Regocijo y devoción en el pueblo católico

Con mucha alegría y entusiasmo los feligreses celebraron, en el templo de Santa Rosa, la Natividad de la Santísima Virgen María, bajo la advocación de la Divina Pastora; tradición que se celebra desde el año 1736, cada 8 de septiembre.

Desde las 6:00 de la mañana, los habitantes y foráneos de la parroquia Santa Rosa iniciaron el acostumbrado rezo del rosario de la Aurora, presidido por los representantes de la Sociedad de la Divina Pastora de Santa Rosa y grupos parroquiales.

Seguidamente, se realizó la primera eucaristía de este día tan especial para los cristianos católicos, a cargo de la peregrinación de la parroquia San José y de la Sociedad de la Divina Pastora de Barquisimeto.

Posteriormente, a las 10:00 de la mañana, se realizó otra misa ofrecida por todos los fieles y devotos. Una vez culminada la eucaristía, los asistentes pudieron acompañar a la excelsa patrona Divina Pastora en procesión por los alrededores de la Plaza Bolívar del pintoresco pueblo.
Al culminar la tarde, se ofreció la misa solemne a cargo del padre Rafael Chávez, acompañado de las autoridades municipales y regionales.

Tras el encuentro eucarístico, nuevamente la venerada imagen de la Divina Pastora fue trasladada a la parte exterior de la parroquia, para ser contemplada por sus fieles, quienes demostraron entre lágrimas, su devoción, admiración y sobre todo el profundo agradecimiento por todos los favores concedidos.

Para culminar esta celebración, los asistentes se deleitaron con una extraordinaria serenata mariana a cargo de las agrupaciones Kantoria Palavecino y RCH (grupo musical que preside el padre Rafael Chávez).

Además, disfrutaron la presentación de danzas sevillanas en honor a la Madre de Dios.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios