestamente era una mala mujer.

“Ese niño era la luz de sus ojos y a nosotros nos trataba muy bien”, destacó la joven a la vez que dejaba correr las lágrimas por sus mejillas.

Explicó que desde que llegó a Barquisimeto, había consignadopapeles en varias empresas de vigilancia,  pero no había recibido respuesta. No tenía suerte con los trabajos.

Supo que salió de la casa entre 5 a 6 de la mañana y nadie sintió cuando lo hizo.

La jovencita indicó que el fallecido era uno de los mayores de cinco hermanos.  Se escuchó decir entre los familiares de Rodríguez Durán, que no era la primera vez que vivían una situación similar. Otro tío de las jovencitas también fue asesinado y hasta la fecha, el crimen está impune.

Funcionarios del Eje de Homicidios fueron hasta el lugar de los hechos e hicieron la inspección en donde fue atacada la víctima fatal. A sus oídos también llegó la información de que Rodríguez Durán estaría cometiendo algún acto delictivo por la zona, pero no hubo víctima alguna que se pronunciase al respecto, por lo que no descartan móvil alguno.

Según fuentes policiales la víctima fatal estaba bajo régimen de presentación, pues el pasado mes de octubre del 2015 fue detenido por una comisión de la Policía del estado Lara, por la avenida principal de El Trompillo con un arma de fuego tipo chopo.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios