Pedro Pablo Alcántara: El hambre hace saqueos

Pacífico Sánchez | Foto: Archivo |

Históricamente, en Venezuela hubo saqueos cuando caían las dictaduras; pero, ahora se producen porque no es que haya revoltosos y terroristas, como los ha calificado Nicolás Maduro, sino porque el hambre está devorando el estómago de mucha gente y la lleva a la desesperación.

Al hacer esta declaración el profesor Pedro Pablo Alcántara, ex parlamentario y dirigente nacional de Voluntad Popular, manifestó que la situación del Gobierno cada vez se torna más difícil y preocupante para los funcionarios porque no tienen medios para enfrentar la crisis desatada por las políticas erradas aplicadas.

Es por ello que las sanciones individuales dictadas últimamente por el Departamento del Tesoro norteamericano contra cuatro altos oficiales de la Fuerza Armada han generado pánico en el alto gobierno, ya que el sostén del régimen, al haber perdido el apoyo popular, son los militares.

Hay que indicar que quienes no estuvieren vinculados a delitos de corrupción y carezcan de cuentas y propiedades en los Estados Unidos, pero hubieren incurrido en violación de derechos humanos, son sujetos eventuales para recibir el mismo tipo de sanción. Es el momento para que la institución castrense reflexione profundamente sobre todo esto, porque la violación a los derechos humanos y el delito de corrupción son imprescriptibles.

Por otra parte, Alcántara considera muy grave el hecho de que Maduro, sin que se haya abierto el proceso electoral para las elecciones presidenciales, se haya precipitado a proclamar su aspiración a la reelección y de una vez ordenado la elaboración del plan de la patria número 2, motivo por el cual ya se estén celebrando jornadas de trabajo con tal fin, utilizando los recursos del Estado.

Es oportuno señalar que el discurso de Omar Barboza al asumir la presidencia del parlamento es muy esperanzador porque ha reivindicado las competencias que la Asamblea Nacional tiene en el control de la administración pública y se ha comprometido a que las comisiones realicen sus tareas, una de las cuales es precisamente estar pendiente de todo lo que hace el Ejecutivo Nacional.

Al referirse a la decisión de Maduro de acudir a la inconstitucional Asamblea Nacional Constituyente para presentar su informe de gestión, el exparlamentario afirmó que nuevamente el jefe del Ejecutivo desconoce la Asamblea Nacional, único órgano donde el Presidente de la Republica debe consignar su informe anual y hacer el análisis con resultados legales consagrados en la Constitución.

La no comparecencia de Maduro agrava su contumacia frente al órgano de representación nacional legítimo y ratifica la evasión que el Presidente intencionalmente realiza de sus deberes constitucionales.

En base a esa violación a los principios constitucionales también la Asamblea Nacional debe proceder a investigar el abuso de poder de Maduro al estar entregando alegremente el dinero para atraer el apoyo a su organización política como es lo que ha venido haciendo con los bonos a quienes poseen el carnet de la patria.

El Presidente de la República no dispone de presupuesto alguno para otorgar dádivas ni con fines electorales, ni de ninguna otra naturaleza. La hacienda pública no le pertenece porque es de todos los venezolanos. Y el pago de favores electorales es perversa, ilegal e inconstitucional.

Lo que debe hacer Maduro es preocuparse por resolver los problemas que él ha creado, muy especialmente la escasez y el encarecimiento de los alimentos y de las medicinas, ya que el hambre y las enfermedades están matando a la gente de menores recursos económicos.

Pero, lo más preocupante y que constituyen crímenes perpetrados por el Gobierno es que éste ordene a los cuerpos de seguridad, especialmente a la Guardia Nacional, para reprimir a quienes salen a la calle a manifestar y protestar. Para finalizar el año, que se caracterizó por la más brutal represión que dejó un triste y lamentable saldo de más de 150 personas, es que efectivos uniformados dieran muerte a una joven embarazada que estaba pidiendo el pernil que les había sido ofrecido vender a precio subsidiado.

Los saqueos que se registraron el recién finalizado año pasado han continuado en diversas regiones del país. Históricamente estos hechos ocurrían luego del derrocamiento de las dictaduras. Hoy es a la inversa: la gente protesta por encontrarse en estado de necesidad.

Ello evidencia que al no haber comida, ni medicinas, ni gas, ni gasolina, ni agua en muchas partes, estamos a la puerta de una catástrofe en derechos humanos si la fuerza armada y otros cuerpos acatan la orden de represión –plomo, lacrimógenas y cárcel- dada por Maduro, quien ha calificado a los ciudadanos en condición de hambre y necesidad, como revoltosos y terroristas. Nada de eso son esta gente. Lo que pasa es que cuando el hambre devora los estómagos, la lleva a la desesperación.

Este es uno de los asuntos que debe ser considerado en la negociación Gobierno-oposición en República Dominicana y no estar Maduro amenazando a Julio Borges de ser culpable de las sanciones que está aplicando el Departamento del Tesoro a sus funcionarios militares.
Esta crisis económica que tiene su mayor expresión en la híper inflación no se combate con insultos, ofensas y amenazas, sino con un cambio del modelo político.

Y por cierto esa híper inflación ha sido reconocida hasta por el nuevo alcalde de Iribarren al autorizar el aumento de las tarifas de los servicios.

Porque la enorme burocracia municipal se ha hecho insaciable y tiene que ser alimentada exprimiendo mucho más al pueblo, dijo Alcántara.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios