#ESPECIAL Zona Extendida

Francisco Vega Riera/Enviado especial | Foto: Archivo |

Puerto La Cruz.- La serie final de la Liga Profesional de Baloncesto (LPB) se muda al estado Anzoátegui y los Guaros de Lara arribaron un día antes para prepararse con miras a un crucial tercer partido, en el que intentarán repetir la tendencia de sus anteriores emparejamientos de postemporada contra Trotamundos de Carabobo y Cocodrilos de Caracas: ganar para dar un golpe crucial en un “juego bisagra” para sus aspiraciones de campeonato.

Si ante el Expreso Azul había la obligación de ganar, por el hecho de llegar al Fórum Plaza Arena de Valencia con una serie dividida (1-1), y si en el Naciones Unidas de Caracas se sufrió hasta la última jugada pero se le dio una estocada a los campeones defensores para encaminarse a una histórica barrida de “venganza”, ganarle un tercero consecutivo al acorazado oriental, en una tierra en donde los triunfos han sido tan escasos, sería la gloria y poner pie y medio en la tarima de los campeones.

El equipo de Tony Ruiz tendrá una “Caldera del Diablo” repleta a su favor como un aliciente para levantar cabeza, mejorar en defensa y funcionar con mayor armonía, a pesar de que la mitad de la segunda unidad apenas se reincorporó a un ámbito competitivo tras largas pausas (Oscar Torres, Héctor Romero, Leon Rodgers, Michael Hicks).

Si Guaros logra un triunfo, sea en el juego 3 o el 4, podría tener la mesa servida para que la serie no regrese a Barquisimeto.

Dicen que para alcanzar la gloria siempre hay una cuota de sufrimiento y que las historias de la primera vez que se alcanza algo, están plagadas de anécdotas y momentos inusuales que le ponen cimientos a la grandeza de ese logro inédito, en especial en el ámbito del deporte.

Guaros de Lara está a dos pasos de conquistar su tan anhelado primer título de la Liga Profesional de Baloncesto (LPB) y, debido a la prohibición de vuelos privados que rige en el país desde hace tres días, le correspondió a la plantilla, cuerpo técnico, junta directiva y gerentes de áreas claves, trasladarse desde Barquisimeto hasta Puerto La Cruz durante la madrugada de este jueves y que se prolongó casi hasta las diez horas de camino para recorrer los 690 kilómetros.

De buen grado, los viajeros hicieron un par de paradas en los estados Aragua y Miranda y la planificación se cumplió a pesar de que la salida desde la ciudad de los crepúsculos se vio postergada algunas horas. Anoche cumplieron con su práctica en el gimnasio Luis Ramos y hoy se espera que lo visiten de nuevo cerca del mediodía.

Una clave ajena al trabajo de coaches y jugadores para que esta serie tenga un feliz término será la labor que los árbitros puedan realizar para imponer la disciplina y el orden, controlar al público pero además cualquier careo que pueda producirse en el “calor del juego”.

Atisbos de esto se observaron en Barquisimeto entre Gregory Vargas y Nate Robinson (recibió una técnica en el primer cuarto por el ademán de patear el balón tras un foul) y luego entre Luis Bethelmy y Michael Carrera.

Actuar temprano y con consistencia permitirá a los jueces garantizar que sea el baloncesto el que defina a un campeón y no algún desafortunado incidente, en un eventual escenario con score cerrado, en el que toque disciplinar a alguien con una inevitable consecuencia sobre la pizarra.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios