Con Freshberry: El yogurt se come en helado

Las tiendas Freshberry abrió sus puertas en febrero del 2012 en el Centro Comercial Chacaíto, Caracas. Desde ese momento comer yogurt y helado se convirtió en algo divertido y agradable, ya que cada persona tiene la potestad de servirse la cantidad que quiera, de mezclar los sabores -si así lo desea- y al final, decorar su obra de arte a su antojo.

Este concepto viene de una empresa radicada en los Estados Unidos, a quienes los venezolanos Keiny Gudiño y Erasmo Da Silva convencieron respecto al mercado venezolano, apostaron al éxito, y así fue, y en menos de un año los resultados han sido sorprendentes.

Se han abierto 12 tiendas en cuatro estados del país: Caracas (8), Margarita (2), Maracay (1) y San Cristóbal (1). Para el primer trimestre del 2013 esperan llegar a Barquisimeto, y conquistar a los larenses con su extensa variedad de sabores.
La marca Freshberry basa su complacencia en los consumidores, no solo en lo delicioso de sus yogures, sino en lo saludable de sus productos que son de altísima calidad. Más de 65 opciones de sabores de yogurt 100% natural, bajos en grasas y calorías, algunos de ellos endulzados con splenda y otros libres de lactosa.

EL IMPULSO conversó con Keiny Gudiño, quien está feliz por las metas alcanzadas este año, y los buenos augurios que vislumbra el 2013. “Abrir 12 tiendas en menos de un año ha sido felizmente agotador. Ha sido un training bastante fuerte, pero le damos gracias a Dios por el apoyo de todas las personas cercanas. Estamos muy felices por los resultados, cada tienda tiene su magia y el público está encantado”.

Explicó que la base de operaciones de la empresa está en Caracas, pero la intención es expandir la franquicia por toda Venezuela, “y llegarle a todo tipo de público, pero hay que enfatizar que en la capital nos han dado un recibimiento espectacular”.

Está consciente que el yogurt es un éxito porque tiene muchos atractivos. “Es un productor saludable, con diversos beneficios que le aporta al organismo. No es solo yogurt, sino que sabe a helado. Los consumidores son de un rango variado. Los niños ven el producto delicioso porque se pueden servir y mezclar. También hay sabores para las madres que se están cuidando, como el yogurt natural, y sabores para personas de la tercera edad que no tienen azúcar, y para lo que son intolerantes a la lactosa. En una sola palabra es difícil definir las razones por las cuáles el público le ha gustado el producto”.

-¿Qué tan difícil fue obtener la marca para el país?
-Muy difícil. Nosotros entramos en reuniones y negociaciones con los dueños de la marca durante un año. Freshberry nos dejó una ventana abierta, una alternativa por su calidad y propuesta. Fuimos bastante insistentes, por eso logramos la negociación.

-Con el éxito que han tenido en el país, ¿cómo ha sido su respuesta?
-Están fascinado, nunca se imaginaron que negociar con Venezuela se convertiría en uno de los puntos más importantes a nivel mundial en ventas, lo que le ha dado un puesto importante al país. Están muy contentos y recibimos de ellos contantes comunicaciones. También están muy felices por la manera en que hemos llevado la marca en el país, como la tropicalizamos.

-¿Qué se necesita para tener una franquicia en el país?
-Lo primero es que amen la marca. Todas las tiendas están involucradas y fascinadas con el producto. Es una marca divertida, saludable, innovadora y pulcra, que queremos catalogar como un icono de buen servicio en el país, este es el perfil que buscamos. Segundo, es el formalismo de los requisitos, que es llenar una serie de planillas con información personal y comercial, ya que deben tener el perfil idóneo que requieren en los Estados Unidos. La evaluación está dividida entre Estados Unidos, Venezuela y un grupo de abogados escogidos por ellos en los Estados Unidos, quienes terminan de dar la aprobación.

Fotos: Cortesía Freshberry

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios