Usuarios: La carne continúa desaparecida de carnicerías y mercados municipales

Juan B. Salas | Foto: Archivo |

La Superintendencia de Precios Justos (Sundde), publicó esta semana los precios de los distintos cortes de la carne bovina, en rangos que van desde los Bs.S 80,00 para los más solidarios hasta los Bs.S 90,00 para los más costosos, quedando algunos como el lomito, al margen de los precios acordados, pero el producto aún no aparece en las carnicerías ni en las grandes cadenas de supermercados.

Cuando la Sudeban publicó en la Gaceta Oficial, los precios de la carne, el martes pasado, estaba dando repuesta a la excusa de los comercializadores, quienes argumentaban que aún desconocían cuales eran precios que se aplicarían a los distintos cortes; sin embargo, en la cadena de los cárnicos no hicieron el menor caso a los precios publicados y el producto sigue desaparecido, ya que en varios eslabones de la cadena han expuesto que los precios fijados, no cubren sus estructuras de costos, por lo que prefieren no comerciaizar el producto, que trabajar a pérdida.

Asimismo, existe mucho temor entre los mataderos, frigoríficos y carnicerías, porque no se atreven a procesar y enviar la carne para su comercialización, porque no saben en qué momento se les presentan los fiscales de la Superintendencia y los obliga a vender la carne muy por debajo del precio que pagaron para recibirla.

El Vicepresidente para el Área Económica, Tareck El Aissami, denunció en conferencia de prensa que los ganaderos estaban ocultando la carne, que serían citados todos los integrantes del sector cárnico para pedirles explicación, por cuanto durante las mesas de trabajo, se acordaron los precios que han sido anunciados públicamente y no hicieron observaciones, siendo luego de los anuncios cuando plantean que los precios fijados son
insuficientes, lo que han debido hacer antes de que se tomaran las decisiones.

Incluso en esta oportunidad les exhortó a respetar los precios, admitiendo que si bien los ganaderos tenían derecho a obtener rentabilidad, el pueblo también tenía derecho a obtener los productos a precios justos y acordes con sus niveles de ingresos, pero al parecer tampoco este llamado surtió efecto, y la realidad es que la carne aún no aparece,ni en las carnicerías y mercados municipales de la Gran Caracas, sino también en los comercios y mercados del interior del país, mientras que los consumidores solo consiguen carne de pollo y cerdo, a precios muy elevados y que son incomprables para la mayoría de los venezolanos.

Algunos economistas han advertido, que no debería extrañar que así como el Gobierno revisó y aumentó los precios de siete productos, que ya habían sido acordados y publicados en Gaceta, como es el caso de los huevos que de 80 bolívares soberanos pasó a 120 bolívares, la margarina, salsa de tomate y otros, en cualquier momento el precio de la carne ya no sea entre 80 y 90 bolívares soberanos, sino que se le aplique un aumento
significativo para complacer a los integrantes de la cadena cárnica, y es probable que nuevamente vuelva el producto a las cavas y neveras de las carnicerías y mesones de los mercados populares.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios