Guilder Rodríguez con la emoción intacta

Con la emoción de haberse convertido en grandeliga tras 13 años de carrera en las menores, hace menos de un mes, el barquisimetano Guilder Rodríguez volvió a pisar el terreno del estadio Antonio Herrera Gutiérrez para unirse a los Cardenales de Lara a dos días del arranque de la temporada 2014-2015 con muchos deseos de ser un ejemplo de perseverancia y con la humildad también intacta, dispuesto a ayudar en lo que el mánager Félix Fermín decida desde el primer día.

El jugador de cuadro de 31 años de edad se estrenó el pasado 9 de septiembre con los Rangers de Texas y su historia recibió amplia cobertura por parte de los grandes medios de Estados Unidos, incluso comparado con la historia del lanzador Jim Morris (Tampa Bay), ascendido a finales de los años noventa cuando ya terminaba su carrera y que inspiró la película de Hollywood “El Novato del Año”.

Con los vigilantes ligó de 12-2 (.167) con una empujada, dos anotadas y un boleto en siete juegos tras haber visto acción en doble A con el Frisco (.269, 20 empujadas siete dobles, 36 anotadas y 10 robos de base) y el Round Rock en triple A (.167, un doble y una impulsada en 9 juegos).
En la 2013-2014 con Cardenales se lució. En 43 cotejos bateó .314 con 44 cohetes, tres dobles, un triple, ocho remolques, diez robos de base 33 boletos y sólo 18 ponches en 140 turnos.

Regreso soñado

Rodríguez confesó que cuando cruzaba hacia el estadio y al saludar al personal de seguridad, sintió la misma emoción del día que entró al parque en Arlington para jugar con los Rangers. “Es como el primer día de clases, en el que uno va emocionado. Entré al clubhouse y el recibimiento me hizo sentir como si fuese ayer que terminó la temporada, pero con un peso sobre mi espalda por una meta que es la que me tiene aquí con entusiasmo”.

Manifestó que todos tienen “expectativas sobre el equipo y todos los movimientos que hubo y sé que nos van a funcionar. Siento ese peso sobre mí de darle ese logro a toda la fanaticada y a esta organización. Mis compañeros siempre tienen entusiasmo cuando llego al equipo pero ahora con algunas bromas por la etiqueta de grandeliga, que es como un regalo que Dios me dio este año después de tantos años de lucha”.

Valora la bienvenida que le dieron sus familiares y amigos al ser llamado “héroe” y espera ser “un ejemplo para los muchachos jóvenes”. Recuerda la cantidad de entrevistas que tuvo que ofrecer en sus primeros días con Texas y desconocía la cantidad de récords que tenía en ligas menores por sus años de servicio.

Dijo que su estreno queda de parte del mánager y la decisión que tome. “Llegué tarde porque estaba arreglando compromisos personales y solo tuve una semana en el país para hacerlo, pero tengo dos días para entrenar y sólo siete inactivo. Estoy dispuesto cuando me necesite. Practicaré hoy (ayer) y mañana (hoy) y depende de como él vea mi nivel de juego. Sé que no va a ser fácil. No hay tiempo que perder y octubre es un mes muy importante. Este es el Cardenales más compacto que he visto en un mes de octubre”.

 

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios