Víctima de la serratia marcescens: “En ningún momento me dijeron de la existencia de la bacteria” en el HUPAZ

Texto y fotos: Juan Diego Vílchez Valbuena/ @jdvilchez |

La red de derechos humanos en el estado Lara se pronunció por segunda vez luego de la denuncia pública sobre la bacteria serratia marcescens en el Hospital Universitario de Pediatría Dr. Agustín Zubillaga, que cobró la vida de 11 niños de los 143 infectados, según fuentes oficiales, pues aún queda por determinar la cifra exacta de fallecidos entre 2016 y 2017, así como aquellos de mayo y junio del presente año. En esta oportunidad hizo un exhorto a las autoridades de Salud y acompañó a dos familias que perdieron a sus hijos a causa del germen.

En la Curia Arquidiocesana se concentraron representantes de la Cátedra de Derechos Humanos de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado, Comité de Pensionados y Jubilados, Fraternidad Dominica, Funpaz, Mapani, Médicos Unidos, Movicoim, Proyecto Redes UCLA; Transparencia Venezuela, Universitas Fundación y la Vicaría de Derechos Humanos de la Arquidiócesis de Barquisimeto, quienes firmaron un exhorto sobre la situación de la bacteria en la actualidad y en el cual solicitan medidas de limpieza profundas a fin de evitar más muertes por el germen.

Ong de Lara convocaron la rueda de prensa

“Ahorita mi hijo se me fue”

Carmen Silva

El comunicado estuvo acompañado de la presencia de dos familias que entre 2017 y 2018 perdieron a sus hijos… familias que hoy lloran a sus seres queridos… familias que esperan algún reparo moral por parte de quienes, en su momento, debieron garantizar las condiciones necesarias para que sus parientes pudieran estar hoy con ellos.

Carmen Silva (41 años), después de casi un año de la partida de su hijo de 11 años en mayo de 2017, rompió el silencio y se atrevió a conversar sobre ese dolor que le ha acompañado durante meses, dolor que le ha impulsado a luchar por la dignidad de su gran amor, quien padecía leucemia, motivo por el cual llegó al HUPAZ.

“A la semana de haber llegado, comenzó a llenárseles de vejiguitas (ampollas) llenas de sangre en la boca… le mandaron a realizar el hemocultivo y le salió la serratia marcescens. Tuvo recibiendo meropenem durante un mes, pero no le valió, empeoró y ahorita mi hijo se me fue”, dijo con profunda tristeza.

En un principio, dijo, no le podían colocar las quimioterapias correspondiente, porque presentaba fiebre; sin embargo, luego se procedió “porque si no me llamaban al Cmdnna”.
Aseguró que en ningún momento le dijeron que su hijo tenía una bacteria peligrosa, que podía quitarle la vida, y lo hizo en 15 días.

“Cuando mi hijo estaba ahí, habían dos o tres niños con esa bacteria”, expresó Silva, quien además describió las condiciones de insalubridad del HUPAZ en 2017, fecha en la que hasta los momentos se desconocen las cifras de fallecidos. “Limpiaban los pisos como si lo estuvieran haciendo en su casa… pero no las paredes y los techos… De vez en cuando lavaban con agua y jabón”.

En defensa de la memoria de su hija

María Pérez

La historia anterior tiene similitud con una reciente. Se trata de la muerte de una bebé de dos meses de nacida, quien el 5 de junio dejó de existir. Sus padres, se atrevieron a denunciar el hecho, aun desconociendo las consecuencias de la serratia marcescens en el cuerpo del ser humano.

María Pérez (22 años), y su esposo, Ronald Ladino, lamentan que en el acta de defunción no hayan colocado la serratia marcescens como causa de muerte.

Ellos, ya fueron a Fiscalía del Ministerio Público, donde colocaron la denuncia, quieren que se haga justicia.

“A mi hija, simplemente se le fue hinchando el brazo y cambiando de color. Luego le salieron unas vejigas… y los doctores no dijeron que la niña no podía más. Pero en ningún momento me dijeron; tu hija tiene una bacteria”, mencionó.

La neonata ingresó al HUPAZ el 2 de junio de 2018 por vómito, a las 7 de la noche. La hidrataron y hospitalizaron, pues presentaba un cuadro diarreico y febril.

“Se le comienza a hacer una celulitis… el doctor creo que se hizo de la vista gorda en ese momento porque ya todos saben de la existencia de esa bacteria en el hospital. El doctor la manda a piso, porque dice que estaba bien… que ese brazo era normal y se le iba a quitar. Pero después nos enteramos que era que necesitaban las camillas”, explicó Ladino.

Los familiares hicieron un llamamiento a las autoridades competentes a que den respuestas oportunas a los casos de serratia marcescens desde 2016 hasta la actualidad.

Debe existir transparencia en la investigación

Oswaldo Araque

Oswaldo Araque, vicario de la Arquidiócesis de Barquisimeto, aseguró que su presencia en el acompañamiento de las víctimas de serratia marcescens en Barquisimeto, se debe a que es necesario hacerles un llamado a las autoridades, a fin de que solucionen la situación y “en atención al dolor y al sufrimiento de estos padres que hoy están con nosotros, al ver que sus hijos se están muriendo”.

Sobre la presencia de la bacteria, expresó, que “lo más común es intervenir inmediatamente en esta acción y verificar ellos mismos con sinceridad, con honestidad esta denuncia; además de garantizar que no mueran más niños, sino que haya transparencia, porque a través de los derechos humanos cuando se denuncia, no lo están haciendo como algo folclórico, sino lo hacen porque tienen bastante documentado las denuncias”.
Aseguró que además está la preocupación latentes por aquellos que corren el riesgo de morir por la bacteria serratia marcescens.

“Veo heroico, porque en medio de su dolor, están deseosos de decir: ojalá a ningún niño, no le ocurra esta situación. Las autoridades deben ponerse las manos en el corazón y mirar con seriedad, sin estar culpando o persiguiendo a nadie”, manifestó.

 


Declaración Pública
La Red de Organizaciones de Derechos Humanos del Estado Lara ante la grave contaminación bacterial en el Hospital Pediátrico Agustín Zubillaga

El conjunto de organizaciones e instituciones de derechos humanos que integran la Red de DH del Estado Lara se pronuncia ante la situación de contaminación bacterial presente en el Hospital Pediátrico Universitario Agustín Zubillaga de Barquisimeto, altamente preocupadas por la continuación del cuadro de contaminación de la bacteria Serratia Marcescens y la aún ausencia de respuestas efectivas ante las denuncias realizadas por nuestras organizaciones por parte tanto de las autoridades de salud competentes como de los órganos públicos de investigación, protección y defensa de los derechos humanos de la población. Es por ello que emitimos esta declaración en estos términos:
1. Ante la fundamentada denuncia realizada ante la Defensoría del Pueblo y la Fiscalía Superior del Estado Lara entre los días 07 y 08 del presente mes de junio de este año por varias organizaciones de derechos humanos sobre la contaminación bacterial y el deceso de niñ@s por esa causa en el Hospital Pediàtrico Universitario Agustín Zubillaga, estos órganos hasta el presente no han iniciado procedimientos destinados a investigar estos graves hechos, o al menos no se ha conocido públicamente
2. Las declaraciones públicas de las actuales autoridades de salud de la entidad y del centro hospitalario referido hasta el día de hoy se han caracterizado por:
– Al principio, refutar el fallecimiento de los niñ@s por causa de la contaminación bacterial, desconociendo la validez de los informes de los laboratorios en los cuales se certificó la presencia de la bacteria Serratia en los cultivos de niñ@s fallecidos en ese centro hospitalario.
– Desconocer el carácter científico de la investigación realizada por una médico pediatra intensivista en la cual se demuestra con procedimientos rigurosos tanto la presencia de la contaminación bacterial, como el deceso de [email protected] niñ@s por la acción de la bacteria referida. Esta Investigación recibió una premiación reciente en un Congreso Nacional de Pediatría
– Atribuirle a las autoridades de la gestión anterior tanto de la dirección estadal de salud como del centro hospitalario referido la responsabilidad de los graves hechos que condujeron al deceso de la niñez referida, sin asumir la cuota de responsabilidad que les compete ante la situación experimentada en ese centro a partir de noviembre del año 2017.
3. Hasta el presente, el único proceso de esclarecimiento de los hechos denunciados que se ha conocido públicamente ha sido la actuación de la Comisión de Salud del Consejo Legislativo del Estado Lara, la cual ha entrevistado a la médico que realizó la investigación referida y ha citado a autoridades de la gestión anterior y actual del centro hospitalario, así como al periodista de un diario regional que publicó un fundamentado reportaje sobre la situación.
4. Sobre las medidas concretas para garantizar técnicamente la erradicación plena de la contaminación bacterial responsable del deceso de niñ@s en ese centro hospitalario, ha trascendido muy poco públicamente. Sólo se conoce que se ha iniciado una capacitación sobre la higiene del personal en sus actuaciones médicas y paramédicas. Sin embargo, en cuanto al proceso de desinfección plena de los ambientes hospitalarios contaminados en el centro referido que garantice una limpieza profunda y erradique definitivamente la presencia de la bacteria Serratia y de cualquier otro foco de contaminación, las autoridades de salud y del hospital no han declarado públicamente. Tampoco sobre el seguimiento epidemiológico que deben implementar para hacer un riguroso monitoreo de la grave situación hasta su plena superación.
5. Aún las autoridades de salud y del centro hospitalario no han evidenciado la gestión de recursos que garantice la plena dotación de insumos para la limpieza y mantenimiento del centro hospitalario y la puesta en funcionamiento del Laboratorio de Exámenes Clínicos con el cual todo centro hospitalario debe contar para garantizar los diagnósticos científicos de las patologías de los pacientes ingresados y el acceso gratuito a la salud como derecho humano constitucional.
6. Es por estas razones que las Organizaciones de Derechos Humanos que suscribimos esta declaración formulamos estas exhortaciones y exigencias:
– Las autoridades de salud de la entidad y la dirección del centro hospitalario en referencia deben formular un plan de desinfección plena e inmediata de los diferentes ambientes del hospital e informarlo públicamente a la población, indicando las medidas y recursos que van a emplear y el cronograma de ejecución de tales labores.
– La Defensoría del Pueblo debe informar públicamente las actuaciones realizadas para garantizar la no continuación de la contaminación bacterial y la muerte de niñ@s en ese centro asistencial.
– El Ministerio Público debe investigar rigurosa y objetivamente la situación denunciada y, sobre todo, determinar con fundamento la existencia y contaminación de la bacteria Serratia Marcescens desde el último trimestre del año 2016 y la contaminación por esa causa de 143 infantes desde ese entonces hasta el presente, identificando las responsabilidades a que haya lugar
– La Comisión de Salud del Consejo Legislativo del Estado Lara debe garantizar una investigación fundamentada, objetiva y rigurosa, la y promover la superación de la situación y la identificación firme de las responsabilidades, evitando la partidización de una dolorosa situación que lo que menos requiere es la evasión de responsabilidades y la controversia partidista que oscurece el esclarecimiento de los hechos.
– Rechazamos las acciones de intimidación que se han realizado sobre los familiares de las víctimas de esta contaminación bacterial y hacemos responsables a las autoridades directamente involucradas en los hechos, sobre la integridad y la seguridad de estas personas que ya experimentaron la pérdida de sus hijos y están en todo su derecho de exigir el esclarecimiento de los hechos y la justicia sobre los responsables
7. Exhortamos a las instituciones y organizaciones con competencia sobre el sistema de salud a pronunciarse sobre esta situación, en especial, al Decanato de Ciencias de la Salud de la Universidad Centroccidental Lisando Alvarado, Colegio de Médicos del Estado Lara, la Sociedad Venezolana de Pediatría, el Colegio de Enfermeras, los sindicatos de trabajadores de la salud y el Colegio de Periodistas, dada la comparecencia de un profesional del periodismo ante un órgano del Estado.
8. Ratificamos nuestro compromiso con la búsqueda de esclarecimiento de estos graves hechos que violan flagrantemente los derechos humanos de las personas más vulnerables. Nuestro objetivo es la plena rehabilitación del centro hospitalario para que no ocurra más contaminación y muertes de nuestra infancia. Exigimos que los órganos de investigación del Estado actúen diligente y responsablemente.
PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios