Tardaron en operarla por falta de anestesia

KPR | Foto: Iván Piña |

Yamileth Carolina Martínez Rodríguez (18), estuvo recluida en el Hospital Central durante cinco días, a causa de una puñalada que recibió en su abdomen al resistirse a un robo. La jovencita aunque tenía toda una vida por delante, falleció.

Según relató una prima que no quiso identificarse, la joven iba caminando por La Mata junto a una prima de 14 años de edad y un sujeto en una bicicleta las interceptó para despojarlas de sus pertenencias. La joven peleó con el delincuente y éste le asestó una puñalada.

La muchacha caminó herida y al cabo de unos minutos se sintió un poco débil, fue cuando cayó. Fue auxiliada y trasladada a la emergencia del Hospital Central Antonio María Pineda.

Según manifestaron los familiares les pidieron todo los insumos para intervenir a la joven, incluyendo la anestesia, que no se localizó. 40.000 bolívares costaba en Badan, mientras que “bachaqueada” podía llegar a los 100.000 bolívares.

La familia no contaba con los recursos, pidieron prestado a algunos conocidos y obtuvieron el kit de cirugía, pero faltaba la anestesia. Un señor que también tenía un paciente en el principal centro asistencial compartió su anestesia y fue así como el sábado pudieron subir a la muchacha a pabellón.

Cuando fue operada se presentaron muchas complicaciones: por el tiempo que estuvo en espera se contaminó. Con el pasar de los días se fue poniendo delicada. Se indicó que el lunes se pasaría a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), pero alrededor de las 11:00 de la noche del lunes falleció.

La víctima residía en Tarabana, Colinas del Sur, en Cabudare, municipio Palavecino. Ella había paralizado sus estudios para cuidar a su pequeño hijo de un año.

La investigación por el crimen la llevan los funcionarios del Eje Contra Homicidios del Cicpc.

Mueren en accidentes

En hechos distintos fallecieron dos personas en accidentes de tránsito.

A las 6:00 de la mañana de ayer en la avenida Florencio Jiménez, kilómetro 13, fue arrollado el señor Alfredo Antonio Gil (43).

Residía en la vía a Cuara, municipio Jiménez, se ganaba la vida como vigilante y llegaba a su trabajo cuando fue arrollado por un vehículo, cuyo conductor se dio a la fuga.

En otro hecho falleció un adolescente de 16 años, tras caer de una moto, en la avenida Los Horcones, al oeste de la ciudad.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios