ESPECIAL La piedad de la Coromoto cobija a sus hijos

Marlyn Silva | Héctor Andrés Segura |

Con una tímida lluvia Nuestra Señora de Coromoto recibió a los centenares de fieles que acudieron a su encuentro, ayer, como gesto de gratitud por haber bendecido Guanare cuando se presentó ante el cacique Coromoto encomendándole el bautizo como tarea.

El templo erigido en su honor hace más de dos décadas albergó a los fieles movidos desde distintos puntos de Portuguesa y otras regiones del interior del país para presenciar la misa solemne por los 364 años de la aparición de la Virgen, coronada  posteriormente como patrona de Venezuela. El acto litúrgico lo presidió el obispo de Guanare José de la Trinidad Valero y el obispo de Acarigua, Juan Carlos Bravo, en compañía del clero de ambas diócesis.

De cara al altar ocupado por las autoridades  eclesiásticas,  estuvo la ministra de la cartera de turismo, Marleny de Cabello, quien solo ofreció breves declaraciones ante  los medios estatales, el  gobernador de Portuguesa, Reinaldo Castañeda, quien  se apoyó en la paz y la unión como petición en la fecha especial para los católicos y los guanareños, y el  alcalde de Guanare, Rafael Calles.

 

Transformación

Como Jesucristo sustituyó por su gracia  divina el agua por vino en las bodas de Caná, invitó Bravo durante la homilía a transformar los corazones, a cambiar “el agua contaminada con los pecados  en agua nueva de amor y misericordia”.

“Es nuestro reto como Iglesia que nuestros corazones aguados se transformen”, recordó  a los fieles  que de pie, sentados en los bancos y  en el suelo atendían a la reflexión.

Acrecentar la fe e imitar los pasos de Jesús resumieron la oración final del obispo: “Pidamos a María de Coromoto, que estuvo presente en las bodas de Caná y que les pidió  ‘hagan  lo que él les diga’, que también nos lo recuerde a nosotros. Pidamos que esa fe debe complementarse en el amor y la entrega hacia el hermano”.

 

La devoción

La unión y la paz entre los venezolanos fueron los sustantivos comunes entre los fieles que acudieron a la eucaristía central. La necesidad de superar nubarrones se manifestó en cada  rostro consultado.

Más allá de la súplica colectiva, los creyentes también llegaron a los pies del altar  para agradecerle a la patrona de los venezolanos por la inmensidad de su gracia. Georgina Sangronis, por ejemplo, cambió su perspectiva sobre la fe cuando gracias a  la intercesión de la Virgen de Coromoto pudo superar un Accidente Cerebrovascular. Desde ese momento vio convertir la tradición en una devoción sincera.

Desde Guanarito se trasladó al templo Esperanza Molina para agradecer a la Coromoto, una vez más, haber  escuchado  sus oraciones por la sanación de dos nietos. Uno quedó inmóvil desde la cintura hacia abajo y otro fue herido gravemente por una moto. A ambos los encomendó a la imagen maternal y se sanaron.

Las dificultades para caminar  de los dos hijos de José  Terán fueron entregadas a las manos de la patrona.  Desde niño  se reconoce creyente de la Virgen, pero vio manifestar su acción piadosa con el desarrollo normal de sus  pequeños.

Como a ellos, el manto de la Virgen  arropa con bendiciones a cántaros, como se convirtió la lluvia inicial de ayer, a todos  quienes coparon las instalaciones del santuario  para conmemorar más de trescientos años de aquel  hecho histórico para los guanareños y, tras su proclamación como madre de la patria, para todos los venezolanos.

 

Adaptan la historia para niños

Ayer, al final de la  misa  la escritora barquisimetana  Rosario Coromoto Anzola presentó  el libro “Nuestra Señora de Coromoto”,  un texto sobre la historia de la aparición de la Virgen adaptado para niños.

Anzola, con 30 libros de su autoría, la mayoría de temática  infantil, escribió  el  material por  sugerencia de las hermanas trapenses del monasterio Nuestra Señora de Coromoto de Humocaro Bajo.

Aceptada la propuesta,  se basó en los datos del historiador Hermano Nectario María para hacer el relato de modo compresible  y útil para educar a la población infantil  acerca de la historia de la  patrona de los venezolanos.

 

Prosigue la celebración mariana

El sábado 10 de septiembre, se inserta dentro de la programación por los 364 años de la aparición, la celebración de los 95 años de la Legión de María.

Al día siguiente, se concluye con  la coronación de la Virgen en la parroquia Campo de la Coronación, donde se conmemorarán los 64 años de proclamación de la Coromoto como patrona de Venezuela.

Ese mismo día, en San  José de Tostós, estado Trujillo, las tribus indígenas cospes recuerdan la aparición de la Coromoto  y unos 800 indios de cuatro tribus dedican sus danzas  a esta advocación como forma de gratitud por haber bendecido esa tierra.

 

Julio Pulido

“Yo desearía  que  salgamos de esta situación  que estamos viviendo hoy en día y que pudiéramos  tener el privilegio de unirnos unos a otros porque prácticamente siento que nos estamos destruyendo  como seres humanos y no lo deberíamos hacer. Yo le pediría a Dios todopoderoso que sigamos adelante y que cada día nos sintamos orgullos de ser venezolanos y que  vivamos en unión”.

 

Ledys Romero

“A la Virgen le pido mucha paz, unión para Venezuela, para que nos una nuevamente, para que tengamos mucha salud, nos dé prosperidad y, sobretodo, mucho amor, que lo necesitamos. Pero amor verdadero, de corazón. No es enseñar la imagen, sino que de verdad cuando digan ‘soy católico’ sea de corazón”.

 

Douglas del Rosario

“Tenemos esta promesa de aproximadamente ocho o nueve años. Entre nosotros mismos pagamos un bus para venir acá a bailarle a ella. De hecho se nos hizo como una tradición de venir todos los 8 de septiembre a pagar la promesa de la Virgen de Coromoto y a pedirle por la paz del mundo y la paz de Venezuela”.

 

Allender Hernández

“Aquí pedimos por Venezuela, por las familias venezolanas, por los agricultores de Venezuela y especialmente por los profesionales de Venezuela y pedimos que reine el amor, el cariño, el respeto y la cercanía con el evangelio”

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios