FOTOS: Cuatro horas de civismo en Palavecino

Marlyn Silva | Fotos: Edickson Durán |

En el distribuidor Valle Hondo y en la entrada de la urbanización La Mora, dos tramos de la vía pública donde la población del municipio Palavecino atendió la convocatoria nacional del trancazo, la protesta transcurrió sin contratiempos hasta las 4.00 de la tarde.

En el distribuidor Valle Hondo, durante las cuatro horas de manifestación mantuvieron el paso vehicular completamente bloqueado. Después de las 4 p. m. decidieron abrir un canal para dejar fluir la fila de carros y turnándose los manifestantes se paraban momentáneamente frente a los autos y coreaban consignas de libertad. No pocos choferes aprobaban la protesta haciendo sonar la corneta. Algunos levantaban el pulgar desde la ventanilla y otros más vehementes asomaban la cabeza, los congratulaban y sumaban sus propias consignas.

Hasta ese momento, el civismo había predominado, como lo calificó Lennits Jiménez: “(Se ha desarrollado) muy pacíficamente, muy cívico, hemos respetado a los conductores. Ahorita a las 4.00 dejamos transitar, pero también haciendo una pequeña parada de concientización por ver que necesitamos que todo el mundo salga de su comodidad y nos apoyen”.

Con la apreciación de Jiménez coincidieron otros ciudadanos consultados, como Audelina Badillo: “Hemos estado en armonía. Todo bien gracias a Dios”, evaluó.

Distinto a Valle Hondo, donde se prolongó la manifestación más tiempo del establecido por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) nacional, en la entrada de la urbanización La Mora, en Cabudare, la manifestación concluyó a la hora prevista. Allí, como lo ha hecho en otras oportunidades, participó el profesor José Peñaloza, un “ícono” en Cabudare, como lo enaltecieron familiares y vecinos que también manifestaban.

Terminado el trancazo, a las 6.30 de la tarde aproximadamente los jóvenes que se quedaron en el distribuidor Valle Hondo fueron reprimidos por castrenses, quienes intentaron atacar también el conjunto residencial Villas Tabure.

Intentan impedir juego de la LPB

Sobre las 5.00 de la tarde de este lunes, fecha del primer juego de la final de la Liga Profesional de Baloncesto entre Guaros de Lara y Marinos de Anzoátegui, un grupo de manifestantes que desde temprano cerró la avenida Libertador avanzaron hasta la entrada del Domo Bolivariano, sede del partido, y lanzaron cohetes y bombas molotov hacia la entrada del recinto deportivo.

Cuando esto sucedió, narró un testigo, había aficionados afuera. Todos corrieron.

Por la alteración, el juego comenzó con 45 minutos de retraso. Entre tanto, en la parte externa funcionarios de Polilara y GNB se encargaron de proteger la entrada principal del Domo. Aun así, los enfrentamientos continuaron. Mientras en la cancha celebraban anotaciones, afuera se escuchan las detonaciones de fuegos artificiales lanzados por protestantes. Según publicaciones en Twitter del ministro Néstor Reverol, durante el ataque a algunos carros les partieron los vidrios e “intentaron lesionar a los jugadores”.

Más temprano, circularon por esa zona presuntos colectivos, mencionó el vecino que declaró a EL IMPULSO.

También en la tarde, los enfrentamientos entre GNB y manifestantes se extendieron por la avenida Libertador hasta las urbanizaciones Bararida y Patarata.

Pasadas las 9.00 de la noche, en la avenida Morán con 25 y 26 funcionarios castrenses detuvieron a Alejandro Alfonso Silva Silva, de 19 años y estudiante de Gerencia en la Universidad Yacambú, informó Funpaz. El joven sufrió hace siete meses una fractura de cráneo complicada con edema cerebral, durante un robo, razón por la cual su familia expresó a la ONG su preocupación

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios