#ESPECIAL Divina Pastora, embajadora de la paz por Venezuela

Lorena Quintanilla Muñoz | Fotos: Stiven Valecillos |
DIVINA PASTORA. 08/06/2017 FOTO: STIVEN VALECILLOS

La Divina Pastora efectuará el próximo jueves 15 de junio una peregrinación extraordinaria a la que toda la feligresía está llamada a participar.

Esta iniciativa que ha tenido la Arquidiócesis de Barquisimeto surge del propio clamor de la ciudadanía ante los acontecimientos que ocurren en el país desde hace dos meses.

A algunos sorprendió esta nueva visita de la Pastora de Almas por tanto apenas hace dos meses regresó al Santuario de Santa Rosa de Lima. Otros, agradecen haber sido escuchados. Urge que la Madre interceda por la paz de Venezuela ante el clima de violencia, muerte y crisis humanitaria que ha ensombrecido al país.

Esta será la segunda vez que la Virgen salga en peregrinación fuera del tradicional 14 de enero. La primera ocasión se produjo en 2001 cuando se efectuó una procesión por la vida ante la discusión en el seno del parlamento de la Ley del Aborto.

Ahora, la Divina Pastora, que este año cumplió con la peregrinación 161, saldrá a las calles de Barquisimeto para cobijar y cubrir con su manto a su rebaño. Hoy más que nunca la oración se hace necesaria.

Es así que la Arquidiócesis de Barquisimeto ha convocado Una oración por Venezuela con el fin de que el poder de Dios espante la maldad que ha oscurecido al país.

Monseñor Antonio López Castillo, impulsado por la petición de numerosos sacerdotes y laicos, confiando en la maternal intercesión de la Santísima Virgen, invita a fieles y devotos de todo el pueblo de Dios a unirse a esta jornada de oración y adoración eucarística.
Por la justicia, la caridad, la verdad, la paz y la liberación del país, la imagen de la Divina Pastora saldrá al encuentro del pueblo de Barquisimeto para orar como familia en la fe por Venezuela.

La ruta

El jueves 15 de junio, a las 9:00 de la mañana, la imagen saldrá desde la parroquia San Antonio María Claret en un recorrido colmado de oración hasta llegar a la Santa Iglesia Catedral y por ser jueves eucarístico y sacerdotal, unirse en oración al Santísimo Sacramento del Altar, junto al clero de Barquisimeto.

María, nuestra madre, está al pie de la cruz de Jesús hoy, así como en el calvario hoy sigue presente por tantos hermanos que sufren siendo víctimas de la injusticia, hambre, pobreza, miedo, angustia, odio, división, mal y muerte.

Que María, así como en tiempos de Macario Yépez, de quien se conmemora el 16 de junio 161 años de su muerte, escuche las súplicas y el clamor de un pueblo.

La invitación es a caminar juntos en esta visita especial de la Madre de Jesús, la segunda en la historia, y así clamar su intercesión por Venezuela.

Es un acto de fe

En una rueda de prensa el pasado 8 de junio representantes de la Iglesia dieron a conocer los detalles que rodearán a este acto de fe.

El padre Jesús Ramírez, señaló que así como Venezuela experimentó la peste del cólera ahora padece la peste del hambre, la injusticia, violencia y sufrimiento. “Esta acción es para interceder, pedir y orar”.

Es muy importante, dijo, no descontextualizar la información. El movimiento católico venezolano que tiene su voz en sus pastores, obispos y pastorales, así como la voz del pueblo católico y mariano larense, está ganado a esta iniciativa.

Indicó que lamentablemente en Venezuela la división lo ha afectado todo, incluso a la familia.

“El llamado de la Iglesia es a unirnos en una sola voz por la justicia y por la paz. La Iglesia condena el pecado pero no al pecador. Hay sectores donde el pecado es sumamente grave; condenamos el pecado y la violencia que está en los corazones. Nosotros condenamos la cizaña”.

Agregó que si algo logra la Virgen es unir a todo un pueblo sin importar color, raza o ideología política.

“El acento tenemos que ponerlo allí. María es reconciliadora de los pueblos. Estamos llamando a orar a todo el país, a todos los fieles, a todos los venezolanos. No es un momento de colores, es el momento de Venezuela”.

Relató que cuando una persona se acerca a su parroquia con hambre no le muestra un carnet, tampoco dice de dónde viene o de quién es, solo dice que tiene hambre.

“La caridad no tiene color, la verdad no tiene color, la libertad no tiene color. Somos hermanos y María como madre, nos une a todos”.

Las motivaciones

El padre Jesús Genaro Pérez ‘Chulalo’, habló acerca de las motivaciones que originaron esta peregrinación.

Explicó que la idea surgió de la zona pastoral Virgen de Coromoto que agrupa a varias iglesias del sector noreste de Barquisimeto.

“La idea es elevar una oración por Venezuela.

La virgen María en su advocación a la Divina Pastora es significativa para nosotros, quienes somos parte de la iglesia católica conocemos el significado de su intercesión. Sacarla en procesión era un anhelo de la gente y como pastores nos corresponde tomar el pulso de las necesidades de la ciudadanía”.

Apuntó que sentir la protección de la madre en estos momentos de crisis de pobreza, hambre y violencia es sumamente importante.

Pérez añadió que cada 14 de enero la imagen sale en honor a ella, pero las motivaciones que hoy sacan a la Virgen tienen que ver con la situación que estos últimos días vive el país, las cuales se han recrudecido, casi como una segunda peste.

“Ahora hay una peste que es mucho peor, es la peste del pecado, que hace daño en los corazones y está diezmando a la población. La motivación es el cese de la violencia, de la represión, de los asesinatos que nos están diezmando”.

Pérez subrayó que la Conferencia Episcopal Venezolana reconoce que estamos en una situación sumamente grave.

“El papa Francisco en la actualidad ya no está hablando de diálogo, asoma la posibilidad de una negociación, que es muy distinto. Esto no es un acto político partidista, no queremos que se lleven banderas políticas ni pedimos que, en caso de una tarima, se monte algún político”.

Recorrido

Jesús Alejos, párroco de la iglesia Santa Faustina Kowalska, destacó que esta procesión extraordinaria con la imagen de la Pastora de Almas, partirá desde la iglesia San Antonio María Claret (plaza Macario Yépez) luego se enrumbará por la avenida Morán con avenida Venezuela hasta la Santa Iglesia Catedral donde se efectuará una predicación mariana y una adoración y bendición con el santísimo sacramento.

Es jueves eucarístico y sacerdotal, se conmemora el Corpus Christi. El acto se realizará en la plazoleta de la Catedral porque se espera el acompañamiento de un gran número de personas.

¿Qué llevar a la procesión?

Alejos, destacó que este acto no es político, es una manifestación de fe, del pueblo de Dios que va de la mano de María en su advocación a la Pastora.

“Los devotos deben llevar franela blanca y banderines blancos para pedir por la paz y banderas de Venezuela. Les pedimos a las personas no llevar consignas políticas ni banderas de partidos. Es un acto meramente religioso, que merece todo el respeto”.

Como ocurre cada 14 de enero, en esta oportunidad también estará la Cofradía de la Divina Pastora, los celadores encargados de custodiar la imagen y los diferentes movimientos que hacen vida en la Arquidiócesis de Barquisimeto.

Alabanzas y glorias

Asimismo, el padre Elvy Marcella, párroco de la iglesia Claret, puntualizó que el miércoles 14 de junio, a las 7:00 de la noche, la Divina Pastora llegará a la Claret en el Pastora Móvil.

Varias actividades se desarrollarán en el sitio para rendirle homenaje a la Virgen. Los grupos de las parroquias elevarán cantos y alabanzas. Esta actividad se prolongará hasta las 9:00 de la noche.

“Desde el miércoles estaremos en la Claret. El jueves 15, a partir de las 6:00 de la mañana, iniciarán las actividades propias de la Iglesia. Coros de diferentes capillas estarán presentes, así como grupos pastorales”.

Se han organizado momentos de oración y momentos marianos así como la participación de niños.

Esto será antes de la salida de la Virgen para que la feligresía se llene de la paz de Dios, fraternidad y reconciliación.

La verdad, dijo el sacerdote, es que hoy en día pasamos por momentos muy difíciles, que son palpables porque hay una clara violación a los derechos humanos, incremento en los niveles de violencia, sencillamente, no estamos viviendo en paz, la cual merecemos todos los venezolanos.

Mencionó que esta realidad dice que hace falta Dios. Nos mueve la espiritualidad que caracteriza a los cristianos católicos frente a la muerte.

“María viene este jueves 15 de parte de Dios a recordarnos que mientras hagamos presente a Jesucristo en Venezuela comenzará a florecer la vida. Si estamos atravesando por todo esto es porque hace falta Dios. Hagamos presente a Jesús para hablar el mismo idioma por encima de las diferencias”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios