Estudiantes rechazaron visita del Sundde a la UFT

María Fernanda Peñalver | Archivo |

UFTUNIVERIDAD FERMIN TOROBARQUISIMETOFACHADAFOTO: EDICKSON DURÁN12/12/2011

Razones políticas y no económicas ameritaron una rebaja del incremento que realizó la Universidad Fermín Toro (UFT) en  relación al pago de las cuotas de las diferentes carreras que oferta dicha casa de estudio.

“El día viernes llegaron en la mañana a la sede de la Chucho Briceño y permanecieron hasta la noche solicitando documentos que fueron entregados como correspondía, pero aún así amenazaron con colocar una multa de 50 mil unidades tributarias (UT)”, expresó Frewill Rangel, dirigente estudiantil de la UFT.

Señaló que las autoridades estarían presentes para declarar al respecto, pero acudieron a Caracas para realizar la denuncia en contra del organismo debido a que aparentemente la Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (Sundde) actuó de manera indebida.

“Ellos no daban razón alguna para la inspección, de hecho acudieron sin documento alguno que los autorizara. Dijeron que recibieron una denuncia anónima por teléfono pero no dieron dato al respecto”.

Rangel acompañado de Juan Guerra y Yeferson Guédez expresaron apoyo al aumento que realizó la institución en las tarifas. “La UFT es una de las una de las universidades más económicas del país y al dialogar con las autoridades nos comprometimos a aceptar el monto si ellos asumían la responsabilidad de mejorar las condiciones de la universidad”, dijeron.

A través de asambleas, tanto los directivos como los mismos estudiantes han dado a conocer la situación por la que se está pasando, asimismo dieron a conocer que los funcionarios amenazaron con que la cantidad de la multa podría aumentar a 75 mil UT, esto por aparentemente no haber notificado que se haría el incremento.

“Se estaría hablando de unos 8 millones de bolívares si se pagan las 50 mil UT. Cancelar ese monto cerraría las puertas de la universidad y dejaría a 11 mil estudiantes desamparados”, aseveró Rangel.

Quienes expusieron el caso enfatizaron en conocer que no es fácil la inflación que se vive en el país y que la misma afecta tanto a los jóvenes que deben pagar las cuotas como a los trabajadores de la UFT que podrían quedarse sin empleo o que no recibirían un pago justo, pues si se mantienen con los costos del 2015 la casa de estudio no se daría abasto.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios