La desnutrición es el verdadero legado de la revolución

Juan Carlos Salas | Foto: Karen Paradas |
[email protected]

La organización Cáritas de Venezuela, tiene un sistema de detección de niños desnutridos en cuatro estados del país, el resultado de las encuesta es devastador, 52 por ciento de los niños analizados sufren desnutrición y al menos un 9 por ciento corre el riesgo de perder el tesoro más preciado que es la vida.

Así lo manifestó Susana Rafalli, experta en seguridad alimentaria y nutrición de la referida organización católica, quien alertó que Venezuela está a un paso de entrar en un estado de “hambruna”.

“Estamos midiendo niños desnutridos y poniéndolos bajo protección desde septiembre y analizando los datos de riesgo que tienen, y encontramos que tienen algún tipo de desnutrición el 52 por ciento de los niños, de estos los más graves, los que tienen la desnutrición más severa con riesgo de morir son el 9 por ciento, esto en cualquier país hubiera generado ya una alarma, la Organización Mundial de la Salud habría encendido la alarma en un 10 por ciento, nosotros estamos a un punto porcentual de esto, viendo toda la zona en conjunto”, explicó.

En este sentido, advierte que hay estados donde ya rebasó la situación de alarma y existe una situación bastante crítica como los son los estados Vargas y Zulia.

“No solamente la cantidad de niños con desnutrición es mucha, sino que ahí se están presentando cuadros de desnutrición severa que son los que tienen un alto riesgo de morir”, puntualizó.

Precisó que aunque están realizando mediciones con niños hasta los 5 años, el mayor grupo de desnutrición se está dando en el grupo etario que va desde el primer día de nacidos hasta los dos años.

“Esto es muy grave porque ese es el período de los primeros días de vida en los que se desarrolla toda la capacidad cognitiva del niño, pero lo más grave es que aún el quince por ciento de los niños que encontramos con desnutrición son menores de seis meses, es decir, esa cifra revela no sólo la desnutrición de ese niño, sino un embarazo con hambre, lo que es aún más inadmisible, son muchos venezolanos que ya nacieron con el futuro hipotecado y realmente no escogieron esto”, lamentó.

Es alarmante

Asimismo comentó que una muestra de cuatro estados bastó para alarmar a Cáritas, debido a que los estudios indican que la situación no es reciente y se viene agravando con el pasar de los años.

“La desnutrición no se mide por el peso, hay niños que hemos encontrado con mucha delgadez, pero lo que estamos encontrando también son niños bajitos de talla baja, para que un niño deje de crecer se necesitan de dos a cinco años, entonces estamos con la evidencia en la mano para decir que esta no es una crisis nueva derivada del fenómeno del Niño o en los últimos seis meses, esto lo pudiéramos definir desde el punto de vista humanitario como una crisis de instalación lenta y eso es lo que lo vuelve un poco más inadmisible, porque todos los sectores de la sociedad estamos desde hace años diciendo que esto no está bien, por qué había que esperar un deterioro irreversible de la niñez para tomar medidas”, dijo.

Finalmente Rafalli indicó que Cáritas presentó el informe en todas las entidades de protección del Gobierno y en organismo internacionales en busca de ayuda.

“Lo que necesitamos es ayuda, Cáritas está con un músculo mínimo para llegar a tanta necesidad y necesitamos es ideas; necesitamos que nos dejen trabajar, necesitamos que nos faciliten la distribución de alimentos en todo el territorio nacional, necesitamos un poco más de flexibilidad para hacerle llegar los alimentos a los niños que los necesitan”, concluyó.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios