FOTOS: Promesas de fervor para la Pastora de Almas

María Fernanda Peñalver | Fotos: Ricardo Marapacuto / Luis Salazar |

Para los creyentes es sumamente especial tener a la Divina Pastora tan cerca, es por eso que buscan la oportunidad de expresar su gratitud y cumplir las promesas luego de los milagros realizados. Este año no fue la excepción y los fervientes se volcaron a las calles para no fallar a la Virgen.

La cantidad de personas con sus trajes de Pastora y Nazarenos son los más representativos entre la feligresía. Sin embargo cada año aumentan las muestras de fe.

Yorvi Pérez asistió con sus dos hijos a la procesión, desde hace ocho años, cuando su primogénito nació, realizó su promesa de caminar descalzo y vestido de Nazareno. La razón fue que el pequeño sufrió un paro respiratorio y rogó a la Santa Virgen por su recuperación y así fue; posteriormente, al nacimiento de su hija menor renovó su promesa, pues esta sufrió de tosferina.

Hoy en día, ambos son niños sanos y desde el 2014 forma parte de su tradición caminarla. El mayor de sus hijos, a pesar de ser un infante, solicitó la intercesión de la Madre de Dios para que su mamá se salvara luego de un accidente que la mantuvo 19 meses en coma; y aunque no recibió ese milagro, continúa caminándola y agradeciéndole por las bendiciones que le ha concedido.

Testimonios de este tipo se encuentran durante todo el trayecto de la Procesión, porque para los padres, sus hijos son sus tesoro más preciados. Para Ronald Torrealba fue un milagro de la Divina Pastora que su niño sobreviviera al nacer con apenas 6 meses de gestación y pesando 800 gramos.

“Hice la promesa de caminarla durante 10 años descalzo, ya este es el último y mi hijo me acompaña”, dice Torrealba, quien realiza la procesión agradeciendo con un gran cartel. “Cuando nació no me daban esperanzas de vida pero como es la madre de Dios tuve mucha fe”.

No solo hay quienes acuden con alguna particularidad para dar cumplimiento a sus promesas, otros lo hacen por simple agradecimiento. Salud, estabilidad, bienestar, por la familia; entre otros deseos. Pero la realidad del país ha llevado a otros a pedir por sus familiares en el exterior, como lo fue Nohelia Romero, cuyo hijo se fue del país. “Me visto de Nazareno para que me lo cuide y también le pido que proteja la país y no permita que se siga yendo gente por la situación”.

Protegida de fe

Este año la Divina Pastora contó con 3000 brazos que la arroparon y mantuvieron a salvo durante todo su recorrido. Quienes formaron parte de este “Acompañamiento de Fe” expresaron sus sentimientos al estar tan cerca de la santa patrona.

“Es una satisfacción muy grande ser parte de esto”, aseguró uno de los miembros de la Pastoral Juvenil. Hay quienes llevan años conformando el cordón y consideran que esto es una unión de fe y esperanza, así lo indicó Gaudier Alejos.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios