Cinco años atrás los pasillos de las universidades se encontraban repletos de jóvenes, muchos de los cuales reían, charlaban y sobre todo, contaban sus sueños. En su mayoría, los jóvens mostraban su alegría, y confiaban esperanzados vivir en un mundo que les permitieran mejorar su calidad de vida.

En ese ambiente de camaradería, se desbordaba el futuro de cada uno de ellos, mientras predecían lo que iba a ser de sus vidas si lograban coronar el esfuerzo, la disciplina y el trabajo.

Sin embargo, con el correr de los días, los pasillos de la universidad comenzaron a quedar solos. Las risas de los muchachos ya no se escuchaban y la soledad copaba todos los espacios del campus.

Era imposible ver las aulas de esa manera, es decir, sin profesores y sin estudiantes. La mayoría de los alumnos había desertado y los pocos que andaban por los pasillos lo hacían para despedirse de aquel recinto que fue por mucho tiempo su segundo hogar.

Resulta difícil alcanzar lo que siempre se ha deseado, y si bien debemos perseverar en todo lo que aspiramos en el transcurso de nuestras vidas, pero desafortunadamente la realidad a veces golpea sin misericordia, aun cuando se hace todo lo posible por alcanzar las metas.

La deserción universitaria es un reflejo de la crisis que vive el país en la actualidad

En ese sentido, los estudiantes venezolanos realizan grandes esfuerzos para continuar sus cursos universitarios, muchos de ellos tienen la opción del horario nocturno, pero en los últimos tiempos se han reducido esas posibilidades, debido a la inseguridad y la grave crisis de transporte. La matrícula es hoy muy baja por lo cual las autoridades rectorales han preferido cerrar las secciones o trabajar de forma virtual.

Todos los problemas mencionados y otros que forman parte de la rutina estudiantil han conspirado contra todos los esfuerzos del proceso de crecimiento de cada estudiante universitario, por lo cual un buen número de cursantes se ha visto en la imperiosa necesidad de interrumpir abruptamente la posibilidad de convertirse en un profesional. Más aún cuando muchos de ellos han tenido que enfrentarse a una gigantesca crisis económica que parece no tener fin.

La universidad pública está en crisis

La principal universidad de Lara se mantiene en crisis

Carlos Meléndez, profesor y director de la Licenciatura en Desarrollo Humano de la Facultad de Humanidades de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA), señala que en la crisis por la cual atraviesa el sector universitario se trata de identificar los factores internos y externos de la deserción estudiantil; entre ellos el transporte público y la escasez de alimentos.

“Los estudiantes se quejan de no poder comer en sus casas, entre otras carencias que desmejoran notablemente su calidad de vida, además desde el 2014 muchos han migrado tras perder las expectativas de un mejor futuro en su nación”, comenta Meléndez.

El panorama venezolano no brinda oportunidades para mejorar el bienestar de vida, razón por la que la coordinación de Licenciatura en Desarrollo Humano de la UCLA, ha experimentado una deserción del 60 % de estudiantes y un 12 % de docentes especialistas en el área, quienes en oportunidades son reemplazados con profesores jubilados de otras instituciones.

Es un lujo ser estudiante universitario en Venezuela

Del mismo modo, las universidades siguen siendo el espacio idóneo donde no te castigan por pensar distinto, pero las necesidades básicas dentro de los recintos crean un ambiente desfavorable.

“El servicio de transporte no está en funcionamiento, en el comedor sirven yuca con ensalada o una papa sola, la infraestructura de las sedes cada día está en deterioro, en la sede postgrado de la UCLA los baños no sirven, la bomba de agua está averiada, la oficina de la dirección no tienen aire acondicionado y el techo está deteriorado”, declara el profesor Carlos Meléndez.

Además agradece a todo el personal quien se ha mantenido, “los que estamos aquí hacemos el esfuerzo de detener el derrumbe, el sentimiento nos mantiene aquí, queremos construir una universidad que no castigue por pensar diferente, pero ciertamente el ejecutivo está en contra de las universidades, quiere anularlas y nos asfixian con el presupuesto”.

Lo expresado por el profesor de la UCLA es reflejo de otras instituciones. Yonathan Álvarez, estudiante de la Universidad Politécnica Territorial de Lara Andrés Eloy Blanco (Uptaeb), actualmente cursa el primer semestre de de Licenciatura en Deportes, comentó que “no hemos tenido clase desde el 21 de marzo hasta el día de hoy, las razones cada día son distintas, en oportunidades los profesores nos avisan que no van, otras veces es por las fallas del suministro de agua. Nuestro futuro es incierto en este país y cada día me desmotivo más”.

Universidad privada en colapso

La Unexpo tampoco escapa de la realidad país

Esta situación no es contraria para las universidades privadas, que también sufren la crisis de deserción y aún en números más alarmantes, debido a los precios de la unidad de crédito.

“Los muchachos no pueden comprar las guías, no tienen internet porque le robaron los cables, tengo una sección con 15 estudiantes y apenas asisten 7, la educación universitaria ha sido grandemente afectada por la situación que atraviesa el país, vemos como los muchachos vienen a clase con sacrificio, apostando a un mejor futuro, sin embargo ese futuro cada día se encuentra más distante. La situación que vivimos aquí, no es fácil, por lo que he decidido apenas termine el trimestre, a desempeñar mi profesión fuera del país”, comenta una profesora de la Facultad de Humanidades de la Universidad Yacambú quien prefirió no ser identificada.

Jorge Batalla, arquitecto, actualmente imparte sus conocimientos en el Instituto Universitario de Tecnología Industrial Rodolfo Loero Arismendi (IUTIRLA), UCLA e Instituto Universitario de Tecnología Antonio José de Sucre, asegura “que la docencia ya no me permite vivir dignamente, la remuneración que recibo de los tres institutos no me alcanza para adquirir un kilo de queso blanco, además vivo en el este de la ciudad y camino para llegar a la universidades, mis colegas se han ido por lo que la directiva ha comenzado a contratar técnicos superiores universitarios, para la preparación de licenciados”.

El talento docente ha decido emigrar hacia mejores oportunidades de vida

¿La universidad va a desaparecer?

La universidades son una las instituciones con mayor credibilidad en Venezuela. Los jóvenes no han dejado creer en ellas, aunque las estadísticas muestren como día a día aumenta la deserción, aun muchos continúan apostando por la educación universitaria, los venezolanos profesionales tiene merito en exterior por ser trabajadores e innovadores.

“La universidad no va a desaparecer, mientras este gobierno con la política educativa errada, las universidades públicas y privadas estarán al borde del barranco, si este gobierno cambia, las universidades también lo harán”, expreso el sociólogo Carlos Meléndez.

No existen cifras oficiales

En el país no hay información sobre la tasa de abandono temprano o deserción en el sistema de educación superior por parte del Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología.

Las universidades tampoco han presentado pública y periódicamente la situación de sus respectivas matrículas. Sin embargo, el fenómeno puede ser visto a simple vista al entrar a una institución universitaria a cualquier hora del día.

Deserción universitaria se agrava: Estudiantes de la UCLA con el estómago vacío

Comentarios

Comentarios