Padre Cerga: Una vida sacerdotal dedicada a los enfermos

Marlyn Silva | Foto: cortesía |

De los 25 años de vida sacerdotal –cumplidos este 26 de septiembre- del padre Domingo Javier Cerga Sangronis ha dedicado la mayor parte a servir a los enfermos y a familiares en el Hospital Central Universitario Antonio María Pineda (Hcuamp). La experiencia lejos de ser extenuante ha marcado su trayectoria con satisfacciones numerosas.

Puntual, al  padre Cerga puede vérsele en la capilla de recinto de salud a las 09 de la mañana para oficiar la misa dominical o los jueves para la oración durante la exposición del  Santísimo Sacramento, pero también se  le ve caminando tres veces al día por los pasillos de la emergencia, segundo, cuarto y quinto piso dando  el sacramento  de la unción de los enfermos u ofreciendo alguna palabra de aliento a los parientes de los enfermos o a los médicos.

Cerga ha encontrado en el hospital algo más que lamentos o tristezas relacionadas con las pérdidas. En la capilla ha celebrado cuatro matrimonios. El evento inusual no por el acto en sí mismo  sino por el lugar elegido lo justificó ante el padre  Cerga uno de los esposos diciendo que en ese espacio había  encontrado la felicidad y a Dios.

Así como bendijo el párroco la unión de estas parejas, otro día durante su misión de servicio en el centro asistencial más importante de  Barquisimeto se regocijó por celebrar una vida que se creía  perdida.

Un 17 de diciembre hace siete años, una madre desesperada acudió a Cerga para que bautizara a su bebé que estaba en estado agónico, pero cuando  el presbítero logró  llegar al  Hospital Pediátrico Agustín  Zubillaga el pequeño ya tenía 45 minutos sin signos vitales. Pese a la advertencia de los pediatras, el sacerdote quiso ver al niño para ponerle agua bendita sobre el cuerpo. Para sorpresa de él, de la madre y de los médicos el bebé comenzó a moverse. Creció  sano, en Carora, y hoy Cerga lo  valora como una prueba de la bondad de Dios.

Esos episodios los recuerda como los más extraordinarios, pero a sus oídos han llegado unos 20  testimonios  de personas que convalecientes recibieron la santa unción y después recuperaron la salud.

Paralelo a su trabajo en el Hcuamp también se alistó como oficial de la Policía del Estado Lara para poder ejercer como capellán de la institución y alargó su experiencia como guía espiritual en los organismos de seguridad durante ocho años en la capellanía del Destacamento 121 de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

Ha combinado estas responsabilidades con la de rector de la iglesia  El Buen Pastor, en la urbanización Patarata, donde permaneció durante 12 años,  y ahora  en la iglesia  San Pedro, parroquia que dirige desde hace un año. Allí, dijo, ha continuado  con la evangelización para dejar claro que Dios no es una fábula, porque “cuando las personas hacen actos de fe en Jesucristo él se hace presente, saca del abismo y del  dolor”.

A donde se le encomiende ir el padre Cerga  aplica la que considera es su mejor habilidad: “Mi fuerte  es la predicación. Yo quiero  que las personas sean evangelizadas, como  decía san Juan Pablo II ‘una nueva evangelización, nueva en sus métodos, nueva en su  ardor  y nueva en su expresión’, porque en la Iglesia a veces se supone que estamos evangelizados y lo que estamos es catequizados. Hay una gran diferencia entre una y otra. La evangelización es recibir a Cristo  como una buena nueva, Cristo ama y está con todos y puede  liberar de toda angustia. Después de que la persona acepta a Cristo en su corazón es que siente hambre de la palabra, quiere leer la biblia, siente paz y alegría de vivir, ahí es donde viene la catequesis, el adoctrinamiento”.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios