#RevistaGala Batalla de…: ¡ÁCIDO VS. ALCALINO!

Andrea Joseph @Galalarevista/andreajosephsilva |

El pH de nuestra piel, puede oscilar entre 4.5 y 5.9, este manto, es fundamental para crear la barrera de protección de la piel, capaz de neutralizar los microorganismos de base alcalina que pueden perjudicarla, al mismo tiempo, favoreciendo el crecimiento de la flora natural de la dermis

En cada organismo vivo, se producen continuamente sustancias como resultado de reacciones metabólicas, del catabolismo de proteínas y otras moléculas, que afectarían el estado ácido natural de nuestro sistema y en consecuencia, la función corporal. La piel, juega un rol fundamental en nuestra salud, es la coraza de protección entre nuestro cuerpo y el exterior; el término pH significa “potencial de hidrógeno”, es una medida que nos indica la concentración de iones o cationes de hidrógeno que hay en una sustancia. En nuestro organismo, el pH, lo produce una capa existente entre la epidermis y dermis llamada hipodermis, está cubierta, es la encargada de lubricar la piel y protegerla de agentes invasores, como las bacterias, siendo muy importante porque diversos procesos celulares, necesitan un pH específico para su óptimo funcionamiento.

El valor del pH va en una escala de 0 a 14, siendo el 7 la neutralidad, valores menores se consideran acidez y mayores, alcalinidad; este varía entre hombres y mujeres, en función de la parte del cuerpo que se trate, por ejemplo, si hablamos de entre los dedos y las axilas, se aproxima a 6.5, son zonas más sensibles y expuestas a sufrir infecciones bacterianas. Cuando el pH de la hipodermis aumenta, es decir se hace más alcalino, es cuando se producen las dermatitis y esas molestas inflamaciones de la piel que puede ser producto de utilizar cosméticos inapropiados y que no mantengan nuestro pH natural, siendo un aspecto negativo que favorece al crecimiento desenfrenado de microbios.

¡A que no sabías!

  1. Como decíamos el pH varía sutilmente entre hombres y mujeres, siendo el de los hombres, más ácido, debido a que la piel produce más grasa.
  2. Durante los primeros meses de vida, la piel del bebé, se mantiene entre 5.5 y 6.5, siendo más alcalino, esto es porque su capa ácida, aún está en pleno desarrollo.
  3. Los cambios hormonales en la adolescencia de la mujer, el embarazo o la menopausia también pueden alterarlo. Lavar las manos con mucha frecuencia o con productos demasiado alcalinos, la contaminación ambiental y exponerse a cambios bruscos de temperatura, de igual forma lo afectan.
  4. El pH va cambiando según cada etapa de nuestras vidas, en la adolescencia es cuando más ácido está y a medida que van pasando los años y llegamos a una etapa madura, se vuelve a tener un pH más alcalino, por ende, se dice que los bebés y los ancianos tienen una piel más sensible.
  5. Los intestinos y zona genital, deben estar un poco ácidos, esto ayuda a mantener las bacterias nocivas alejadas. La orina, es normalmente más ácida en las mañanas;por el contrario, la saliva es un fluido más alcalino.
  6. Para tener un cabello sano, tiene que tener un pH ligeramente ácido de 5.5, donde la cutícula está cerrada y lisa, dando un aspecto sano y brillante. En cabellos dañados, el pH es más alcalino, llegando a 8, haciendo que la hebra se abra, luciendo más quebradizo y sin vida.
  7. El pH del cutis normal está en 5.5, la seca en 6 y la grasa en 5; la zona “T” del rostro, suele ser más ácida que las mejillas, ya que es donde producimos más grasa.
  8. Los ojos se inclinan por lo alcalino, por eso, los desmaquillantes que usen las mujeres deben tener un pH más alto para no irritar; a diferencia del shampoo y otros productos capilares, que tienen un valor ácido y por esa razón, tienden a picar.

¿El pH ácido es nocivo para la salud?

En realidad debe haber un balance en nuestro cuerpo, no puede ser ni muy alcalino ni muy ácido, ya que ambos extremos, pueden causarnos daño. El tener un pH ácido por tanto tiempo, puede causar enfermedades como: fibromialgia, fatiga crónica, osteoporosis, diabetes, lupus, tuberculosis, hipertensión arterial, colesterol alto, enfermedades cardíacas, fallas renales y la más temeraria por todos, el cáncer, ya que en un ambiente ácido se acelera el crecimiento de tumores. Tener tanto ácido dentro de nuestro organismo, impide que se absorban correctamente las vitaminas y minerales, las células están faltas de energía por su carencia nutricional, se dificulta la reparación celular y la eliminación de las toxinas.

¡Prueba una dieta un poco más alcalina!

Al tener una dieta más alcalina, a base de alimentos ricos en minerales, como: hojas verdes, verduras, germinados, jugos verdes, ensaladas, apio, cebolla, brócoli, perejil, pepino, semillas, granos y algas marinas, cereza, manzana, pera y cambur, ya que estos, aportan oxígeno, nutrientes y vitalidad a nuestro organismo. Los alimentos ácidos, tienen sus bases en productos animales, bebidas energéticas, azúcar refinada, productos químicos y carbohidratos procesados, por lo general, son alimentos proteicos que afectan considerablemente el pH sanguíneo, haciendo que las bacterias, virus y otros microorganismos indeseados, se reproduzcan con facilidad.  Contrario a la cultura popular… el agua con limón en las mañanas, ayuda a alcalinizar nuestro cuerpo y colaborando a que nos sintamos más sanos. ¡Pruébala!

 “El cuerpo trata de compensar el pH ácido, gastando minerales alcalinos”.

 “La comida saludable, crea células saludables”.

 “Un cuerpo ácido, es un imán para las enfermedades”.

 “Un pH neutro, es el agua destilada”.

 

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios