FOTOS: Normalizado servicio de transporte colectivo urbano en Lara

Hugo J. Boscán | Fotos: Iván Piña |

Luego de una reunión entre la gobernadora Carmen Meléndez y la directiva del Sindicato Automotor de Lara, en la que no estuvo ningún representante de las alcaldías de Iribarren y Palavecino, en horas de la tarde del jueves comenzó a restablecerse el servicio de transporte en ambos municipios, lo que ocurrirá totalmente este viernes, con las deficiencias originadas por falta de insumos para las unidades.

Durante más de tres horas, la mandataria regional estuvo reunida con los directivos del organismo transportista, encabezado por su secretario general, Giovanni Peroza, lográndose el acuerdo que permite la normalización del servicio, suspendido desde el lunes.

“Aquí quien sufre es el pueblo de a pie, el que necesita el servicio, el de la clase obrera, media y trabajadora, que requiere trasladarse a su lugar de trabajo y luego a su vivienda y por ello queremos buscar acuerdos que favorezcan, tanto al usuario como al transportista”, indicó la mandataria.

“Los choferes y transportistas necesitan trabajar para llevar el sustento a sus hogares; vamos a buscar todos los medios necesarios, inclusive con financiamiento, para que puedan tener sus vehículos al día y prestar un servicio de calidad al pueblo larense”, afirmó.

Peroza, por su parte, agradeció el haberlos recibido e informó que ella fue designada responsable de la Misión Transporte en Lara, a través de la cual prometió buscar solución al problema de la falta de insumos que padecen.

Dijo que les había prometido llevar sus planteamientos a la Presidencia de la República y buscar solución a las deficiencias, en primer lugar, de inmediato, de aceite, cauchos y baterías y luego las de repuestos para las unidades Yutong y Encava, inactivas varias por esa causa, y los créditos para repotenciarlas.

El domingo se realizará una reunión entre las partes, en la que el sindicato presentará un informe detallado sobre las necesidades del sector que requieren atención inmediata.

A la una y media de la tarde, en consejo consultivo del sindicato, Giovanni Peroza informó al gremio los resultados de la reunión y se acordó la reanudación del servicio, manteniéndose la tarifa de mil bolívares, aunque con ella no cubren los gastos de mantenimiento.

Testimonios

Edicksar Pérez, Ruta 13: “Tenemos que rodar con chivas”

Esta es una de las rutas con mayor cantidad de unidades urbanas, aunque últimamente la misma ha disminuido considerablemente a causa de diversos factores, principalmente por la escasez y precios de los insumos.

El secretario de organización de la ruta informó que tienen 190 unidades afiliadas, de las cuales, actualmente sólo están operativas 37 y diariamente son desincorporadas otras.

“El problema de la falta y los precios del aceite es otro de los problemas surgidos últimamente y el cual consideramos muy grave porque un carro no puede funcionar si no se le echa aceite cuando lo requiere”, dijo.

Además, agregó, está el de los precios de los repuestos. Un juego de anillos para reparar un motor está en 7 millones de bolívares, que no hacemos con las tarifas actuales”, señaló.

Manuel Vaglio, Ruta 15: “Grave lo del precio del aceite”

Para el presidente de la ruta 15, lo que está ocurriendo con los precios del aceite para motores es muy grave y más aún el hecho de que ningún organismo investiga esas inexplicables alzas.

Puso como ejemplo que el litro del lubricante sale de PDVSA a 1.500 bolívares y ellos tienen que comprarlo hasta a más de un millón, lo que no es justo.

“Aquí tiene que haber una mano pelúa que impone esos precios, igual que los de los cauchos, que están incomprables”, indicó.

Informó el dirigente transportista que la Ruta 15 tiene afiliadas 150 unidades, de las cuales sólo están operando 80, aunque no todos los días porque siempre les falta algo.

Para Vaglio, ese es, actualmente, uno de los problemas más graves que están padeciendo los transportistas, “que debe resolverse cuanto antes para que podamos seguir prestando el servicio a la colectividad”.

Miguel Mora: “Los rapiditos de capa caída”

La línea de rapiditos de la Asociación de Conductores Cardonal-Tamaca, presta sus servicios al norte de Barquisimeto, a duras penas, porque también tiene problemas para el mantenimiento de sus carros.

Mora explica que comenzaron con más de 31 vehículos y en la actualidad sólo disponen de 7 porque el resto de dueños tuvo que desistir.

“Estamos de capa caída por falta de aceite y baterías, además de los cauchos, que no se consiguen”, señaló.

Reveló que algunos dueños se han visto en la necesidad de adquirir aceite quemado para cubrir las fallas en los motores, porque el nuevo, de pipa, les cuesta un millón de bolívares y el envasado millón 200, o más.

“El aceite quemado nos lo venden en 80 y 90 mil”, enfatizó.

Jorge Cordero, línea Tintorero: “Los del campo estamos peor”

Los rapiditos de la Sociedad Civil Línea Tintorero están a punto de desaparecer ante las dificultades para mantener operativos sus carritos y camionetas VAN que la conforman.

Cordero informa que eran 30 socios de los cuales apenas quedan cinco en servicio porque lo que generan por pasajes de los usuarios no les alcanza para mantener operativos los carros.

Pone como ejemplo que un caucho rin 15 está costando hasta 15 millones de bolívares, o sea que para reponer los cuatro necesitarían 60 millones.

¿Cuantos días tendríamos que trabajar para reunir esa cantidad?, se preguntó, mientras expresaba que es necesario que el gobierno tome en cuenta el servicio que ellos prestan a la colectividad y que ellos son padres de familia que necesitan conseguir los recursos indispensables para llevar los alimentos a sus hogares, lo que es más dificil en el interior del estado, en el campo.

Rafael Suárez, línea Tilca: “Nosotros queremos trabajar”

Tilca es una de las empresas de transporte de pasajeros más emblemáticas y antiguas del estado Lara, y también están con frontando problemas sus socios por la falta de elementos indispensables para que sus unidades puedan seguir circulando.

Su presidente recuerda que los autobuses de la Tilca están circulando por las carreteras larenses desde hace más de 60 años.

Hasta hace poco estaban operativas 43, pero en la actualidad solamente quedan unas 18, temiéndose siga incrementándose la cifra negativamente.

Para Suárez, uno de los problemas actuales es la falta de gasoil, porque, “a veces pasamos hasta dos días esperando llegue para circular, así como tampoco conseguimos aceite, que, de paso, debemos cambiarlo periódicamente y cada paila nos cuesta 15 millones de bolívares, cuando podemos conseguirlo. Nosotros queremos trabajar, pero necesitamos apoyo del gobierno”.

Pedro Rodríguez, Ruta 11: “Lo importante no son las tarifas”

Para el directivo de la cooperativa que cubre la ruta Barquisimeto-Cabudare y viceversa, en los actuales momentos no es tan importante la fijación de nuevas tarifas como la dotación de suficientes repuestos, aceite y otros insumos necesarios para que la flota continúe en actividad.

Actualmente, las tarifas son de 1.500 en el centro de Cabudare y 2.500 entre las dos ciudades, en unidades nuevas, Yutong, aunque hay transportistas no afiliados al Sindicato Automotor que mantienen unas superiores.

También la Ruta 11 tiene problemas para prestar el servicio pues de 120 unidades afiliadas sólo quedan unas 40, de allí la necesidad de que el gobierno facilite a los transportistas la adquisición de los insumos necesarios para que sus socios puedan seguir prestando el servicio con tarifas adaptadas a los recursos de los usuarios.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios