En lugar de optimizar el servicio eléctrico en Venezuela, el gobierno socialista ha hecho muy poco para lograrlo. Desinversión hacia este sector y colocación en puestos laborales de afectos al gobierno así no tengan pericia en la materia, es el resultado actual de los apagones en hogares de diversos estados del país, ahora con mayor frecuencia.

Como si ello no fuera suficiente, a estas inesperadas fallas se le suma un nuevo problema,  bajones de energía, los mismos que ocasionan daños muchas veces irreversibles a los artefactos electrodomésticos, hoy prácticamente imposibles de reparar por el costo que implica la mano de obra y los repuestos que requieren para su arreglo. Comprarlos es un sueño ante la hiperinflación que según economistas estudiosos de la economía venezolana se registra en el país desde hace cuatro meses.

Electricidad deja en tinieblas

Argumentos de la estatal Corpoelec han sobrado para explicar el porqué de los apagones, desde incursión de iguanas y rabipelados en los tendidos eléctricos, sabotajes del hampa común hasta el fenómeno El Niño, pero no se ha desbordado en proponer soluciones al problema que se viene acentuado desde 2010.

Sin cronograma y a oscuras

Larenses siguen afectados con apagones, esta vez no programados.

El sobresalto está latente en la región porque las interrupciones de energía se presentan en cualquier momento, sin previo anuncio de Corpoelec.

La población espera que en esta oportunidad no se repita la misma situación de  abril, mayo, junio y julio de 2016, cuando la empresa estableció  en 19 estados del país un cronograma de apagones diarios durante esos tres meses, del 24 de abril a principios de julio, que denominó plan de administración de carga.

Cabe recordar que durante la administración de carga, de abril a julio, los sectores quedaban sin luz por cuatro horas diarias divididos en bloques, inclusive de madrugada, y las familias tomaban las previsiones del caso al saber el momento de cada corte.

Sin embargo, a la fecha las fallas han sido constantes y sorpresivas, aunque tampoco los venezolanos desean volver a la triste calamidad del plan de administración de carga.

Datos reveladores

A continuación se presenta la recopilación que se desprende de un informe elaborado por Transparencia Venezuela, luego que analizó la Memoria y Cuenta 2015 del citado ministerio, que presentó el ministro Luis Motta Domínguez, correspondiente al período del 1° de enero al 31 de diciembre de 2015.

También fueron revisadas las fichas técnicas de los proyectos llevados a cabo por el ministerio y sus entes adscritos, haciendo énfasis en los proyectos de la Corporación Nacional de Electricidad (Corpoelec), a objeto de verificar el cumplimiento de la información presentada en comparación a los objetivos establecidos.

Una de las irregularidades encontradas expuestas en el informe es la carencia de información explicativa sobre el uso dado a los recursos financieros que no fueron ejecutados en su totalidad, hecho ocurrido en el 100% de los 17 proyectos que el ministerio tuvo asignados para el año 2015.

El presupuesto aprobado en el 2015 al ministerio para que ejecutara esos 17 proyectos fue de Bs. 41.386.055, de los cuales solo Bs. 11.511.374.953 correspondieron a la asignación por vía Ley de Presupuesto, recibiendo en total 8 autorizaciones de créditos adicionales.

Pese a dicho recursos, dos proyectos tuvieron un avance físico de 0,00%, tratándose de la Implementación de Sistemas y Optimización de los activos de información del ministerio, y el proyecto de Modernización de los Despachos de Carga a Nivel Nacional.

Pero hay más. Entre los vacíos de información exigidos por el instructivo de evaluación destacan en la memoria que las actividades de control sobre los entes adscritos es incompleta, y en particular en cuanto a los entes adscritos bajo la figura de órganos desconcentrados Centro Nacional de Despacho (CND) y Fondo para la Energía Eléctrica de los que no hay ninguna información de actividades de control ejercidas por el ministerio.

Dentro de las líneas de acción del ministerio no indica concretamente las metas planteadas para el año 2015, solo incluye los objetivos y competencias del ministerio.

En la cuenta no hay información de las políticas sectoriales, ni del Plan Operativo Anual. No aparece el correspondiente análisis de las metas y objetivos alcanzados. Tampoco hay notas explicativas de cada estado financiero, información que es necesaria para detallar, ampliar o definir claramente el contenido de las cuentas. No hay una explicación de los posibles incumplimientos en todos los proyectos del ministerio y sus entes adscritos.

La revisión en cuanto a la forma de presentación de la Memoria y Cuenta del ministerio dio como resultado una ponderación de 38% de incumplimiento con la norma de presentación.

La Memoria y Cuenta no explica las razones del incumplimiento de las metas fijadas en los proyectos, como es el caso del proyecto de Modernización de los Despachos de Carga a Nivel Nacional, que a pesar de haber ejecutado 6,71% de los recursos, tuvo un avance físico de 0,00%.

No responden por daños

La Memoria y Cuenta enumera las 13 competencias que recaen directamente en Corpolec, pero no hay ninguna información que explique el cumplimiento de dos de sus responsabilidades como lo son: compensar a los usuarios los daños causados como consecuencia de fallas en la prestación del servicio eléctrico, tal como lo establece la Ley Orgánica del Servicio Eléctrico; y suspender el servicio eléctrico, previo aviso, en caso de interrupciones programadas y en caso de peligro o riesgo inminente.

Corpoelec contó con más recursos

Corpoelec como ente adscrito al referido ministerrio contó con más recursos en 2015, con un presupuesto de gastos de Bs. 122.744.116.034.

La corporación tuvo 32 proyectos para 2015 según el presupuesto publicado en la Gaceta Oficial extraordinaria número 6.164.

Sin embargo, en la Memoria y Cuenta hay información de 34 proyectos, ya que se sumaron dos más, a saber, la construcción de la Central Hidroeléctrica Fabricio Ojeda (La Vueltosa) y la Expansión y Adecuación de la Infraestructura de Transmisión y Distribución Región Sur Occidente, que no estaban contemplados en el presupuesto de gastos aprobado.

No obstante, de los 34 proyectos no se tiene información de 18, entre estos destacan: Expandir la infraestructura de generación termoeléctrica de la región central, beneficiarios afectados 30.587.736, avance físico de la obra 0,00%. El objetivo de este proyecto era instalar nuevas unidades generadoras de energía termoeléctrica en la región central, pero hubo una inconsistencia: la Memoria y Cuenta no explica porqué si hubo una ejecución financiera de Bs. 2.105.079.248 (63,22%), la obra tuvo un avance físico de 0,00% en 2015; Construcción de la Central Hidroeléctrica Tocoma (2013-2018), afectados 30.017.064, avance 39,29%. El objetivo de esta obra es cubrir el déficit en la demanda de energía eléctrica en el país. Su inconsistencia, de acuerdo a la Memoria y Cuenta no explica cómo es que luego de haberse gastado Bs. 9.371.574.348, es decir 58,99%, el avance físico de la obra fue de 39,29%.

Planta Termozulia III (2014-2017), para llevar energía termoeléctrica para el Occidente del país, no obstante, se reconoce el incumplimiento de la acción de inspeccionar las obras civiles electromecánicas, teniendo como meta 200 horas de inspección, efectuando ninguna.

Proyectos que no arrancan pero elevan su presupuesto

A pesar de contar con presupuestos aprobados se detectaron una serie de proyectos que no ejecutaron ni un solo bolívar en 2015.

Al cotejarse los proyectos con la memoria de 2014 se muestra que la fecha de culminación de la obra se ha venido alterando y en algunos casos los costos de la obra han venido creciendo.

Entre estos están: Expansión de los Valles del Tuy, que permitiría ampliar la capacidad de transmisión en las subestaciones: San Carlos II 400/115 kV y Chivacoa. Su costo inicial fue de Bs. 992.799.001 y sin construirse se elevó a Bs 2.664.207.000.

Suministro e instalación de cable sublacustre a 400 kV en el Lago de Maracaibo, para sustituir líneas aéreascruce del lago por cables sublacustres; obra que tampoco se termina, pero se elevó de Bs.1.762.633.460 a Bs.2.520.000.000.

Asimismo, entre los proyectos de Corpoelec con menos recursos, pero iguales metas se encuentra, la Rehabilitación de las unidades 1 a 6 de la Casa de Máquinas 1 de la Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, en el Guri, con avance financiero en 2014 de 56,27% (Bs. 10.308.194.463) y en el 2015 este aporte financiero se redujo a 23,89% (Bs. Bs. 1.310.430.000). El avance físico de la obra al 2015 fue de apenas el 3,00%.

Gobierno financia electricidad a Cuba

El Fondo para la Energía Eléctrica a pesar de ser creado como un órgano desconcentrado sin personalidad jurídica, con autonomía funcional y capacidad de gestión financiera, administrativa, operativa, presupuestaria, según Gaceta Oficial N° 6.174 Extraordinario del 20 de febrero de 2015, no rindió cuentas en el informe de Memoria y Cuenta del MPPEE.

No hay información del total de recursos que administró el fondo y al revisar los ingresos que por ley debería tener el fondo, se logra determinar que al menos contó en diciembre de 2015 con Bs. 194.432.000, pero este dinero es únicamente proveniente del 0,1% de la facturación mensual por el servicio eléctrico, y no por aportes del Gobierno.

Lo expuesto es de utilidad para contextualizar y comprender los problemas energéticos presentados en el país en la actualidad.

Ante todas estas inconsistencias se recomienda a la Asamblea Nacional exigir la explicación del Ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez como responsable de las políticas y acciones que ejecuta o deja de ejecutar el Ministerio, y más aún si se tiene en cuenta la crisis en materia energética que afronta el país y que ha vendió derivándose en un constante racionamiento eléctrico.

Lo peor de esta tragedia, según la página 301 de la Memoria y Cuenta del Ministerio del Poder Popular para la Economía y Finanzas, es que el Bandes destinó $ 6.000.000 para el sistema eléctrico de Cuba.

Sobre los proyectos

Se trata de proyectos que beneficiarían a un número importante de personas. Pese a contar con los recursos aprobados, la Memoria y Cuenta asegura que el incumplimiento de las metas es notable.

Expandir la infraestructura de generación termoeléctrica de la región central, Construcción de la Central Hidroeléctrica Tocoma; Transmitir Energía Eléctrica, Planta Termozulia III y Expandir Infraestructura de Generación Termoeléctrica en el Oriente del país.

Otros proyectos de Corpoelec con adelantos financieros, pero con 0,00% de avance físico: Consolidación de los Sistemas de Transmisión en las Regiones Occidental y Oriental y Mejoras en las Redes de Distribución a Nivel Nacional, Expandir Infraestructura de Generación Alternativa, Expandir Infraestructura de Generación Termoeléctrica Región Central y Expandir Infraestructura de Generación Termoeléctrica Región Occidente, entre otros.

En total Corpolec gastó Bs. 4.917.450.516 en 10 proyectos que dieron como resultado al cierre del año 2015 un avance físico de 0,00%.

Faltaron correctivos a tiempo

El experto en sistemas eléctricos del estado Bolívar, Daniel Castillo, en una anterior entrevista indicó que se repite la misma historia de años atrás porque no se tomaron los correctivos para evitar una posible paralización del Guri. Actualmente, el embalse está casi dos metros de que toque la zona de colapso.

Recordó que actualmente los venezolanos están ante dos grandes problemas. La capacidad de generación eléctrica disponible va en vías de ser insuficiente, y si llegara a paralizarse el Guri, el parque termoeléctrico tiene una indisponibilidad del 60% (apenas unos 6.000 Mw). El problema no ha sido la falta de recursos, sino la ausencia de planes de mantenimiento, denunció.

Comentarios

Comentarios