Conindustria: Fiscalizaciones de la Sundde conducen al cierre de comercios

Juan B. Salas | Foto: Archivo |

Las fiscalizaciones que continúa haciendo la Superintendencia de Precios Justos (Sundde), desestimula la oferta porque son muchos los comercios que cierran y esto al final del día, a quienes perjudica es a los consumidores, asegura el presidente de la Confederación de Industriales de Venezuela (Conindustria), Juan Pablo Olalquiaga.

Destaca que los comerciantes prefieren bajar la santamaría, con lo que se disminuye la oferta, antes de exponerse a sanciones de la Superintendencia, que los llevan a una violenta descapitalización, porque los obligan a vender las mercancías en forma ilegal y arbitraria, sin revisar siquiera cuáles han sido los costos de reposición de estos productos.

Asegura que cuando se tiene una emisión de dinero inorgánico, que creció en 14,2% en la última semana, recordando que la mayoría de los países regulan la economía, en función del tamaño de la masa monetaria, la cual no varía a menos que se produzca un crecimiento importante en el Producto Interno Bruto, pero en Venezuela el PIB ha tenido una disminución de – 16% en el PIB este año, esto indican que hay una economía 16% más pequeña, pero simultáneamente hay un 828% más de masa monetaria, es decir que hay mucho más dinero con menos transacciones, donde cada transacción vale más dinero, y esto es inflación.

-Cuando se producen estas fiscalizaciones, se disminuye la cantidad de oferentes, tienes menos ofertas aún de la que ya tenías, con la misma masa monetaria, alimentando la inflación, esto es como pretender apagar un incendio echándole gasolina, señala Olalquiaga.

Por otra parte, advierte que el cierre de los comercios tiene un impacto en la industria manufacturera, porque en la medida en que los negocios cierran, las industrias se van quedando sin clientes y al final se ven obligadas a disminuir la producción.
-Así que estamos en presencia de un círculo de destrucción acelerado del aparato productivo nacional, afirma.

Destaca que en la medida en que el Gobierno continúa importando productos terminados, favoreciendo a las economías y a los trabajadores de otros países, está enviando un mensaje un muy claro: no le interesa la producción nacional, tampoco los puestos de trabajo para los venezolanos.

-Estoy convencido que buena parte de los dólares que Venezuela produce, como consecuencia de la renta petrolera, están allí, pero me pregunto ¿el resto de los recursos dónde está? Si Venezuela no está siendo respetuosa del pago de su deuda y está utilizando una parte del ingreso en traer productos terminados, cuando estos se podrían fabricar en el país, ¿dónde está el resto del dinero? Que hace falta para reactivar la economía, y estoy seguro que con una buena administración, los fondos existentes en este momento, producto de las exportaciones, aun cuando han disminuido en términos de volumen, el precio del barril de petróleo de 54 dólares, es un precio extraordinario en términos históricos, y esto produce cantidad de dinero suficiente, como para que el país estuviera en condiciones normales, así que no se trata de un problema de falta de ingresos, sino de mala administración, administración de la economía irresponsable e improvisada- señaló el presidente de Conindustria.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios