Países apuestan a relanzar Movimiento de No Alineados

AP/Foto: AP |

Con la presencia de ocho mandatarios se instaló este sábado en la isla de Margarita una cumbre del Movimiento de Países No Alineados en la que se aspira relanzar el grupo y promover la iniciativa venezolana para la fijación de un precio petrolero justo.

El mandatario venezolano Nicolás Maduro asumió este sábado la presidencia pro témpore del movimiento, que integran 120 países en desarrollo, de manos de su par iraní, Hasan Rohani. Venezuela tendrá la presidencia hasta el 2019.

“Esta cumbre se está desarrollando en una circunstancia en que la paz en todas las dimensiones del mundo entero está en riesgo y en amenaza”, afirmó Rohani en un discurso que ofreció poco antes de entregar la presidencia del movimiento que asumió Irán en el 2012.

El gobernante se quejó de la situación de conflicto que enfrenta Siria, y dijo, a través de un intérprete,  que los países que están financiando al terrorismo en Siria están contribuyendo a exportar ese fenómeno a otros países. Rohani también abogó por Palestina e indicó que “los desafíos actuales no tienen que dejarnos lejos del asunto de Palestina… el pueblo palestino todavía tiene el derecho de tener un territorio libre”.

El presidente iraní llamó a proseguir el fortalecimiento del movimiento, y dijo que sus potencialidades dependerán de la solidaridad entre los miembros y el incremento de la eficiencia.

Por su parte, Maduro dijo, al presentar los alcances de lo que será la Declaración de Margarita, que se buscará acelerar los procesos de transformación del sistema de Naciones Unidas para lograr “su verdadera democratización”,  y la ampliación del Consejo de Seguridad para permitir el ingreso de las potencias emergentes del Sur.

En la declaración también se planteará “retomar las banderas del nuevo orden económico internacional” para fortalecer las alianzas con el grupo de los BRICS, que integran Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, y con los bloques regionales, precisó el gobernante.

Maduro propuso la creación de una secretaría del Sur como mecanismo de coordinación del movimiento con el G77 más China,  y de un Banco del Sur para lograr financiamientos para los países en desarrollo.

Los gobernantes Raúl Castro de Cuba, Rafael Correa de Ecuador, Evo Morales de Bolivia, Robert Mugabe  de Zimbabue, Rafael Sánchez Cerén de El Salvador y Mahmud Abás de Palestina, también participan en el evento que se desarrollará por dos días y en el que se discutirá un documento central de 907 párrafos que contempla temas relacionados con la paz, la soberanía y la seguridad para el desarrollo.

La anterior cumbre del movimiento que se realizó en agosto del 2012 en Irán contó con 29 jefes de estado o de gobierno, y la asistencia del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon.

El ministro de Petróleo de Venezuela, Eulogio Del Pino, adelantó la víspera que se aprovechará el encuentro para seguir impulsando un consenso entre los productores de crudo y lograr un precio del petróleo justo. El fuerte deterioro que han sufrido en los últimos meses los precios petroleros ha golpeado de manera importante la economía venezolana, que está sumida en una severa recesión que se estima que podría alcanzar este año 10%.

Venezuela asume la presidencia del movimiento, que tiene más de cinco décadas, en medio de un complejo contexto por la severa crisis económica y las tensiones políticas que se han agitado a raíz de la iniciativa que promueve la coalición opositora para realizar este año un referendo revocatorio de mandato de Maduro.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios