FOTOS: La familia es un centro de amor

Lorena Quintanilla Muñoz / Fotos: Stiven Valecillos |

El abrazo en familia se celebró este domingo en las diferentes iglesias de la ciudad y bajo cinco importantes temas: Yo creo en la familia, Distintos para construir juntos la familia y el país, La belleza del matrimonio y la familia, Una iglesia en salida y El abrazo en familia, la ocasión propicia para fortalecer la realidad familiar.

En la Catedral de Barquisimeto se efectuó un rosario a las 7:30 de la mañana y luego la misa, la cual tuvo como organizadores a los representantes de la Pastoral Familiar.

Asimismo, en la iglesia San José, en el centro de Barquisimeto, los feligreses asistieron a las diversas eucaristías en homenaje al valor que tiene la familia en la sociedad. Numerosas familias se acercaron como cada domingo a escuchar la homilía, que en esta ocasión giró en torno a la familia.

Recientemente, monseñor Antonio José López Castillo, ofreció desde la arquidiócesis el mensaje que trae consigo esta celebración en su edición 2016, la cual como siempre, es impulsada por la Conferencia Episcopal Venezolana. Esta es la campaña Nº 26 del abrazo en familia.

El mensaje que se escuchó durante la jornada dominical tuvo relación con el amor y el núcleo familiar, donde nos sentimos queridos, amados y aceptados como somos.

Debemos creer en la familia porque allí se construye una buena educación para los hijos, quienes son el futuro de la sociedad. (Yo creo en la familia).

Bajo la segunda premisa, Distintos para construir juntos la familia y el país, es valioso considerar que podemos estar unidos y pensar diferente. Para esta dimensión de familia es punto de honor el respeto. En tanto al matrimonio se conoció que la dificultad de la pareja para estar juntos, como esposos o familia, lleva a romper los lazos con mayor frecuencia y rapidez y los hijos son los primeros en sufrir las consecuencias. Cuando la familia se rompe los que más sufren son los hijos. La familia es un centro de amor, lo que le da una belleza especial al matrimonio, los que se casan se santifican el uno con el otro ante Dios. El amor se debe poner más en las obras que en las palabras. Respecto a la Iglesia en salida se destaca que la iglesia va en busca de los apartados porque hay muchos jóvenes, niños, parejas y familias alejadas, por lo cual hay que salir a buscarlas para fortalecerlas. La iglesia debe llegar a todos sin excepción.

Finalmente, el abrazo en familia es motivo para fortalecer el hogar. El abrazo es sinónimo de cariño, afecto, comprensión, perdón y entendimiento.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios