Larenses están perdiendo masa muscular

José Manuel Zaá | Fotos: Daniel Arrieta |

Se ha vuelto cotidiano encontrarse con algunas personas que han adelgazado drásticamente en los últimos meses, pero no lo han hecho precisamente tras someterse a un régimen dietético guiado por un experto en la materia, sino debido a la malnutrición que ha provocado la crisis alimentaria en Venezuela.

Así lo ha confirmado la coordinadora del programa Vida Sana, Yaneth Barboza, quien aseguró a EL IMPULSO que, durante su visita a las comunidades de la región, ha percibido que gran parte de los larenses ha perdido masa muscular por no alimentarse debidamente.

Tal afirmación fue hecha durante una jornada del plan Lara Saludable de Fundasalud, que fue realizada la mañana de este jueves en el ambulatorio de Santa Rosa, y en la que fueron atendidas decenas de personas, a quienes se les realizó despistaje de hipertensión arterial, cáncer de cuello uterino y valoración nutricional.

“Se pierde masa muscular porque no se cumple el requerimiento total específicamente de proteínas, que son los alimentos de origen animal, esto se debe porque hay un bajo poder adquisitivo y escasez”, explicó la especialista.

Con el fin de atacar esta problemática, el grupo de galenos aprovecha los recorridos a los distintos sectores de la entidad (entre cinco y siete al mes) para aportar herramientas a padres para paliar la precariedad y orientarlos sobre el acompañamiento de las comidas, especialmente para los pequeños de casa quienes necesitan alimentarse mejor.

“Nos llama mucho la atención que los pacientes no están comiendo bien y pasan hasta ocho horas en una cola para adquirir un producto que no aporta nada a sus requerimientos nutricionales (…) Dependiendo de cómo te alimentas te vas a sentir, así va a ser tu salud”.

Asimismo, informó que cualquier comunidad que necesite o desee una jornada de atención social, debe solicitarla a la Dirección de Salud del estado Lara, ubicada en la avenida Vargas entre carreras 28 y 29 de Barquisimeto.

“Hay que sensibilizar que esta crisis es una oportunidad de aprender a comer, porque el hecho de saber cómo, a qué hora y cuánto debo comer, nos ayuda muchísimo a mejorar nuestro estilo de vida”.

Escasez de antihipertensivos

Barboza también detalló que el porcentaje de escasez de medicamentos antihipertensivos en Lara ronda el 90 por ciento, una cifra alarmante cuando se toma en cuenta que las enfermedades cardiovasculares están en el primer lugar de las causas de muerte en el mundo.

“Los larenses están demasiado angustiados porque no consiguen sus medicamentos. Son comunidades muy puntuales donde los pacientes están controlados”.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios