Más oportuno que los tablazos de Jesús Montero, nadie, por Alfonso Saer

Alfonso Saer | Luis Salazar / Archivo |

Los tablazos de Jesús Montero son oportunos y de alto voltaje. El de anoche recorrió unos 430 pies, en la mitad de las gradas centrales, y volteó la pizarra con trío de marcas que resultaron suficientes. El slugger sobró los 40 remolques al pescar una recta del recién llegado Mortensen para darle a Lara en ese quinto tramo el aire suficiente hacia una victoria, 4-3, que lo reafirma en la vanguardia. Fue casi todo el daño que le hizo al grupo de tiradores navegantes, porque aunque se sonaron diez incogibles no hubo otros batazos oportunos. Cuando hay profundidad en el montículo los resultados saltan a la vista como en el caso del Cardenales actual. Anoche César Jiménez sólo tuvo un tramo negativo, el tercero, y allí le fabricaron dos carreras, una de ellas por error. Antes y después lució muy controlado con su cambio de velocidad habitual. Dorante se regodea con sus relevistas. Utilizó siete entre el sexto y el noveno, cuatro de ellos en el capítulo de cierre. Sin taponero definido sigue trabajando por comité para bajar la santamaría. Se pudo frenar a un club bateador, con una alineación robusta. En los tres últimos partidos los pájaros rojos han utilizado hasta diez bomberos diferentes, lo que apoya en grande el interesante registro de 18 conquistas en 24 compromisos, aumentando la ventaja en el comando de la tabla. Luis Valbuena llegó dándole bien a la bola, ha tenido buenos turnos, ayer de 4-2, y pronto será el quinto palo zurdo que el club necesita. Buen trabajo de Gustavo Molina detrás del plato, sustituyendo a Manuel Piña, ligeramente lesionado. El veterano careta sonó tres inatrapables. Cardenales llega al Zulia con la misión de obtener al menos una ganancia, la cual lo dejaría en posición envidiable para finalizar en la azotea de la ronda eliminatoria. Largo viaje desde la capital carabobeña hasta el parque marabino. El bando alado viste unas camisetas cuya leyenda dice “No te conformes”, llamado, claro a evitar que el equipo baje la gran intensidad que lo ha llevado a la actual posición.

PUBLICIDAD

Comentarios

Comentarios