La escasez de unidades de transporte público en el estado Lara es cada vez más evidente. La crisis se ha agudizado cada día puesto que se ha recudido el número de unidades que prestan el servicio debido a la escasez y el elevado costo de repuestos.

Tal situación condujo al gobierno de Lara a implementar un “Plan de Emergencia”, utilizando convoyes militares y demás vehículos de seguridad del Estado para trasladar a los pasajeros a sus lugares de trabajo y estudios en la entidad.

Miguel Rodríguez, habitante del sector El Cují, cuenta que desde el lunes resulta un caos trasladarse de un punto a otro en la región.

“Trabajo en un frigorífico en la zona este de la ciudad, en la avenida Lara, y para no faltar al trabajado he tenido que viajar en convoyes militares”, señaló.

Rodríguez se refiere al “Plan de Emergencia”, implementado por el gobierno de Lara como  medida de contingencia para intentar hacer frente a la crisis de transporte.

Han sido dispuestos 11 unidades militares y 4 camiones de la Policía de Lara (Polilara).

Avenida Florencio Jiménez, a las 10:30 de la mañana

El plan consiste en el traslado de pasajeros en unidades militares gratuitamente, donde se realizaran tres viajes 6:30 a.m. de la mañana por día y tres a las 6:30 p.m. , las rutas matutinas saldrán de los sectores foráneos a el centro de la ciudad, mientras que las salidas vespertinas en viceversa.

Usuarios cuestionan la medida

Se pudo constatar que este tipo de unidades militares son escasas para el gran flujo de pasajeros que todavía se ve en las paradas. Además, a los usuarios les resulta difícil abordarlas, sobre todo a las personas de la tercera edad o con discapacidad.

Expresan que esta medida de las rutas socialistas para solventar la crisis de transporte no son actas para personas, “prefiero caminar, que usarlas”, manifestó Ana Daniela Pérez, una de las personas que se encontraba haciendo la cola en la Avenida Hernán Garmendia con destino al sector Indio Manaure.

Aseguran que estos vehículos, no son la solución a la crisis que atraviesa el estado Lara con el transporte público. “No fueron diseñados para prestar este servicio, el hecho de no saber cómo montarme ni bajarme de manera segura, me da pánico”, comentó Yargelis Galindo.

Avenida Hernán Garmendia, a las 11:30 de la mañana

Por otra parte, Ángel Rangel y Luis Guerra, sí han usados estas rutas por estricta necesidad, por la falta de efectivo ya que este servicio es gratuito.

Ángel dijo que, “este gobierno está jugando con la necesidad de los venezolanos, queriendo solucionar la falta de transporte con estos rutas, que nos cargan como unos presos”.

“No estoy dispuesto a montar a mi hijo a esos camiones, no me garantiza su seguridad, a veces no lo llevo al colegio porque no tengo efectivo”,  señaló Henderson Altuve sobre la situación de su hijo al no poder ir al colegio por la falta de rutas.

María Mujica, residente del sector El tostado, denunció que el plan ha sido rebasado debido a que los pasajeros son ubicados de pie en las unidades militares, hacinados en la mayoría de los casos.

“Esos camiones no se dan abasto. Montan a los que quepan en todas las paradas; conforme se bajan unos, suben a otros, no hay límite, el orden solo se guarda en las colas, vamos apretados y nos golpeamos cada vez que el chófer frena”, señaló.

Mujica cuestionó la medida, pues a su juicio lejos de solucionar el problema ha generado otros.

Nueva tarifa

Del mismo modo, se pudo conocer que transportistas han comenzado a cobrar el pasaje en Bs. 20.000, los usuarios se quejan por la falta de efectivo ya que no pueden cancelar Bs 10.000 menos aún el doble de la tarifa.

“Ya nosotros no sabemos ni que tarifa cobrar, un pasaje urbano se debe ubicar en 100 bolívares, el gobierno deben compensar la tarifa”, expreso Peroza.

Comentarios

Comentarios