Director de la Policía Municipal rechaza discurso del Obispo de San Felipe

Angélica Romero Navas | Fotos: Iván Piña |
representantes de las diferentes parroquias de iribarren denuncincian procelitismo politico en la procesion de la divina pastora. 15/01/2018. foto ivan piña

Las misas que se celebraron el 14 de enero, día de la procesión de la Divina Pastora, causaron revuelo en la colectividad por las homilías que oficiaron el Arzobispo de Barquisimeto, monseñor Antonio López Castillo y el Obispo de la Diócesis de San Felipe, Víctor Hugo Basabe.

En la homilía, que es el discurso para explicar los textos bíblicos y temas netamente religiosos, los sacerdotes encontraron la ocasión para denunciar aspectos sociales y económicos que actualmente viven los venezolanos.

En la misa de despedida de la Excelsa Patrona en Barquisimeto, monseñor López Castillo pronunció frases como “Divina Pastora líbranos del hambre” y “líbranos de la corrupción”.

Más tarde, en la eucaristía de la plaza Macario Yépez, insistió en: “queremos comida” y “abajo los corruptos”, frases que de inmediato incomodaron a una parte de los asistentes, mientras que otra aplaudía en señal de apoyo.

En la homilía final, en la Santa Iglesia Catedral, el obispo Basabe fue más incisivo en sus denuncias, condenó que hayan personas hurgando en la basura y sobre la acentuada migración manifestó: “no son ustedes muchachos los que tienen que irse, si alguien tiene que irse de Venezuela es el responsable de este desastre al que nos han conducido, si alguien tiene que irse es quien es responsable de que miles de niños hayan atravesado el límite de la desnutrición severa”.

La misma noche del domingo, el alcalde de Barquisimeto, Luis Jonás Reyes Flores, rechazó la “politización” del evento religioso.

Este lunes en la mañana un grupo de activistas parroquiales de Tamaca, Juan de Villegas, Concepción, Santa Rosa y Catedral, se presentó en la sede de la alcaldía para apoyar la posición de Reyes Flores y de igual manera rechazar las homilías del 14E.

Olga Sánchez, dirigente parroquial de Tamaca, consideró como un irrespeto el discurso de los sacerdotes por haber tocado el tema político y social en el acto que era para todos los larenses, “usaron ese espacio que es de todo el pueblo, para insultar a nuestros líderes políticos, jugaron con la fe del pueblo”.

Sánchez invitó a los sacerdotes a quitarse la sotana y a crear un partido para que de esa manera puedan discutir los principios ideológicos y políticos con la sociedad, “pero que no se escondan con la sotana porque así no podemos accionar contra ellos, porque sentimos que es un irrespeto a la Iglesia, nosotros también fuimos bautizados”.

El director de la Policía Municipal de Iribarren (PMI), Wilmer Pifano, indicó que el discurso en Santa Rosa y en la Iglesia Claret de monseñor López Castillo, llamó a la población a subvertir el orden en la procesión.

“Tuvimos que respirar profundo para aceptar ese discurso de las autoridades eclesiásticas, no entendemos ese lenguaje, nos tiraron encima a la población”.

A su juicio, ese fue el detonante para que los feligreses se volcaran contra la tarima de las Fuerzas Armadas que estaba en la avenida Morán con Venezuela, destinada para que los altos militares y funcionarios de todos los órganos de seguridad presenciaran el paso de la Divina Pastora.

“Fue un grupo enviado especialmente para eso, para hacernos quedar mal, pero no le dimos mayor importancia, ese incidente no trajo ninguna consecuencia” sostuvo el comandante.

Explicó que la situación pudo haber pasado a mayores pero la decisión de los funcionarios de abandonar la tarima fue la correcta.

En horas de la noche de ese mismo día hubo una reunión en la Zona Operativa de Defensa Integral (Zodi – Lara) donde se concluyó hacer un análisis sobre los métodos de reacción y control que pudieran estar causando el rechazo de la colectividad aunque apuntó que “la función de la fuerza armada es resguardar la seguridad sin pretender que por eso nos recompensen”.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios